*

X
Un oso captivo en el zoológico de Ahtari, en Finlandia, maravilla a los turistas con su rutina de ejercicios de yoga

Tal vez, para combatir la tristeza fisiológica de permanecer tras las rejas, el oso Santra recurre a una serie de posiciones yóguicas dentro de su jaula en el zoológico de Ahtari. Su rutina diaria de yoga, auto impuesta, demuestra una peculiar evolución espiritual de este ejemplar, y gracias a este performance cotidiano Santra se ha convertido en la estrella de este parque de animales finlandés.

Pero lo que más llama la atención es el balance y la flexibilidad que Santra manifiesta en las posiciones que realiza. Esto habla, según algunos conocedores, de que no estamos frente a un principiante de las artes orientales del cuerpo y la energía, sino que este animal demuestra un control corporal propio de practicantes avanzados.

via Telegraph

Delfines ensayan lenguaje en común cuando se juntan diferentes especies

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/16/2010

Como refinados y conciliadores lingüistas los delfines de especies distintas se comunican en un lenguaje intermedio que puentea sus relaciones.

En la que podría ser la primera evidencia de un animal que modifica su forma de comunicación en la presencia de otra especie, dos especies de delfines lejanamente emparentadas parecen “hablar” un lenguaje intermedio en común cuando se encuentran entre sí. Algo similar a un “delfín” sin acento, o como ocurre entre algunos humanos que hablan el mismo idioma pero también dialectos (aunque claro los humanos, españoles, italianos, etc., son la misma especie).

En las costas de Costa Rica, el delfín Guyana (Sotalia guianensis), de apenas 2.1 metro de largo se encuentra con el delfín nariz de botella(Tursiops truncatus), de hasta 3.8 metros. Ambas especies emiten sonidos únicos, pero cuando se reúnen, cambian la forma en que se comunican y comienza a utilizar un lenguaje intermedio.

Esto plantea la posibilidad de que las dos especies se estén comunicando de alguna manera.

La bióloga marina Laura May Collao, autora de un estudio en la publicación Ethology, sostiene que se sorprendió cuando notó que, a diferencia de lo que esperaba, los delfines no enfatizaban sus sistemas de señales particulares, en cambió modificaban su comunicación a un punto más neutro, como si buscaran una lenguaje universal delfín.

Cuando los delfines nariz de botella nadan juntos, emiten llamados largos, de baja frecuencia, que son modulados.

Por contraste, los delfines Guyana se comunican normalmente utilizando silbidos de alta frecuencia que tienen su particular y propia estructura.

Muchas veces estas especies nadan juntas en un solo grupo. Su interacción, generalmente, es antagonística, dado que los delfines nariz de botella hostilizan a los delfines Guyana, de tamaño más pequeño.

"En vez de eso, las señales grabadas durante estos encuentros se hicieron más homogéneas. Esto fue un descubrimiento que me entusiasmó", agregó la bióloga.

Vía BBC