*

X

Bugarach, el único pueblo que sobrevivirá al apocalipsis del 2012

Por: pijamasurf - 12/22/2010

Un pequeño pueblo francés esta siendo asediado por hordas de fanáticos y "new agers" que aseguran que este será el único punto en la Tierra que sobrevivirá el supuesto cataclismo del 2012

Bugarach es una diminuto, y hasta hace poco tranquilo poblado, del suroeste de Francia que se encuentra asentado al pie de una colina conocida como el Pico de Bugarach, la montaña más alta de la región vinícola de Corbières. Sin embargo, hace meses la tranquilidad de sus 189 habitantes se vio radicalmente tergiversada ante el asedio de hordas de conspiracionistas, fanáticos, y newagers, que visitan masivamente esta localidad. La causa de este reciente fervor por conocer Bugarach responde a que de acuerdo con una versión un tanto extravagante las monumentales rocas de su montaña sirven de refugio a una legión de extraterrestres que aguarda pacientemente la llegada del apocalipsis en 2012. Una vez llegada la cataclísmica fecha del 21 de diciembre de ese año las naves espaciales que se encuentran ahí estacionadas desde ahora despegarán hacia otros planetas y llevarán consigo a los humanos que se encuentren en las cercanías.

Otra versión que se esta manejando entre las tribús apocalípticas y que intensifica aún más la popularidad de Bugarach es que la montaña de este lugar pertenece a un linaje de "picos sagrados" que estaran excentos de la destrucción global que nos espera en dos años y que servirán de refugio a unas cuantas personas que eventualmente serán los únicos sobrevivientes del cataclismo. Pero más allá de que alguna de estas dos versiones proféticas se cumpla en realidad, lo cierto es que este pueblo francés esta padeciendo el reflector new age que se ha cernido sobre de él.

El alcalde local, Jean-Pierre Delord, afirmó en entrevista con el Daily Telegraph que aunque podría parecer una situación cómica "Este no es un motivo de risa. Si mañana llegan 10,000 visitantes a este pueblo de 200 habitantes no nos daremos abasto. He informado a las autoridades regionales sobre nuestra preocupación y queremos que el ejército nos protega si fuese necesario cuando diciembre del 2012 este más cerca". Delord también declaró que le genera una negativa sopresa el hecho de encontrar a decenas de personas que vienen a hacer extraños rezos al pie de la montaña y algunos llevan a cabo rituales nudistas e invocaciones.

Pero a pesar de que el fervor realmente se desató hace unos meses, desde hace un par de décadas Bugarach ha sido objeto de excéntricas leyendas y rumores. Desde la publicación de una nota en una revista de OVNIS, en la que se citaba a una persona que afirmaba haber visto extraterrestres y escuchado naves espaciales merodeando la montaña, algunos "ufólogos" han visitado el lugar. por otra parte existen rumores de que el entonces presidente de Francia, Francois Mitterand pidio que una aeronave militar lo transportara a la cima del Pico de Bugarach con motivos aún desconocidos, e incluso hay quienes afirman que desde la época de los Nazis se detectaron a soldados alemanes excavando a los alrededores, tarea que aparentemente luego fue continuada por agentes secretos del Servicio israelí, el Mossad.

Al parecer el único cataclismo asegurado es al que esta destinada la vida tranquila de Bugarach. Si analizamos objetivamente el caso será dificil que este pueblo de 189 habitantes logre eludir los efectos del frenesí "new agero" pues los nuevos visitantes demandan servicios hasta ahora inexistentes pero que seguramente pronto comenzarán a surgir y también se ha registrado la presencia de extranjeros que llegan a adquirir grandes porciones de tierra cerca de la montaña. Todo ello terminará por reconfigurar la escructura social y financiera de Bugarach y seguramente terminara con lo que hoy es su plácida vida pueblerina.

via Telegraph

Te podría interesar:

Cronestesia: nuestra mente navega a través del tiempo

Por: pijamasurf - 12/22/2010

Científicos confirman la habilidad de nuestra mente para viajar a través del tiempo, retomando el pasado y proyectándose hacia el futuro para crear una percepción continua.

