*

X
La diferencia entre un ser vivo y uno muerto o artificialmente animado está en los ojos; a través de la mirada la energía vital se manifiesta inconfundiblemente y nosotros estamos diseñados para percibirlo

En medio del auge de personas y otros seres animados digitalmente por computadora resulta interesante volver a reflexionar en lo que distingue a un ser vivo de uno artificialmente animado. Y la interrogantes puede aplicarse tanto en un sentido biológico como en uno simbólico, tomando en cuenta que visual e intuitivamente estamos diseñados para percibir la fuerza vital que emana de algo -alguien- que tenemos frente a nosotros.

Tras el estreno de la película The Polar Express, en 2004, la tecnología empleada estaba supuestamente destinada a cambiar el arte de hacer cine (tecnológicamente hablando). Sin embargo, la audiencia no pudo ser “engañada” con los seres generados a través de computadoras y cómicamente le llamaron “la segunda versión de la noche de los muertos viviente”. ¿Pero qué es lo que la pulida sub ciencia de los compuestos digitales y el CGI (computer generated images) no podía replicar para similar seres vivos? La respuesta esta en los ojos.

Un estudio reciente ha comprobado la decisiva relevancia de la mirada como nuestro criterio fundamental, ya sea de manera conciente o inconsciente, para determinar si algo está vivo o no. Y al parecer esta habilidad es clave para nuestra existencia, ya que nos permite definir rápidamente si los ojos que estamos mirando tienen una mente detrás de ellos.

“La gente quiere ver rostros, y tenemos la tendencia de verlos en todos lados: en las nubes, en un trozo de pan tostado, incluso en dos puntos y una línea. Y tiene sentido el estar alerta de los rostros. Pero a la vez tampoco queremos perder tiempo con caras que no están vivas, rostros que no están enlazados con una mente” afirma Christian Looser, candidato a Ph.D en psicología por la Universidad de Darthmouth.

De acuerdo con Looser, la orgánica aptitud de poder distinguir a un ser vivo de uno inanimado o artificialmente animado,  estaárelacionada, entre otras cosas, con nuestro sentido de supervivencia ya que por naturaleza nos encontramos atentos a la posibilidad de encontrar otro ser vivo en nuestro camino y en caso de encontrarlo nos mantenemos en guardia hasta no adjudicarle cualidades neutrales, amigables, o una presencia amenazante.

Para dilucidar la frontera entre lo que consideramos naturalmente animado y lo que no, Looser creó una secuencia de imágenes de rostros humanos y de muñecas. Ensamblaron cada rostro de muñeca con uno similar de una persona utilizando software especializado en modelaje de rostros. El resultado fueron algunas imágenes completamente humanas, otras con distintos niveles de fusión entre el muñecas y personas, y otras completamente inanimadas.

A continuación un grupo de voluntarios observó las imágenes con el propósito de definir cuales pertenecían a una persona y cuales no. Dos meses después los mismos participantes observaron la misma serie de rostros pero ahora el reto era definir cuales de esas caras tenían una mente detrás de ellas. El resultado fue que cuando un rostro tiene al menos una porción 67% humana lo consideramos como una persona.

Por otro lado los investigadores descubrieron que los voluntarios consistentemente designaban a los rostros con al menos 60% de “humanidad” como capaces de pensar. Y paralelamente el estudio también confirmó que los voluntarios siempre se remitían a los ojos, por encima de cualquier otro elemento del rostro que tenían frente a sí, para determinar si estaban frente a una persona o a un muñeco.

Como una reflexión complementaria podríamos remitirnos a la teoría de que no existe nada inanimado en este mundo, la conciencia de la materia. Incluso en algunas lenguas étnicas no existe palabra para diferenciar algo animado de algo inanimado pues todo es considerado per se como un ser vivo. Sin embargo, aquí es donde aparece esa extraña fuerza vital que algunos etiquetan como el alma, o el espíritu, y que si invita a una distinción del resto de los objetos. Tal vez aquí la única diferencia es el criterio para atribuirle vida a algo.

Curiosamente la mirada, ese sello infalsificable de la energía vital manifestada, sólo puede percibirse a través de los ojos(pero ¿Acaso vivimos dentro de un haikú?). En este sentido la otredad se nos presenta como un espejo: yo solo puedo determinar si tú estas vivo mirándote a los ojos, y tal vez mi capacidad de percibirte como un ser vivo es lo que, de manera autoreplicante, me premite reafirmarme el hecho de que yo también lo soy. La mirada como enlazador de esencias vitales, un puente etéreo a través del cual todos los seres vivos nos reunimos en torno a una misma tribú... un fragmento con resonante brillantez del holograma.

Así es que si algún día llegas a dudar si estás vivo o estas muerto, solo mírate a los ojos en un espejo… y encontrarás ahí la respuesta.

Con información de Science

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune

Te podría interesar:
El uso de símbolos masónicos y de control mental en los videos de Belinda y su relación con Disney, hacen pensar que esta artista pop podría ser una víctima más de los mensajes Iluminati en la música pop

Sin duda una bizarra teoría de la conspiración -pero eso es lo que la hace perturbadoramente divertida-, es la que propone que Belinda, la cantante de teen pop mexicoespañola, es víctima inconsciente de los programas de control mental de los Iluminati, los cuales supuestamente utilizan la cultura popular para influir y manipular el comportamiento de las masas, a veces empleando lo que se ha llamado programación predictiva. Esta semiótica conspiranoica proviene de la recurrencia de ciertos temas en la imagen y en el contenido de algunos artistas como Lady Gaga, Miley Cyrus, Beyonce, Christina Aguilera, etc. Una especie de a veces lúdica, a veces inconsciente, coquetería con antiguos símbolos masónicos, referencias a poderosos mitos griegos y egipcios o representaciones arquetípicas de la psique -combinados con la estética vanguardista, sexy, trashy, cool, mind control slave, transhumanista... de nuestro días.

