*

X

Cuando la muerte se vuelve un afrodisiaco

Salud

Por: pijamasurf - 02/18/2011

A veces la muerte, al límite, puede servir como un detonador del libido

Tal vez porque a lado de la muerte acecha el renacimiento, investigadores israelíes han notado que muchas veces el pensamiento relacionado con la muerte sirve como un estimulante libidinal.

Un estudio incial en 36 mujeres y 40 hombres mostró que pensar en la muerte para los hombres propició un sentimiento de deseo de participar en relaciones sexuales con una persona que apenas habían conocido, más que a los que no se les había sugerido pensar en la muerte. En las mujeres no fue el caso. Sin embargo, en otro estudio realizado en California, mujeres a las que se les sugirió pensar en la muerte y después en una cena romántica con velas se mostraron más deseosas de participar en un encuentro sexual que aquellas mujeres a las cuales sólo se les sugirió participar en una velada romántica pero no pensar en la muerte. Un tercer estudio mostró la misma tendencia en hombres y mujeres.

Los investigadores creen que ante circunstancias morbidas, las personas buscan el sexo como una forma de obtener confianza para paliar ese abismo amenazante.  Por otra parte quizás la muerte esté, esencialmente, generando el deseo de renacer, algo que en el ser humano generalmente se obtiene a través del sexo, como una secreta fuente de la juventud.  Cómo se dice popularmente, si va llegar el fin del mundo que llegue mientras tienes sexo (ppr eso de la posible fusión).

[Research Digest]

Elixir equino: la leche de burro te mantiene en forma

Salud

Por: pijamasurf - 02/18/2011

Estudio revela que la leche de burro es más eficiente que la leche de vaca, tiene menos grasa y ayuda a conservar la figura

¿Quieres lucir especialmente sensual este verano y mantener la línea para el flirt solar? Tal vez la solución sea una buena dosis de leche de burro (y posiblemente también la de mula). La leche de este animal equino tiene grandes cantidades de Omega-3 y calcio, superando a la leche de vaca en cuanto a contenido nutricional, según un reciente estudio.

Investigadores italianos le dieron leche de burro y leche de vaca a unas ratas con su comida habitual. Las ratas que tomaron leche de vaca subieron más de peso que las ratas que tomaron leche de burro, las cuales mostraron además menores niveles de grasas en la sangre (previniendo así daños en las arterias y el corazón). Su mitocondria, además, trabajó con mayor velocidad, transformando el alimento en energía.

Tal vez este sea el origen científico de la legendaria belleza de Cleopatra, cuyo secreto, según se cree hasta nuestros días, era la leche de burro (se dice que se necesitaban 700 burros para producir su baño diario). El mismo padre de la medicina, Hipócrates, recomendaba la leche de burro para todo, desde mordeduras de serpiente hasta sangrado de nariz. Asimismo otra historia legendaria cuenta que la segunda esposa del emperador Nerón, Poppacea Sabina, se lavaba la cara siete veces al día con leche de burro y exigía ser acompañada por una manada de burros en sus travesías.

Los científicos recomiendan el uso de la leche de burro en cuestiones de salud, sin embargo, ya que producen hasta diez veces menos que una vaca, su "elixir" podría ser caro y poco práctico.