*

X
La intención disciplinada en busca de percibir la realidad como un camino místico te garantiza la evolución de la conciencia hacia planos inimaginables de plenitud geométrica e inspiración etérea

La metafísica, entendida desde una perspectiva del camino místico que puede liberarnos de la cultura y los ejes del mundo material, es una de las grandes ramas de la sabiduría ancestral. Las grandes doctrinas de la metafísica fueron establecidas hace siglos, tal vez milenios, y como fiel producto de la conciencia del universo, no requieren de reformas ni actualizaciones, simplemente son más allá del tiempo lineal y el espacio limitado.

Una persona corazonadamente dispuesta a consolidar la fundación de sus principios metafísicos debe saber que existen siete requisitos en el camino de la perfección espiritual para fundirse con el brillo del holograma. Estos siete pasos nos fueron compartidos por los sabios de la India y se replican, de alguna u otra manera, en básicamente todas las enseñanzas sagradas que se han gestado a lo largo de la historia humana: los Paramitas. Estos consejos para regir la conducta personal son indispensables para todo aquel interesado en desarrollar la faceta mística de su propio camino.

1 - Dana (Caridad)

La caridad es un concepto que rige la filosofía de dar, compartir, y servir (evidentemente en este contexto tiene poco que ver con el trabajo de fundaciones estilo la Bill y Melissa Gates Foundation). Dana se refiere al honesto deseo de asistir a las necesidades de la raza humana. Algo importante es enfatizar en que esta cualidad no alude únicamente al acto de la caridad física o material: no sólo debemos dar de lo que tenemos, sino compartir lo que somos.

2 - Shila (Obediencia armónica)

La armonía se refiere a la paz interior emergiendo de la realización práctica, de la obediencia a las leyes de la vida, y a la protección de los preceptos filosóficos. Sin armonía una persona no puede sensibilizarse a la cristalización metafísica. Sin obediencia no puede organizarse la vida de acuerdo a un patrón místico que servirá para andar el camino del espíritu. "Aquél que vive la vida conocerá la doctrina".

3 - Kshanti (Preseverancia y paciencia)

La perseverancia es la continuidad dele esfuerzo, mantener vivo el pulso sagrado de la intención alimentándolo a través de la disciplina y la claridad. La metafísica es un arte científico dificil de manejar, años, tal vez vidas, serán necesarias para consumar esta misión. La paciencia es la disposición a esperar, a guardar indiferentemente el tiempo mientras uno trabaja en el desarrollo del espíritu.

4 - Virag (Desapego)

Una forma elevada de indiferencia a partir de la habilidad de soltarte del reino de los sentidos, así como de las falta de moderación, la aspiración, y la ambición. Es el deseo de obedecer las leyes universales sin esperar recompensa, vivir de acuerdo a la nobleza del espíritu pues ese es el verdadero camino.

5 - Virya (Intención con claridad)

El Virya se interpreta ya sea como el esfuerzo correctamente dirigido o como el valor e impulso sabiamente adminsitrados. Todo el esfuerzo debe dirigirse hacia la superación de cualquier obstáculo que surga entre el momento presente y la consumación iluminada. Este valor te permitirá a renunciar a las frecuencias bajas para surfear las olas de plata y mercurio, a enfrentar el peligro, las críticas, y la duda.

6 - Dhyana (Contemplación)

La meditación como la visualización interna de la meta de nuestros esfuerzos. A través de su práctica el individuo se funde con los universales y las verdades cósmicas te comparten su instrucción.

7 - Prajna (Sabiduría)

Esta es la faceta que consuma el proceso del camino espiritual. Del horizonte personal finalmente emerge el sol translúcido. La individualidad y la personalidad se eliminan para dejar sólo paso al río infinito de la universalidad.

