*

X
Un oso captivo en el zoológico de Ahtari, en Finlandia, maravilla a los turistas con su rutina de ejercicios de yoga

Tal vez, para combatir la tristeza fisiológica de permanecer tras las rejas, el oso Santra recurre a una serie de posiciones yóguicas dentro de su jaula en el zoológico de Ahtari. Su rutina diaria de yoga, auto impuesta, demuestra una peculiar evolución espiritual de este ejemplar, y gracias a este performance cotidiano Santra se ha convertido en la estrella de este parque de animales finlandés.

Pero lo que más llama la atención es el balance y la flexibilidad que Santra manifiesta en las posiciones que realiza. Esto habla, según algunos conocedores, de que no estamos frente a un principiante de las artes orientales del cuerpo y la energía, sino que este animal demuestra un control corporal propio de practicantes avanzados.

via Telegraph

Instrumentos hechos de vegetales tocan música orquestada por un grupo de Viena: The Vegetable Orchestra; música para vegetarianos radicalmente orgánica y sustentable

Como dios, la música también se encuentra en todos lados. Y este panteísmo musical queda comprobado cuando escuchas por primera vez a la genial Vegetable Orchestra. Parte de la esencia de este proyecto es mostrar un acercamiento multidisciplinario al plano de la música, mientras se exploran los límites, o la falta de ellos, en el mundo de lo sonoro.

La intención es crear una experiencia sónica que involucre a múltiples sentidos del espectador. De algún modo esta filosofía se encuentra inspirada por las propuestas musicales del movimiento Fluxus, que incluyó al magistral John Cage. Por otro lado, la orquesta de vegetales también denota una cierta influencia del arte sonoro, los pioneros de la música electrónica, e incluso de algunas piezas de la música clásica, como obras “underground” de Igor Stravinsky.

No es fácil concebir un proyecto musical más orgánico que un grupo de vegetales sonoramente orquestados. Con la Vegetable Orchestra se cultivan atmósferas melódicas y ritmos generados a partir de frescas zanahorias, calabazas, apios y pepinos, todo de la mano de diez hábiles austriacos.

Fundada a mediados de 1998 en Viena, el equipo se compone por trece incluyendo a los músicos, un ingeniero de sonido, un cocinero, y un videoartista. Al terminar cada una de sus presentaciones, todos los presentes reciben un reconfortante caldo de verdura fresca y con esto se completa una extraordinaria experiencia multisensorial.

Nota cortesía de Ecoosfera