*

X

Cuando la muerte se vuelve un afrodisiaco

Salud

Por: pijamasurf - 02/18/2011

A veces la muerte, al límite, puede servir como un detonador del libido

Tal vez porque a lado de la muerte acecha el renacimiento, investigadores israelíes han notado que muchas veces el pensamiento relacionado con la muerte sirve como un estimulante libidinal.

Un estudio incial en 36 mujeres y 40 hombres mostró que pensar en la muerte para los hombres propició un sentimiento de deseo de participar en relaciones sexuales con una persona que apenas habían conocido, más que a los que no se les había sugerido pensar en la muerte. En las mujeres no fue el caso. Sin embargo, en otro estudio realizado en California, mujeres a las que se les sugirió pensar en la muerte y después en una cena romántica con velas se mostraron más deseosas de participar en un encuentro sexual que aquellas mujeres a las cuales sólo se les sugirió participar en una velada romántica pero no pensar en la muerte. Un tercer estudio mostró la misma tendencia en hombres y mujeres.

Los investigadores creen que ante circunstancias morbidas, las personas buscan el sexo como una forma de obtener confianza para paliar ese abismo amenazante.  Por otra parte quizás la muerte esté, esencialmente, generando el deseo de renacer, algo que en el ser humano generalmente se obtiene a través del sexo, como una secreta fuente de la juventud.  Cómo se dice popularmente, si va llegar el fin del mundo que llegue mientras tienes sexo (ppr eso de la posible fusión).

[Research Digest]

El olfato humano se explica con la física cuántica: un aroma viaja en pequeños paquete de energía

Salud

Por: pijamasurf - 02/18/2011

La teoría de que nuestro olfato funciona a través de la transmisión de pequeños paquetes de energía que liberan electrones está tomando cada vez mayor fuerza; la física cuántica se perfila como el mejor modelo para entender la transmisión y captación de aromas.

Aunque aún no es plenamente aceptada esta teoría, lo cierto es que cada vez más científicos la están tomando en cuenta, ya que se perfila como la explicación más convincente para entender el funcionamiento del olfato humano, y pronto podría ser respaldada por un grupo considerable de investigadores. Aparentemente nuestro sentido del olfato se detona a partir de estímulos energéticos que actúan sobre las moléculas que componen nuestra membrana nasal. Pero para ilustrar mentalmente esta dinámica lo más conveniente resulta recurrir a algunos preceptos cuánticos.

De acuerdo con esta hipótesis, para entender el olfato es necesario remitirnos a la física cuántica. Al parecer los aromas viajan a través de pequeños paquetes de energía, llamados quantas o quantum, y que son liberados de electrones.  Los más recientes experimentos muestran que durante el movimiento, los electrones  se desplazan sobre proteínas ubicadas en la nariz, y las moléculas odoríficas podrían absorber estos quantum y así detectar un aroma específico. Las moléculas pueden percibirse como una colección de átomos sobre una superficie de resortes y energía que vibra a la frecuencia correcta puede inducir movimiento en dichos resortes (y por lo tanto haciendo perceptibles los paquetes de energía aromática).

[BBC]