Pijama Surf

Las pruebas científicas de la astrología

Un estudio científico reciente parece indicar que el momento en el que se nace afecta la personalidad, ¿es la astrología una ciencia arcana o solamente el resultado de un conclave de charlatanería y superstición?

Por: Aleister Cromby and Witch - 16/12/2010 a las 21:12:57

“Tal vez existe un patrón en la bóveda celeste para quien desea verlo, y una vez visto, para encontrarse a sí mismo”, Platón.

La influencia de las estrellas en nuestra vida ha sido despreciada por la ciencia, probablemente también influida por sus propias estrellas escépticas (y dogmáticas) y por la industria de la charlatanería -el horóscopo de bolsillo- que se ha generado en torno de la astrología, una ‘ciencia’ (que es también un arte) que en sus inicios esotéricos era solamente practicada por los iniciados. Grandes personalidades han utilizado y creído en esta disciplina -que podríamos llamar una de las ciencias más viejas y a la vez menos conocidas-: el presidente Ronald Reagan consultó un astrólogo toda su presidencia para tomar decisiones (John Dee, el astrólogo de la Reina Isabel, era parte fundamental de la estrategia del imperio); uno de los padres del método científico, Francis Bacon, reconocía la influencia de los planetas; al igual que Bacon, Isaac Newton también estudió alquimia, la ciencia hermana de la astrología, y defendió a la astrología ante el escéptico Edwar Halley;  el psicólogo Carl G. Jung, sin creer  necesariamente en la influencia magnética de las estrellas, veía en la astrología una disciplina intuitiva que a través de la sincronicidad y los arquetipos reflejados en las constelaciones, permite al hombre comunicarse con lo más profundo de su ser, y obtener respuestas adivinatorias de su inconsciente (en el espejo del cosmos).

Aunque existen algunos otros estudios que refererimos más adelante, esta semana se dio a conocer un estudio de la Universidad de Vanderbilt que de forma inadvertida apunta a que la astrología tiene una base científica, es decir que el momento en el que se nace influye en el comportamiento y en la fisiología de los seres vivos. En este caso se estudio a difrentes grupos de ratones genéticamente modificados los cuales fueron expuestos a inviernos o veranos artificiales al momento de su nacimiento. Los científicos notaron que no obstante que estos ratones fueran cambiados de grupo después de nacidos seguían exhibiendo características propias de la temporada en la que nacieron, es decir los ratones que nacieron en invierno artificial al ser colocados en condiciones de luz de verano, sigieron manteniendo características como un disminución de su ritmo de actividad durante el día. Esta es la primera vez que se ha observado un efecto de impronta o impresión de las condiciones en las que un animal nace. Algo que los científicos llaman “biología estacional” (o seasonal biology).

El estudio está encaminado a investigar porque las personas que nacen en los meses de invierno tienen una mayor propensión a desarrollar trastrornos neurológicos, como el trastorno afectivo estacional.

“Lo que es particularemente notable de estos resultados es el hecho de que los efectos de impronta afectan tanto el comportamiento de los animales como el ciclo neuronal del reloj biológico maestro de su cerebro”, dijo de la Universidad de Vanderbilt.

En el caso de ratones nacidos en los equinoccios se observaron efectos correspondientes intermedios que van acorde a lo observado.

Ahora bien, este estudio ha generado versiones encontradas; aclamado por los astrólogos como la prueba de que ésta disciplina tiene bases científicas, y por el mainstream como sólo una prueba de que las condiciones de luz afectan la biología y la personalidad de los mamíferos. Analizando el estudio vemos que por una parte indica que el momento de nacimiento -no necesariamente la posición de los planetas (pero si la posición de nuestro planeta)- afecta la personalidad y la biología de un bebé de tal forma que genera una impronta que lo acompaña durante su vida (los ratones en su maduración mantenían características impresas en su nacimiento). Los científicos creen que la impronta se da ya que la luz afecta el desarrollo de algunas partes del cerebro en su estapa de gestación, lo que puede tener efectos duraderos.

Ahora bien, de existir un efecto de los planetas ¿cómo se daría desde la física? El Dr. Percy Seymour, miembro de la Royal Astronomical Societey, cree que sí existe un efecto físico ocasionado por la posición de los planetas en el nacimiento de una persona, esto es una influencia del campo magnético del Sol y de algunos planetas en el de la Tierra, en realidad una red de interacción entre los diversos planetas afectando los campos magnéticos de cada uno. Seymour en este artículo cita una serie de pruebas de cómo los campos magnéticos, de Jupiter y Saturno, por ejemplo, afectan los ciclos solares, o el campo magnético de la Luna afecta el de la Tierra (algo que resulta evidente si observamos las mareas, los ciclos menstruales y de agricultura).Las variaciones en el campo magnético de la Tierra, se ha demostrado, tienen efectos tan diversos como en la intensidad de los sueños o hasta en las fluctuaciones del mercado de valores. Lo que plantea Seymour es una versión sofisticada de la música de las esferas de Pitágoras, donde la armonía -la gravedad, la posición, la masa, y campo magnético- de cada cuerpo celeste forman parte de la gran sinfonía del universo.

Seymour cree que el feto en el vientre materno recibe señales magnéticas a través de las células de su sistema nervioso, las cuales actúan como antena, e incluso el momento de nacimiento es detonado por esta influencia magnética. A lo largo de su vida una persona mantendría sus bioritmos y ciclos celulares conforme a esta impronta regulada por la la influencia de ciertos planetas.