Nuestro cerebro es una especie de jardín secreto que guarda un sinfín de flores neurológicas. Su capacidad resulta, paradójicamente, casi imposible de concebir aún para nuestra propia mente (¿Puede nuestro cerebro autopercibirse?) y en este sentido nos remite a la paradoja que cuestiona desde una perspectiva filosófica la perfección de Dios: si dios es perfecto puede crear una piedra tan pesada que ni el mismo pueda mover, si no la puede crear, entonces no es perfecto. Si la crea y no la puede mover… tampoco.

Pero más allá de estas neuro divagaciones lo cierto es que el diseño del cerebro humano es, a pesar del escepticismo filosófico, una manifestación perfecta, incluso divina. Y por más que las neurociencias lo estudien, lo incentiven, y lo catalicen, siempre mantendrá secretos que sorprenderán a la mente que, aparentemente, lo controla.

Por lo pronto un grupo de investigadores han descubierto una nueva cualidad impresa en distintas regiones de nuestro cerebro que le permiten viajar a través del tiempo: la cronestesia. Esto se refiere a la habilidad de percibir el pasado, presente, y futuro, y de trasladarse mentalmente a través del tiempo subjetivo.

La capacidad de recordar eventos pasados o imaginar sucesos futuros influye de manera determinante en la acción de elegir, en las decisiones que un individuo adoptará a lo largo de su vida. Apoyados en imagenología de resonancia magnética, científicos han detectado regiones específicas de nuestra corteza cerebral que permiten, a través de mecanismos de neurocorrelación, el viajar mentalmente a través del tiempo.

Investigadores de las universidades de Umea (Suecia) del Sur de Illinois, y de Toronto, han publicado los resultados de su investigación sobre las aptitudes cronestésicas del cerebro humano en el diario Proceedings of The National Academy of Science. “El viajar a través del tiempo con la mente consiste en dos series independientes de procesos: unos son los que determinan el contenido de cualquier acto o “viaje” como qué es lo que ocurre, quiénes son los actores, dónde ocurre la acción; es algo parecido al contenido en una película –todo aquello que ves en la pantalla-; y en segundo lugar están aquellos que determinan el momento subjetivo en el tiempo, dentro del cual ocurren las acciones –pasado, presente, y futuro-. Afirma Endel Tulving de la Universidad de Toronto en entrevista con Physorg.

“Dentro de la ciencia neurocognitiva, sabemos bastante sobre el espacio percibido, recordado, conocido, e imaginado. Pero esencialmente desconocemos todo sobre el tiempo percibido, recordado, conocido, e imaginado. Cuando recuerdas algo que hiciste la noche anterior estás conciente no solo de que el suceso ocurrió y de que tu estabas “ahí”, como un observador o participante activo (¿memoria episódica?), pero también sabes que sucedió ayer, es decir, en un tiempo que ya no es más. La pregunta que estamos haciendo es ¿Cómo sabes que ocurrió en un momento que no es el ahora?”

El punto del estudio es develar cual es, específicamente, la habilidad que tiene nuestro cerebro para navegar a través del tiempo subjetivo sin perder la brújula temporal. Y al parecer la respuesta esta en su capacidad cronestésica. Cuando transmitimos información a través de neuroconexiones esto se hace de manera indistinta, hablando desde un punto de vista totalitariamente objetivo. Pero entonces ¿Cómo es nuestro cerebro capaz de percibir y posteriormente indicarnos que esa escena o sensación que estamos proyectando es parte de un episodio pasado, presente, o futuro? ¿Cómo dilucida en un fascinante proceso automatizado si se trata de una percepción impresa en el ahora, o si por el contrario es un recuerdo archivado o una proyección futura? La respuesta, según este grupo de investigadores es relativamente sencilla: nuestra mente puede viajar en el tiempo y regresar al “ahora” para compartirnos la información que recabó en otros puntos de la dimensión temporal… todos somos crononautas!

Más infomación:

Nuestro cerebro está diseñado para percibir el futuro

Mental time travel

[Physorg]