El blog Vigilant Citizen analiza la carerra de Belinda, trazando analogías con otras estrellas que parecen ser fruto de los programas de control mental de la CIA, como Monarch y MK-ULTRA, y que, como Belinda, han sido parte de la escuela de Disney (entre conspiracionistas se cree que las pop stars que salen de Disney cursan un programa de control mental que influye en su trabajo y en su vida sin que éstas sean conscientes, cuyo fin es justamente aumentar el control mental que se tiene sobre la sociedad).

Belinda participó en la película de Disney Cheetah Girls 2, en el 2006, una película que trata sobre un grupo de chicas dispuestas a hacer lo que sea para conseguir la fama, en la que se muestra como funciona la industria del entretenimiento, donde se produce talento, a la vez que se convierten a las niñas en objetos sexuales, mezclando imaginaria infantil -mariposas y gatitos- con provocativas actitudes y outfits reveladores. Un ejemplo de como las chicas de Disney se convierten a los 16 años en mininas sexuales para las masas, en lo que el blogger de Vigilant Citizen llama "sex kitten programming":

En Cheetah Girls 2, Belinda y su girlband usan todo el tiempo atuendos sexies de animal prints. Según Ron Patton, autor de un libro sobre control mental de la CIA, Project Monarch, esto es parte del condicionamiento Beta: "Referido como programación sexual. Esta programación elimina todas las convicciones morales aprendidas y estimula el instinto sexual primitivo, sin inhibiciones. Alter-egos de 'gato' pueden surgir en este nivel".

Quizás donde más claramente se puede observar la temática masónica-iluminati es en el video "Egoista" de Belinda, parte de un disco que incluye temas como "Amor Transgénico", "Gaia", "Lolita" o "Dopamina". "Egoista" es una bizarra oda al ego, donde la princesa Belinda es una especie de  Alica en el País de los Iluminati tocándose obsesivamente los genitales, sentada en un trono con calaveras brillantes y un Baphomet en el respaldo (¿sabrá siquiera Belinda que usaron un Baphomet en su video? ¿Que habrá pensado de ese "diablo", que era cool?). Sobre Baphomet, un poderoso símbolo que ha sido satanizado y usado en ceremonias ocultisas, dice Aleister Crowley:

"Es el Diablo en el libro de Thoth, y su emblema es Baphomet, el Androgino que es el jeroglífico de la perfección arcana... Él es, entonces, la Vida y el Amor. Su letra es ayin, el Ojo, así que es la Luz".

En el video, junto con Pitbull, se puede ver un piso con el patrón adjedrezado clásico de los templos masónicos, los dos pilares de este templo aparecen con dos corazones arriba de cada uno. En un momento del video una calavera aparece conectada a unos cables, como si fuera controlada electrónicamente por un titeretero.

Vigilant Citizen interpreta que el final del video, donde Belinda busca escapar, se representa el ritual de la víctima del control mental buscando escapar hacia el mundo real (salir del País de la Maravillas) desde donde Pitbull rapea.

En su presentación de Egoista en los Premios Juventud el show de Belinda no puede ser más referencial a ser parte de un experimento de control mental, similar a las presentaciones transhumanistas de Beyonce. Belinda despierta de una especie de capsula de control mental donde está robotizada, para hacer su coreografía en medio de cyborgs.

En verdad que hubiera sido mejor no tener que ver este video pero el simbolismo de control mental transhumanista es significativamente similar al de otros videos de artistas como Beyonce o los Black Eye Peas.

Belinda, al igual que Lady Gaga, Beyonce, Jay-Z,  Kanye West  o Rihanna, participa en el trend entre artistas pop de hacer el símbolo del Ojo que Todo lo Ve, el ojo único asociado con la pirámide Iluminati. Algo con lo que algunos raperos evidentemente juegan. ¿Pero para que hará este símbolo Belinda? ¿Querrá sentirse parte de la elite pop Iluminati? ¿Estará jugando con nuestra mente, o estarán jugando con su mente?

Temas masónicos y simbología oculta: los patrones ajedrezados y el Sol y la Luna, como si fuera ella una carta de Tarot.

Es muy probable que Belinda no tenga ni idea que está siendo usada para transmitir un mensaje de control mental al mundo : una barata forma de existir sometido a deseos enajenantes dictados por la cultura de los celebrities, del dinero y del sexo burdo. Incluso es posible que detrás de los hilos no haya titiretero (los Iluminati un nuevo mito), pero lo cierto es que ella es una marioneta sacralizada por la cultura consumista-capitalista y su música y su producto es, al final y al cabo, programación mental para los millones de fans que consumen su música - millones de psiques penetradas por sus letras y beats y  sueños por su belleza paradigmática e irreal, que evoca más a un zombie que a una mujer: millones de niñas enajenadas, aunque sea un poco, por un fantasma electrónico-.

Hoy es el día mundial de Belinda, algo que rídiculamente no es broma ¿sería demasiado cínico decir que este es nuestro regalo a sus fans?