*

X
Los japoneses van a cafés que hospedan gatos callejeros para poder interactuar con estos místicos mininos.

Al parecer los cafés para gatos son lo de hoy en el particular estilo de vida de los japoneses. Estos cafés son lugares a donde las personas pueden ir, tomar café y pasar el rato con los pequeños felinos (lo cual hace que el latte sea más caro). La revista Vice reporta que en los últimos cinco años han surgido 79 de estos cafés en el país nipón.

El secreto del éxito de estos cafés tiene que ver con la hiperurbanización japonesa. La mayoría de los japoneses viven en edificios de departamentos con estrictas normas de convivencia, donde es prohibido tener mascotas. Sólo las personas que viven en condominios familiares pueden tener mascotas, lo cual hace que sea muy díficil para los jóvenes tener gatos. Y los japoneses aman a los gatos, ya que el fino lenguaje silencioso de los mininos es un espejo de su refinación y su timidez. Además, siendo que generalmente no entablan conversaciones con los extraños,los gatos son una forma de descargar la soledad, algo que se muestra de forma notable en un par de novelas de Haruki Murakami.

El corresponsal de Vice en Japón dice que los gatos de los cafés no son ni siquiera gatos con pedigree, pero no importa, son los amos de  los cafés y se siente cuando entras a uno de estos cafés que los gatos lo saben, porque se mueven altivamente, vibrando su superioridad. Algo que puede ser un problema para algunos de estos establecimientos que prometen a sus clientes que recibirán un poco de pussy lovin en el desierto urbano.

Vía Vice

Analistas afirman que la tendencia de aumento en los precios de la cacao hará del chocolate un lujo poco accesible para la población general en solo 20 años

De acuerdo con la Cocoa Research Association desde hace años el consumo de chocolate es mucho mayor a la capacidad de producir cacao. Este desequilibrio se ha manifestado en una tendencia constante de aumento en los precios de este producto y de mantenerse, en un par de décadas el costo de un chocolate será inaccesible para la gran mayoría de la población munidal. El cacao requiere de condiciones específicas muy específicas y sólo puede cultivarse en latitudes ubicadas a diez grados del ecuador, y esto aunado a que los productores de cocoa tienen muy pocos incentivos para seguirla cultivando, ya que carcecen de apoyo por parte d elos gobiernos locales y además son la parte del eslabón productivo más castigada, se traduce en un serio problema para el mercado del chocolate.

Mientras que las grandes compañías como Hershey y Mars Inc han optado por recurrir a la ingeniera genética para acelerar el cultivo de cacao (algo que a la larga podría implicar consecuencias negativas para la salud humana) de cualquier manera esta planta debe competir por espacio frente al cultivo de otros productos como el maiz, la soya, y el aceite de palma, todos ellos elementos importantes en la dieta mundial pero que además se perfilan como alternativas de biocombustible. En síntesis, actualmente a los productores les es más rentable sembrar estos últimos que el cacao. Los pequeños productores ingresan en promedio ochenta centavos de dólar al día por sembrar cacao.

De acuerdo con John Mason, fundador de la organización Nature Conservation Research Council, en solo 20 años el costo de una barra de chocolate rondará los $11 dólares por lo que terminará siendo un producto exclusivamente de la élite, casi como el caviar: "Se volverá tan raro y tan costoso que un ciudadano promedio no podrá darse el lujo de adquirirlo".

via Pop Sci