La astrología tradicionalmente explica los efectos de los cuerpos celestes en el cuerpo humano bajo un concepto de espejo: “como arriba, es abajo” ( urbi et orbi) reza la máxima hermética. Esto sugiere que el diseño del universo obedece a ciclos fractales, en el microcosmos y en el macrocosmos, el hombre es semejanza del universo. En este sentido el zodiaco sería un código matemático animado de forma  intuitiva y simbólica para reflejar estos procesos que lleva el universo y nuestro sistema solar con sus características particulares.Clave a este entendimiento es la concepción holística de un sistema, en el que cada parte influye a todas las demás con diferencias de magnitud, como puede ser la cercanía de un planeta o su tamaño e intensidad electromagnética. ¿Las estrellas: un collar de Indra donde cada perla no sólo refleja a cada otra perla sino cada uno de los reflejos que se intersectan en la madeja?

Es curioso que las personas que nacen en los meses de invierno tienen más riesgo de tener la llamada depresión invernal, esto corresponde a Capricornio, el temperamento melancólico saturnino, un hecho que, aunque aislado, parece mostrar cierta sabiduría intrínseca en los planos zodiacales.

Por otra parte es interesante considerar que existen diversos sistemas astrológicos, como el chino y el maya, además del babilónico, lo cual parece indicar que esta es una ciencia complicada, que requiere un profundo entendimiento y una maestría más allá del horóscopo en la caja del cereal: que en un futuro tal vez requeriría aliarse de nuevo con la astronomía -como la alquimia con la química para transmutar el cuerpo- para obtener mayor precisión, para conocer las verdaderas interacciones entre los campos magnéticos (por ejemplo, detalles que podrían no ser insignificantes, como el hecho de que cada 8 minutos se abre un portal magnético entre la Tierra y el Sol, a través del cual penetran toneladas de partículas energéticas a través de la magnetósefra  ¿Podría esto afectar la impronta de una persona según el minuto en el que nace? Y ¿qué tanto sabemos de los efectos físicos de las partículas de alta energía del Sol, las cuales causan auroras boreales, pero que en ciertos casos perturban los sistemas eléctricos de nuestro planeta (y nosotros también somos sistemas eléctricos)?

Entre otros estudios realizados sobre la validez científica de la astrología está el famoso “efecto de Marte”. Michel Gauqelin documentó una correlación estadística altamente significativa en la posición de Marte, el vigoroso planeta de la guerra y de hierro como elemento, en el nacimiento de los atletas profesionales. Algo que fue luego corroborado por estudios independientes.

El Dr. Mitchell E. Gibson encontró un método efectivo de predecir la depresión en una persona observando su carta astral. Un método similar parece ocurrir observando la carta astral de los asesinos en serie. En este artículo se pueden investigar 10 supuestas pruebas de que los planetas afectan la personalidad de los seres humanos.

Y quizás más allá de las pruebas de un paradigma de conocimiento como la ciencia (un cambio de enfoque: “I would rather learn from one bird how to sing than to teach 10000 stars how not to dance” e.e. cummings), está la intuición cotidiana de cada persona. En ese sentido, la mejor opinión sobre la validez de la astrología la tiene el lector. ¿Encuentras en tu vida que ciertas personas de ciertos signos, con ciertos planetas en su casas, se comportan conforme a un patrón? ¿Notas una diferencia en tu personalidad  o en la naturaleza según la fase de la Luna?  Pero ¿hasta que punto puedes distinguir tus mecanismos de proyección psicológica de los patrones que observas en la naturaleza? ¿Hasta que punto la sugestión de esta narrativa proviene del mundo material, objetivo y no de la narrativa de la cultura y de la conciencia colectiva? Pero, y sobre todo, ¿hasta que punto puedes separar estas narrativas, la física y el mundo supuestamente objetivo de tu mente y el mundo subjetivo? ¿Acaso no es posible que sean una misma cosa y esta sea la clave de la astrología: que los planetas en el cielo están tambien adentro de tu cerebro y el mismo universo tiene una especie de mente y una pauta psicológica, como tu tienes un cuerpo hecho de la misma sustancia que las estrellas en su constitución básica?

“The unveiling of the company of heaven./ Every man and every woman is a star”. Aleister Crowley

 


Comentarios

  1. omar ruiz dice:

    .. el que el clima o la estación del año influya en el comportamiento no significa que la astrología sea verdad o que tenga datos objetivos no comprendo por q hay gente tan pendeja fin…

  2. perLuis dice:

    NO es el momento en que se nace sino que las condiciones climaticas que reinan en ese momento. El momento NO tiene ninguna influenca, solo el clima.

    Michel Gauqelin hizo lo que quizo con los datos para que coincidieran con sus ideas.
    Fue un verdadero tramposo.

    Gibson hace mal uso de la astrología, es de una manera extraña y oportunista.

  3. Louitz dice:

    simplemente bonísimo, llego la hora de sorprenderse! ty

  4. Victor dice:

    Muy interesante la nota, me gustaría que realmente sea así… pero la realidad es que en la nota original, en inglés, aparece la siguiente afirmación:

    ““It’s important to emphasize that, even though this sounds a bit like astrology, it is not: it’s seasonal biology!” McMahon added.”

    “Es importante enfatizar que, a pesar de que suene un poco a astrología, no lo es: es biología estacional.”

    Siempre visito este sitio, me gusta mucho… Pero también me parece que muchas veces interpretan cosas ininterpretables: aclaran enfáticamente que no se trata de astrología. Acto seguido, uds dicen: “las pruebas científicas de la astrología” jaja.

    Todo bien, soy intermediarista… creo que la astrología tiene su vuelta real (y no digo “científica”, porque la ciencia me parece un ámbito sesgado y que valide o no una disciplina para mi no dice absolutamente nada de la disciplina, sólo dice de la Ciencia).

    Saludos!



Comenta.

1NULL