Lectura recomendada: Words To The Wise (Manly P. Hall - 1963)

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune

Te podría interesar:

3 populares activistas homofóbicos que resultaron ser homosexuales

Salud

Por: pijamasurf - 10/09/2010

Existen innumerables casos de activistas anti-gay a quienes eventualmente se les comprueban prácticas homosexuales. Aquí una lista de tres de los casos más famosos

La hipocresía y el fanatismo son dos de las vibraciones más bajas a las que podemos acceder los seres humanos y, combinadas, se genera una de las más nefastas frecuencias. Tal vez el ejemplo más popular de este patético combo es protagonizado por múltiples curas, párrocos o sacerdotes que por un lado promueven de manera ferviente, casi mesiánica, su dogma religioso, y por otro resulta que abusan sistemáticamente de niños allegados a sus respectivas iglesia. Sin embargo, existe otro fenómeno particular que encarna flagrantemente esta combinación: los promotores de la homofobia, varios de ellos, por cierto, también defensores de estandartes religiosos y a quienes eventualmente se les comprueban no sólo prácticas homosexuales, lo cual solo sería criticable por sus circunstancias particulares, sino un alto grado de degeneración física y espiritual.

Pijama Surf te presenta tres de los casos más famosos de activistas anti-gay que resultaron ser precisamente aquello contra lo que promovían su odio.

George Reckers

Este hombre encabezó en los años ochenta una de las más encarnizadas campañas homofóbicas en Estados Unidos, publicando artículos como "Creciendo Heterosexual: Lo que las familias deben saber para evitar la homosexualidad". Tras una cirugía, Rekers anunció la contratación de un joven que le ayudaría a cargar con su equipaje durante su tour de conferencias anti gay. Solo que extrañamente buscó a su futuro ayudante en Rentboy.com, un catálogo de jóvenes escorts masculinos, de donde eligió a un vampiresco chico llamado Lucien que físicamente combina los rasgos de Conan el Bárbaro y la linda chica de la Laguna Azul. Tras haberse desatado el escándalo, Rekers negó rotundamente cualquier relación sexual con su joven ayudante, sin embargo, nunca supo explicar por qué tenía una cuenta en un sitio destinado a prostitución masculina y por qué había elegido a un chico cuya descripción laboral era "tengo un hermoso trasero y un pene de 8 pulgadas". Meses después, Lucien admitió haber sostenido relaciones sexuales en repetidas ocasiones con el famoso homófobo.

El Pastor de Georgia, Eddie Long

A pesar de tener nombre y físico de actor porno, Eddie Long decidió convertirse en un famoso tele-evangelista. En 2004 encabezó una marcha a la tumba de Martin Luther King para exigir el derecho exclusivo del matrimonio heterosexual y ofrecía su iglesia como un centro de sanación en contra de la homosexualidad. Sin embargo, el musculoso Eddie parece haber cedido frente a su propio pseudo demonio, ya que actualmente enfrenta una demanda por abuso sexual en contra de cuatro jóvenes, quienes al momento de su relación con este pastor tenían entre 16 y 19 años. Eddie acostumbraba regalarles coches y llevarlos de viaje alrededor del mundo a cambio de sexo oral y masajes eróticos.

Richard Curtis

Este congresista que representaba a Washington en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, famoso por la promoción de leyes que denigraban los derechos de la comunidad gay, invariablemente votaba en contra de cualquier legislación que implicara el respeto a los derechos de esta minoría, pero tuvo que renunciar a su cargo después de acusaciones por parte de un escort masculino. Cody Castagna afirmó que Curtis lo contrató para tener relaciones sexuales en un motel. A cambio de sus servicios le ofreció mil dólares, mismos que Cody aceptó. Sin embargo, tras un performance en el que Curtis apareció vestido con un negligge rojo previo a sostener un encuentro sexual con su escort, el congresista le confesó a Cody que sólo traía $200 dólares; en represalia, la víctima decidió tomarle fotografías con su peculiar atuendo.

Ver otros casos similares