*

X

‘El Ponchis’, el niño sicario de 12 años que presume sus asesinatos

Política

Por: pijamasurf - 11/14/2010

El Ponchis es el encargado de ejecutar a los adversarios del cártel de Pacífico Sur en Morelos; se regodea de sus crímenes subiendo videos a Internet

En el estupor de la narcocultura surge un nuevo protagonista, "El Ponchis", un niño encargado de ultimar a los adversarios del cártel del Pacífico Sur, que, además, gusta de subir sus videos "snuff" a internet jactándose de lo que gana por ejecutar a sus víctimas. El Ponchis se ha convertido en una infame celebridad en todo el mundo, mientras los medios buscan el "color" de estas sanguinarias historias: el diario News de Australia, el Daily Mail de Inglaterra, El Tiempo de Colombia, La Nación de Argentina, son algunos de los medios que reportan sobre este precoz sicario.

Al parecer el Ponchis (o Pochis) opera en Morelos, en el municipio de Jiutepec bajo el comando del capo Héctor Beltrán Leyva y de Julio de Jesús Radilla Hernández o Julio Jesús Padilla Hernández, el lídere de este cártel, ahora alíado con los zetas, en Morelos. Según los militares que investigan este caso, El Ponchis ha sido identificado como el ejecutor de sus adversarios a quienes degüella, tortura, asesina y después arroja a carreteras o lotes baldíos. Este joven trabaja con un grupo de mujeres, incluyendo sus hermanas, Las Chavelas, que estarían encargadas de conducir las camionetas con los cadáveres.

En un video en Internet El Ponchis dice que gana "3.000 dólares por cabeza. Y cuando no damos con las personas, matamos a gente inocente para que nos paguen. No importa si son albañiles, taxistas... Los hacemos pasar por sicarios o 'mañosos'".

El caso del Ponchis recuerda a Poderosinho, el niño narco brasileño que con sólo 10 años parece controlar una operación criminal en las favelas de Sao Paulo. Ambos casos tocan fibras escalofriantes en el sentido de que la inocencia pueder ser canjeada por la crueldad con enorme facilidad,  ya que está más cerca de la tabula rasa y es más fácil de programar.

Vía La Vanguardia

Imagen vía El Tiempo

La telenovela de sucesión panista podría acabar con Calderón negociando con Salinas y el PRI para seguir fondeando la guerra contra el narco.

El proceso electoral que se desarrolla al interior del Partido Acción Nacional, da para escribir una telenovela mala y con final previsible. Al principio del proceso, parecía que el descendiente de Don Pancho Madero, iba en caballo de hacienda, como su tatarabuelo, pero algo le falló, en sus cálculos. Parece que el aspirante a general de los Pinos, introdujo mercancía pirata, una nueva carta en la baraja de la sucesión panista, con la inclusión del exsubsecretario de Gobernación, Roberto Gil Zuarth. En la trama de la telenovela no está claro el papel que juega el exgobernador de Jalisco Francisco Ramírez Acuña, el destapador de Felipe en el 2005, que le costó la chamba de Secretario de Energía, o alguien tenga la delicadeza de explicarnos que hace la señora Cecilia Romero, la directora del Instituto Nacional de Migración, a la que durante su encargo, murieron 72 migrantes Centromericanos, crimen que sigue y seguirá impune. Un elemento que alimenta el intríguilis de la sucesión panista, es la participación de la señora Judith Díaz Delgado, que metió en un brete al candidato felipista, ante el Tribunal Federal Electoral,  por no “acabalar”, como dicen en el rancho, los tres años que exige el estatuto del PAN como mínimo para ser miembro del Consejo Político Panista y consecuentemente candidato para ser presidente del partido. Verdaderamente pecata minuta, las habilidades calderónicas en aquello de fraudes electorales.

El desenlace es previsible. El ganador será Roberto Gil, por obra y gracia de la mayoría calderonista que tienen en el Consejo Político Panista.

También es previsible, que los candidatos derrotados, después de un berrinche moderado, por eso son panistas, el “dedo” del uniformado de los Pinos, logrará(si no se disciplinan les manda a García Luna) que Roberto Gil Zuarth, se imponga muy “democráticamente”, como nuevo presidente del PAN.

La telenovela panista no va a sorprender al teleauditorio con un final feliz. La tarea de tener un candidato competitivo en el 2012, es lo de menos, el verdadero interés de Calderón y sus socios, es el de mantener la “guerra contra el narcotráfico”. El PAN se verá obligado a subordinarse a la negociación de Calderón con Salinas y el PRI. En el fondo de todas las telenovelas, lo que importa es el patrocinador, Calderón venció a los “Cinco Jinetes del Apocalípsis”, lo afirmó en Alemania, sólo le falta vencer a Peña Nieto y López Obrador. Por eso no importa, que se burlen de los estatutos del PAN, y Roberto Gil sea el próximo mandamás, eso es lo de menos. Lo que Calderón, quiere negociar con el próximo ganador, es que siga dándose presupuesto a la “guerra contra el narcotráfico”, ese es su negocio, el bunker de Reforma 265 lo corrobora.

La bachicha

Ley de ingresos y presupuestos de egresos habemus, los partidos se pusieron de acuerdo para repartirse el botín. El 20 de noviembre, se celebra el 16. Está clarísimo.