*

X

Soñar para sobrevivir: la función evolutiva del espacio onírico

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/04/2011

Los ensayos virtuales de los sueños parecen haber sido vitales para la evolución humana; en una siguiente etapa evolutiva los sueños podrían ser el escenario de consciencia mutante que descubre su capacidad inherente de crear la realidad

"Los sueños son reales mientras duran, ¿puedes decir más de esta vida?", Henry Havelock Ellis.

Más allá de la delicia mental -la menta suprema- que dosifica Morfeo... y su evanescencia, lo que se va, ¿por qué razón, si la hay, el cerebro se involucra en imaginar mundos mientras descansa? ¿Para qué sirve soñar en un mundo donde, al parecer, lo que rige es la implacable evolución y los mecanismos de sobrevivencia, donde todo se supedita a la practicidad genética de permanecer y transmitir información que nos re-produce? Donde muchas veces, como han teorizado algunos, los sueños son percibidos como meros repositorios de la psicobasura diurna.

Más allá del encanto etéreo de soñar y su aparente sublime inutilidad,  es precisamente esa urgencia evolutiva la que parece conducir a los sueños. Psicólogos evolucionistas creen que el acto onírico -esa cópula de espejos-  tiene la insuperable función de promover la supervivencia de la especie. Como si fuera un canto revolucionario, soñar es, bajo esta concepción, una forma de vencer a la muerte.

Según este artículo del LA Times, "psicólogos evolucionistas teorizan que los humanos empezaron a soñar para promover la sobrevivencia a través de ensayar una respuesta adaptativa a los desafíos".

"En la prehistoria era algo cómo 'qué hago para escaparme de tigres diente de sable"', dice la psicoterapeuta Sandy Ginsberg, argumentando que los sueños son escenarios virtuales para ensayar soluciones que de otra forma, en un escaenario "real", nos costarían la vida. "Todavía estamos soñando cómo sobrevivir".

Existen varios casos famosos de personas que han solucionado un problema o creado una puerta para  cruzar en el futuro a través de los sueños. Quizás el más famoso es el de Dimitry Mendeleev, quien supuestamente soñó la tabla periódica de elementos. No menos notable, el químico Friederich Kekule, en 1864, descubrió la elusiva estructura de la molécula de benceno -similar a un anillo- después de que soñó  que una serie de átomos formaban una serpiente enrollada mordiéndose la cola, el arquetípico Ourboros de los alqumistas, que representa el opus magnum. Este sueño zanjó el camino para el establecimiento de la química orgánica moderna.

El premio nobel Otto Loewi, soñó en 1920 sobre  un experimento con una rana que luego probaría que los impuslos nerviosos son transmitidos químicamente.

En otro ámbito el poeta inglés Samuel Taylor Cooleridge soñó el memorable poema "Kubla Khan".

La psicología evolucionista interpreta que el espacio onírico en estos caso está siendo usado como un escenario para poner a prueba posibles soluciones a problemas. Puede ser un poema o un forma de cazar a un mámut.

En 1975 el Dr. William C. Dement, el hombre que descubrió los sueño R.E.M.,  escribió que su más "salvaje especulación" era que en el ser humano "el sueño REM podría haber evolucionado para ser utilizado en el futuro", y profetizó "la función eventual de los sueños será permitir al hombre experimentar las múltiples alternativas del futuro en la cuasi-realidad del sueño, y así tomar una decisión más 'informada'". El mismo Dement dejo de fumar después de tener un sueño donde se vio a sí mismo con un 'inoperable cáncer en su pulmón'.

En esta frase Dement se vuelve Morpheus de Matrix, el guardían de los sueños, que enseña al hombre nuevo lo que puede hacer en un programa de realidad virtual, lo enseña a volar, a esquivar balas, a doblar la realidad. Los sueños como escenarios virtuales donde podemos experimentar los múltiples futuros, un poco los jardínes cuánticos que se bifurcan y elegir lo que queremos con nuestro nodo central, el corazón de nuestra tabla de surf, de ser.

