*

X

Publican la imagen más detallada de los circuitos de nuestro cerebro

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/21/2010

Nuestro cerebro como un universo de sinápsis: imagen tridimensional muestra con la más alta resolución jamás lograda el funcionamiento del cerebro humano

La orgía de información sensible, multidimensional, que aloja nuestro cerebro jamás había sido retratado con tal detalle como hasta ahora. Billones de sinapsis sucediéndose en un caos exquisitamente orquestado, a partir del cual de desdobla lo que de manera compartida conocemos como realidad. Un nuevo método de imagenología cerebral ha sido descubierto y permite recalcar las sinapsis de la corteza del cerebro con inédito detalle. Este mapa súper específico de nuestras sinapsis permitirá acercar la intención científica al entendimiento de la comunicación celular.

En un ser humano la corteza cerebral alberga alrededor de 125 billones de sinapsis, término que corresponde a la conexión informativa entre neuronas. Este número equivale a todas las estrellas que se podrían encontrar en 1,500 Vías Lácteas. Esta comparación numérica, publicada por el profesor de la Universidad de Stanford, Stephen Smith, nos permite dimensionar el nivel de sublime complejidad que rige el funcionamiento de nuestro cerebro, el centro de control de todo nuestro movimiento, nuestras sensaciones, y nuestra mente.

Hasta ahora había sido imposible para los científicos contar el número de sinapsis por la bestial cantidad de ellas que ocurren simultáneamente. Una sola neurona puede tener decenas de miles de contactos sinápticos con otras neuronas, lo cual hacía imposible aún para los más avanzados telescopios de luz rastrear estos movimientos. Sin embargo, ahora el nuevo método propuesto por Smith, que consiste en segmentar nano fragmentos de la corteza cerebral, permitirá a los investigadores contar el número de sinapsis que ocurre e incluso catalogarlas de acuerdo a diversos tipos. El nuevo métdodo involucra el uso de fotografía en alta resolución, proteínas fluorescentes, y una supercomputadora para decodificar la información.


via Pop Sci

El Gran Colisionador de Hadrones podría encontrar las dimensiones superiores en el 2011

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/21/2010

Físicos del CERN, entusiasmados por el funcionamiento de su acelerador de partículas, creen que podrían comprobar la existencia de extradimensiones, según la teoría de las supercuerdas.

Para explicar la configuración geométrica de nuestro universo, la teoría de las supercuerdas, una de las más aceptadas por la física actual, requiere de un número mayor de dimensiones. Por otra parte la metafísica supone también la existencia de dimensions superiores donde habitan seres ascendidos con una consciencia más evolucionada. Según la teoría de las supercuerdas nuestro universo sería una membrana tridimensional (o cuadrimensional, si se añade al tiempo conforme a la relatividad especial) que yace implicada dentro de un super-espacio hiperdimensional. Estas extradimensiones,  llegando hasta la onceavea, serían microscópicas, y la gravedad se esparciría en ellas.

El Gran Colisionador de Hadrones, después de unos tropiezos iniciales, ha empezado a funcionar como lo que es, la máquina más cara y sofisticada del mundo, sondeando los misterios del universo. Hace unas semanas el Colisionador logró recrear unos mini Big Bangs. Ahora ante la eficiente producción de valiosa data acelerando partículas, los científcos del experimento Atlas creen que  en un año este acelerador podría descubir las dimensiones subyacentes al tiempo-espacio cuadrimensional, en lo que sería un descubrimiento histórico. También para el 2011 se podría descartar o confirmar la existencia del bosón de higgs, la llamada partícula de dios, la pieza faltante en el rompecabezas de la teoría del todo que unificaría la física.

El laboratorio de física europeo Cern cree que combinando el Atlas, con el detector de partículas CMS, el proyecto podrá también descubir la supersimetría en masas del tamaño de un teraelectronvolt. La supersimetría (SUSY por sus siglas en inglés) sostiene que cada partícula elemental tiene una supercompañera, por ejemplo, el bosón y el fermión.

Vía Pop Sci