*

X
Los japoneses van a cafés que hospedan gatos callejeros para poder interactuar con estos místicos mininos.

Al parecer los cafés para gatos son lo de hoy en el particular estilo de vida de los japoneses. Estos cafés son lugares a donde las personas pueden ir, tomar café y pasar el rato con los pequeños felinos (lo cual hace que el latte sea más caro). La revista Vice reporta que en los últimos cinco años han surgido 79 de estos cafés en el país nipón.

El secreto del éxito de estos cafés tiene que ver con la hiperurbanización japonesa. La mayoría de los japoneses viven en edificios de departamentos con estrictas normas de convivencia, donde es prohibido tener mascotas. Sólo las personas que viven en condominios familiares pueden tener mascotas, lo cual hace que sea muy díficil para los jóvenes tener gatos. Y los japoneses aman a los gatos, ya que el fino lenguaje silencioso de los mininos es un espejo de su refinación y su timidez. Además, siendo que generalmente no entablan conversaciones con los extraños,los gatos son una forma de descargar la soledad, algo que se muestra de forma notable en un par de novelas de Haruki Murakami.

El corresponsal de Vice en Japón dice que los gatos de los cafés no son ni siquiera gatos con pedigree, pero no importa, son los amos de  los cafés y se siente cuando entras a uno de estos cafés que los gatos lo saben, porque se mueven altivamente, vibrando su superioridad. Algo que puede ser un problema para algunos de estos establecimientos que prometen a sus clientes que recibirán un poco de pussy lovin en el desierto urbano.

Vía Vice

La orden de matar a Juan Pablo II provino del mismo Vaticano: Ali Agca

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/16/2010

Ali Agca, el terrorista turco que atentó contra la vida del papa Juan Pablo II en 1981, declaró que la orden que recibió para cometer el asesinato provino del propio secretario del Vaticano, el Cardenal Casaroli

El terrorista turco Mehmet Ali Agca quien el 13 de mayo de 1981 disparó en Roma contra el entonces Papa, Juan Pablo II, realizó declaraciones en torno a ese suceso por primera vez en tres décadas a la televisión de Turquía. Lo más impresionante de su declaración fue el afirmar que la orden para asesinar al máximo pontífice de la iglesia católica provino del Vaticano mismo. Y a pesar de que para nadie es un secreto que la santa sede del catolicismo es un epicentro de sombras y tinieblas, de cualquier manera la noticia ha provocado un fuerte impacto alrededor del mundo.

Ali Agca fue liberado de prisión el pasado 18 de enero tras pasar casi treinta años encarcelado. Además del atentado contra Juan Pablo II se le atribuyó el asesinato del periodista turco Abdul Ipecki en 1979. "El Vaticano decidió el asesinato del Papa. Ellos lo planearon y lo organizaron. La orden de dispararle al Papa fue dada por el secretario del Vaticano, el Cardenal Casaroli" afirmó Agca. Al momento de su detención Agca declaró que había actuado solo, y esta no es la primera vez que se desmiente en sus declaraciones, aunque también es cierto que bien pudo haberlo hecho por presión de sus captores.

De acuerdo con algunas versiones el Vaticano, a pesar de no haber conseguido eliminar en ese entonces a Juan Pablo II aún así percibió el acto como algo rentable ya que sirvió como una franca advertencia para que aquellos que estaban detrás del Papa, y que no tenían contenta a la línea más ortodoxa de la iglesia católica, se replegarán y dejarán de incurrir en alguno actos con los que no se estaba de acuerdo al inteior de las entrañas de la lúgubre santa sede.

via Pravda