*

X

Transmisión interestelar regalará sesión de pornografía a Dios

Arte

Por: pijamasurf - 11/17/2010

Utilizando quark-gluon plasma y otros afrodisiacos interestelares, el filósofo experimental y artista conceptual Jonathon Keats intentará excitar los deseos sexuales de Dios

La misión que Jonathon Keats se ha auto impuesto es clara: excitar a Dios a través de un despliegue de pornografía celestial. Y para lograrlo recurrirá a una porno proyección interestelar emitida desde el Gran Colisionador de Hadrones, así como a un estimulante kit compuesto de incienso, velas y un altar votivo, todos ellos orquestados desde su Mac, así como a una serie de súper sofisticados afrodisíacos, entre ellos el quark-gluon plasma. Equipado de esta forma el filósofo experimental y artista conceptual intentará incitar los deseos sexuales de Dios.

“El quark-gluón plasma es esencialmente la reminiscencia luminosa del coito divino, y es mucho más sexy que el bosón de Higgs”, afirma Keats. El QGP es una propiedad que algunos científicos afirman que se trata de un nuevo estado de la materia, también conocido como el “caldo de quarks”, que corresponde a una fase específica del proceso de la cromodinámica cuántica. Se manifiesta a temperaturas extremadamente altas y básicamente consiste en la liberación de quarks y gluones que componen la estructura de la materia a un nivel muy profundo. Los quarks son minúsculas cargas positivas que crean a los protones y supuestamente están unidos por gluones. En conjuntos estos dos podrían ser la representación física de lo que arquetípicamente conocemos como Aether y que permite que todo esté unido.

El porno despliegue interestelar que pretende Keats se transmitiría desde la sede del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), ubicado en Ginebra, Suiza, y la señal viajaría hasta Nueva York. “El primer porno palacio de Dios estará en Brooklyn a través de un enlace remoto web, en lugar de Ginebra, donde se encuentra el LHC. Pero si la CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) quisiera tener un palacio porno en su localidad, a mí me encantaría discutirlo con ellos. Tal vez un altar votivo construido al interior del túnel del LHC; eso sería fantástico”.

Y aunque pareciera que la intervención de Keats es algo bastante complejo, lo cierto es que el manifiesto artístico que se encuentra detrás de esta obra es aún más sofisticada: el inquieto filósofo busca recordar a Dios que está en deuda con sus hijos galácticos —es decir, nosotros— pues debe de proveernos con un hábitat menos susceptible al suicidio.

“El universo se ha estado expandiendo, algo que podríamos esperar de cualquier recién nacido, sin embargo, en los últimos 13,700 millones de años, el crecimiento ha sido incesante y de hecho el rango de expansión está acelerándose. Debido a la sobre-abundancia de energía obscura  la aceleración expansiva está destinada a despedazar el universo o a reformarlo en una masa amorfa. Y la fuerza gravitacional de los agujeros negros supermasivos no va a ayudar”, afirma Keats, y agrega: “Seguramente has pensado que Dios habría planeado una mejor forma de sembrar el universo que esta. Tal vez Dios concebirá futuros universos con mejores probabilidades de subsistir a largo plazo”.

La pieza de Keats se estrenará próximamente en Nueva York, en el espacio de arte alternativo de Williamsburg, el Louis V.E.S.P. Junto con ella también se exhibirá otra obra del mismo artista titulada “Pornografía para plantas”. Y aunque pareciera que la búsqueda de incitar sexualmente a Dios como recordatorio de que existimos, de que nos preocupamos por nuestro futuro e incluso de que estamos dispuestos a complacerlo, pudiera pecar de ser una tentativa cuántico-pagana, lo cierto es que las intenciones son buenas, y tal vez también lo sea el resultado. O como Keats lo expone: “No soy un psicoanalista, pero estoy seguro que un poco de buen porno aliviará a Dios de su resaca de 13,700 millones de años”.

[Wired]

Te podría interesar:

‘Swim’, de Caribou, encabeza la lista de los 100 mejores discos del año de Rough Trade

Arte

Por: Roman Waterloop - 11/17/2010

Rough Trade, la prestigiosa tienda de discos londinense, publica su lista de lo mejor de la música del 2010.

Estos son los cien mejores discos del año, dentro de un amplio universo musical -esa fábrica de dulce etéreos-, para Rough Trade, la disquera independiente de Londres. El primer lugar este año es Daniel Victor Snaith, aka Caribou, nacido en Londres, Ontario, y residente de Londres (UK), con su album "Swim", su tercera producción bajo Caribou, antes Manitoba. Daniel Victor Snaith, doctor en matemáticas, tuvo que cambiar de nombre por las nimiedades del copyright y se decidió por Caribou después un viaje de LSD (la miel maple plateada) en la arboresencia de Canadá.

"Swim" es seguramente el disco más cerca del pop y del house, aunque psicodélico, de Snaith, con más vocales y más tracks bailables, miel para hipsters y no hipsters, tomando un poco de  distancia de las exploraciones lúdicas de ambient, rock y noise de "Start Breaking My Heart" y el insuperable "Up in Flames", probablemente más finas pero más abstractas y menos épicas y extasiantes que "Swim".  El track "Odessa", por ejemplo, puede ser escuchado por los jugadores de FIFA 2011 en el soundrack de este videojuego como por los clubbers del trendy barrio londinense de Shoreditch. Con vetas submarinas de cosmic disco en "Odessa" o tech-house  hipnótico en "Sun" amalgamadas con el linaje azul del IDM -aguas turquesas, transparentes, experimentales- y los corales de electro, "Swim"  no deja de embelesar a las suaves testas de los añejos fans de Manitoba-Caribou  y seduce a nuevas masas con sus baladas electrointeligentes, estilo Hot Chip o Junior Boys.  Snaith es un maestro en incorporar distintos géneros en un arroyo cristalino dentro de una laptop:, espirales electrizantes, unicornios sintetizados, bosques urbanos de caramelo... (Aquí pueden descargar un torrent de "Swim").

Entre los elegidos en el top 100 de Rough Trade, destacamos la presencia de  Small Craft on a Milk Sea de Brian Eno, Four Tet con  There is Love in You, Black Noise de Pantha du Prince, Maniac Meat de Tobacco,  Cosmogramma de Flying Lotus. Es imposible abarcar todo el espectro, y entre los ausentes a esta lista tenemos que incluir a The Way Out, de The Books, un ensayo espiritual de funk y glitch de una banda que sabe samplear como nadie en el mundo.

El Top Ten de Rough Trade:

1. Caribou - Swim
2.
Gil Scott-Heron - I'm New Here
3.
These New Puritans - Hidden
4.
Caitlin Rose - Own Side Now
5.
Phosphorescent - Here's To Taking It Easy
6.
Darkstar - North
7.
Charlotte Gainsbourg - IRM
8.
Gold Panda - Lucky Shiner
9.
Wild Nothing - Gemini
10.
Tame Impala - Innerspeaker

Top 100 de Rough Trade