Estudios compilados por Stephen Laberge en su libro "Lucid Dreaming" demuestran que una de las funciones biológicas de los sueños podría ser justamente el aprendizaje, existe una correlación entre el REM y nuestra capacidad de aprender algo. Acaso porque en los sueños tomamos el tiempo, con una acceso a una mayor amplitud de nuestras capacidades mentales, para ensayar y asimilar lo que vemos y queremos en el 'mundo real'. En este sentido, de forma similar a aquellas cuevas mágicas del paleolítico en las que el arte simulaba cazar a un animal para que esto se suscitara en la realidad, cuando hacemos algo en los sueños estamos aprendiendo a hacerlo en la reaildad, ya que en el fondo el cerebro no distingue entre estos dos estados que dividen el continuum de la consciencia.

Uno de los mejores poemas de Octavio Paz dice "Hay que dormir con los ojos abiertos, hay que soñar con las manos, soñemos sueños activos de río buscando su cauce, sueños de sol soñando sus mundos". Estas líneas del poema Cántaro Roto pueden ser interpretadas desde la perspectiva onírica evolutiva como la intuición de que los sueños son los grandes constructores de nuestro destino, que con manos oníricas podemos materializar mundos fantásticos, una ventana brillante a nuestra naturaleza creativa. Si combinamos esto con la frase que cita W.B. Yeats de una vieja obra de teatro inglesa anónima: "In dreams begins responsibility" (en los sueños inicia la responsabilidad) podemos acercarnos al entendimiento de que aquello que hagamos mientras dormidos tiene una profunda influencia en nuestras vidas -no es solamente una amable distracción, una película palomera- y es nuestra responsabilidad desarrollar nuestra voluntad onírica, nuestra reconexión con la profundidad de nuestra psique para evolucionar más rápido.

Tal vez el último secreto de los sueños sea que evolucionaron para permitirnos tomar consciencia de que podemos crear la realidad, de la misma forma que creamos mundos en los sueños, tal vez sea posible crear galaxias y estrellas en un futuro cuando aprendamos a usar la divina plastilina onírica. Como dice Shakespeare en La Tempestad, "We are such stuff as dreams are made of", en este sentido operar sobre la sustancia onírica, es operar sobre nuestros cuerpos.  Un sueño lúcido en el que despertamos sin dejar de soñar podría ser equivalente a despertar del sueño de la muerte. Un sueño lúcido colectivo podría ser la siguiente etapa de la evolución humana.

El erudito de lo oculto Manly P. Hall decía que en ocasiones los sueños  son símbolos que genera nuestro espíritu (nuestro yo superior  o ser astral). Acaso comunicando importante información -mapas de la psicogeografía divina- para el crecimiento personal y la autorrealización del individuo que busca justamente materializar su espíritu.

Esta idea de que los sueños pueden comunicar información profética o de origen divino, es expuesta por Homero en voz de Penelope, en la Odisea. Penelope reflexiona que existen dos portales para los sueños, los que provienen del márfil y los que provienen del cuerno, los que provienen del márfil suelen engañar y los que provienen del cuerno se suelen cumplir -un juego de palabras en griego donde márfil es similar a engañar y cuerno a cumplir. Es responsabilidad del oneironauta abrir ese cuerno de los sueños verdaderos, la cornucopia de la psicografía espiritual. De otra forma tal vez nunca sepa quién es y para qué está en este planeta.

Sindicatos de piratas somelíes crean mercado de futuros y venden acciones de sus futuras recompensas en una boyante economía fuera del sistema

Sindicatos de piratas en Somalia están utilizando instrumentos financieros como si fueran salvajes corredores de Wall Street y han incorporado un esquema de venta de acciones para financiar ataques planeados, según ha descubierto la Fuerza Naval de Estados Unidos.

Motivados por la enorme cantidad de recompensas que han recibido en los últimos años, los piratas se mueven en un mercado optimista (bullish, para usar el término de Wall Street) y los inversionistas compran las acciones de las misiones a realizarse con esperanza de agenciarse jugosas tajadas de los rescates pagados por la industria naval.

El dinero de las recompensas les permite a los piratas invertir en barcos más grandes, armas más poderosas y mejores sistemas de detección electrónica para ubicar a sus presas en el mar.

El año pasado el promedio de recompensa fue de 5.4 millones de dólares y se calcula que el costo total de sus redadas fue de 12 mil millones de dólares contando seguros, incremento de seguridad y cambio de rutas.

Un grupo de 60 naciones se encuentra luchando contra los piratas somalíes, pero por el momento sin lograr contener del todo a estos bucaneros altermundistas que logran escabullirse del orden mundial dominante viviendo en una especie de zona temporalmente autónoma.

[Bloomberg]