*

X

Las ballenas cantan a la misma longitud de onda que los neutrinos de las estrellas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/02/2010

Escucha el canto de las ballenas con un telescopio de neutrinos desde la comodidad de tu casa y sintoniza la misma longitud de onda que llueve de las estrellas.

Las ballenas, guardianes de la boveda oceánica, cantan a la misma longitud de onda que los neutrinos emitidos por las estrellas. Esta feliz coincidencia -o resonancia  cósmica- ha hecho posible que los físicos compartan sus telescopios con los biólogos marinos para escuchar el sonido de las ballenas. Los neutrinos son partículas similares a los electrones sólo que sin carga eléctrica generalmente emitidos por reacciones nucleares al interior de las estrellas; viajan a cerca de la velocidad de la luz y pueden atravesar la materia ordinaria.

Los científicos armados con telescopios de neutrinos han desarrollado una red bioacústica para monitorear la profundidad del mar; esto ya ha traído frutos, como el descubrimiento de cachalotes en el Mar Mediterráneo.

El uso de esta tecnología de la astrofísica de partículas también permite detectar la presencia de boluminiscencia, fauna submarina, corrientes y actividad sísmica.

Gracias a LIDO en aquí se puede escuchar en vivo el sonido de ballenas y delfines desde la comodidad de tu casa.

Por qué los neutrinos y los cantos de la ballenas oscilan a la misma longitud de onda es un misterio, pero podría ser parte de la armonía universal, codificada en correspondencias númericas en el mirocosmos y en el macrocosmos.

Vía Interactions

El entrañable proyecto de arte colectivo Earthanima busca evocar y registrar los espíritus de la naturaleza como una manifestación estética que conduce a la conciencia de que la Tierra es un organismo viviente que se comunica con nosotros.

Nature is the symbol of spirit. R.W. Emerson

Como parte del progreso de la civilización occidental, la naturaleza fue concebida como un conjunto inánime que estaba a nuestro servicio para ser conquistado y explotado. Jean Paul Sartre lo resume diciendo "la naturaleza es muda", el hombre está solo en el universo, separado, significándose por sí mismo. Habíamos superado el pensamiento mágico y primitivo del animismo, del paganismo o del chamanismo y poblado el mundo con máquinas exactas avanzando en línea recta, hacia el fin de la historia. Y sin embargo, en la ruptura posmoderna y en el nuevo paradigma que se asoma, descubrimos que la evolución nos hace regresar, con una mirada elíptica -como los anillos de los árboles o de las galaxias- hacia un origen donde la naturaleza deja de ser una cosa muerta de la cual sólo extraemos bienes materiales, para experimentarse como un sistema holístico del cual somos parte indisociable y a través del cual se revela nuestro espíritu. La experiencia que define la conciencia ecológica -y cosmológica- es experimentar la interconexión entre todas las cosas y el delicado balance que permite la vida y alimenta la evolución -el hombre que se experimenta dentro de una red, rizoma, entre plantas y estrellas y nodos de información. Y la experiencia mística, circuito secreto de la historia: experimentar que la naturaleza, el campo morfogenético de la Tierra, se está comunicando, que la natureleza exhibe un lenguaje capaz de utilizar toda la matriz biológica del planeta para hablarte a ti.

A la"naturaleza muda" de Sartre le contesta Terence Mckenna, esuchando voces de duendes en todas partes, llegamos a“El entendimiento de que el mundo es una sola cosa y es una cosa viva, con una intención y un espíritu".

Esta es la idea que promueve el proyecto de arte colectivoEarthanima, un registro de la aparición de este lenguaje de la naturaleza o una invocación a la manifestación del espíritu de la Tierra. El animismo que se revela como arte natural o como el arte de la observación y de la transformación de los signos que emite la Tierra. La idea del juglar y artista visual Thomas Arthur es crear una nueva mitopoética de la naturaleza, su flujo y sus elementos, a través de eventos itinerantes y del registro visual colaborativo de cualquiera que quiera participar en este proyecto de transformación ecoartístico. En el 2012 se expondrán en un video y en una aplicación de iPad las imágenes e historias recopiladas, algunas de las cuales se muestran aquí.

Los elementales, como fueran clasificados por el alquimista Paracelso, componen la matriz de comunicación de la entelequia panpsíquica de la naturaleza. Linfas, driádas, sílfides, salamandras; faunos, nomos, hadas, duendes y ninfas son algunos de los seres que encarna el espíritu de la Tierra para comunicarse con los seres humanos, seducirlos, ofrecerle sus secretos y a veces entregarle el tesoro de su magia sexual o el elíxir de la vida.

En esta celebración lúdica y feral de los elementos Earthanima alimenta el proceso holítisco de cohabitar la naturaleza como un espacio (y espejo) mágico. Motivando a reflejarse en su biomatriz y descubrir en cada hoja, en cada ola, en cada piedra, en cada nube, el rostro de la diosa... La estética como camino de encuentro con el espíritu; el discurso estético de la Tierra como el camino de la reconexión con la totalidad a través de la belleza y la complejidad fractal de las formas. El mensaje de la Tierra, el pulso del oceáno y de las montañas, es el de la seducción hacia la quintaesencia divina que yace al interior de todas las cosas, como un mandala en cada célula.

"El río está en todas partes al mismo tiempo, en la fuenta y en el delta, en la cascada y en el vado, en la corriente, en el oceáno y en las montañas, en todas partes y el presente sólo existe para él"... Herman Hesse, Siddartha.

Jacaranda skyvulva upskirt (Imagen: Riveronmirror )

Grupo de Facebook de Earthanima

Twitter del autor: @alepholo