*

X
Reportes frecuentes de insectos hiperdimensionales nos revelan que posiblemenente nuestra psique simbolize en el insecto el encuentro con la otredad y su propia metamorfosis.

Del otro lado de este fractal del hiperspacio, el doctor Cliff Pickover se hace una buena pregunta: ¿por qué los usuarios del DMT reportan con tanta frecuencia encontrarse en las dimensiones de la dimetiltriptamina con insectos de un aspecto extraterrestre, especialmente mantis religiosas?

"Hay algo en los insectos que paraece extraño a los hábitos, morales y psicología de este mundo, como si hubiera venido de otro planeta, más monstruoso, más energético, más insensato, más atroz, más infernal que el nuestro", Maurice Masterlinck, Premio Nobel de literatura.

Pickover recupera estos relatos de diferentes usarios de DMT (el DMT es un poderoso enteógeno que se produce de forma natural en el cerebro humano y se encuentra en miles de plantas, usado en la ayahuasca):

"Es una meca mental, un excelente punto de referencia para todos los demás psicodélicos. Los que estaban a mi alrededor parecían insectos extraterrestres del espacio. Me di cuenta que todos eran parte de esto, también".

"El avispón vino a mí está vez, me pico mientras estaba impávido. Los insectos son los guardianes ciegos de los secretos de la Tierra".

"Oh queridos lapidarios amigos insectos"

"El corazón de Rex, su centro emocional, estaba siendo consumido por alienígenas en un banquete en su primera dosis, y estaba seguro que se moría".

"Llegue inmediatamente a la fuente, que era un escarabajo de ADN, un constructo, un insecto de imposibles dimensiones, millas y millas en diámetro y circunferencia".

"Adentro habían pequeñas creaturas. No podía decidir si eran mecánicas o vivas, pero se movían como lentos insectos, se veían como hormigas".

Deberíamos de añadir el día en que Gregorio Samsa se despertó para notar que se había convertido en un insecto, aunque no fue el resultado del DMT, nos ubica en esta hiperextraña crisálida interdimensional con la que se enfrenta el usario de DMT, simbolizada en un insecto.

Otros dicen que la relación entre el mantís religioso y el DMT tiene que ver con una especie de extraterrestres que supuestamente existe en nuetsro planeta conocida como aliens mantis religiosa, esto podría ser parte de la litertaura de imaginación que acompaña a los relatos de abudcción. Otra razón de las visiones insectívoras del DMT tal vez podría tener que ver con que los insectos son una especie de naves vivas, OVNIs miniatura, y la cultura trasnfiere estas imágenes a significados y las proyecta en su psique.

Desde la psicología jungiana, pasando por la psicología psicodélica de Mckenna, yo especuló que la visión de insectos de un universo pararalelo tiene que ver con el arquetipo de lo extraño, de lo radicalmente otro, la imagen que en nuestra cultura simboliza lo más bizarro y a la vez fantástico (repugnante y atrayente como un escarabajo esmeralda) es probablemente la de un insecto. El otro candidato a esa sensación de lo otro, es la serpiente y el reptil, que por supuesto abundan en la psicodelia particularmente en la ayahuasca, y que tienen una connotación más sexual. El insecto hiperdimensional que nos encontramos en el viaje de de DMT, como aquel insecto que un personaje de Edgar Allan Poe confundió con un dragón desde un ángulo magnificado, es una encarnación psíquica de la belleza y el pavor que ejerce lo "otro".

El otro, o los otros, que según Sartre es el infierno, pero que ,según Baudrillard, es el cielo, siendo que lo mismo es el infierno: puede ser abominble como el escarabajo de Kafka (cuyas alas no son reveladas) o puede ser esplendente como la mariposa galáctica maya. El insecto es ambos, ese ser multicolor, metálico como una nave espacial, gelatinoso como los líquidos biliales y sexuales. Es también, sobre todo, el transformador, el ser metamórfico que nos muestra que nosotros somos otros.

Reportes de contactos con entidades espaciales en viajes de DMT

Twitter del autor: @alepholo

Una exposición y un nuevo libro documentan la historia de las drogas, su relación con el arte y la política, y sumergen al expectador en sus ambientes psicoactivos.

Todas las sociedades se drogan y se relacionan con otras sociedades a través de las drogas que usan. Esta es la premisa para descubir la fascinante historia de las drogas y su papel principal en la formación de la sociedad en la que vivimos. "High Society", es tanto un proyecto artístico, una exposición en la galería Wellcome Collection de Londres, como una investigación histórica, parte de la exposición en la galería y el libro de Mike Jay del mismo nombre.

La exposición consta de todo tipo de memorabilia y parafernalia asociada con las drogas, como son frascos de heroína usados para curar la tos a finales del siglo diecinueve, como retratos de adictos y los anuncios que promocionaban los primeros productos de cocaína o laudano. Por otra parte narra la relación entre las drogas y el arte, a través de figuras centrales como Baudelaire y otros parnasianos o el Dr. Jekyll de Robert Louis Stevenson. Y en la parte más estimulante recrea los espacios psicoactivos de estas sustancias, sumergiendo al usuario-espectador en los ambientes que propician las drogas, como es el caso de la video instalación Afyon, de Mustafa Hulusi's, en la cual se puede entrar en contacto con la belleza hipnótica de las amapolas.

Mike Jay es también el co-curador de esta expo y relata en los muros de la galería parte de la historia de las drogas. Jay muestra como cada sociedad ha tomado las drogas de la otra formando relaciones de poder y esclavitud a través de las sustancias. El imperio británico, por ejemplo, obtuvo inmensos campos de opio al conquistar India, por lo cual abrió un mercado en China, en uno de los primeros -oscuros- destellos de la cultura consumista capitalista,de esta forma los británicos hicieron adictos a los chinos, pero en el proceso se volvieron adictos al té. El tabaco, el cannabis, la coca y el cacao y hasta el ázucar son parte de este comercio entre sociedades, que no sólo intercambian productos, intercambian y transforman sus visiones del mundo a través de estas sustancias psicoactivas que alteran la realidad en la vivimos.

Satanizadas por algunos, divinizadas por otros, nuestra relación con las drogas es primigenia, tan fundamental como nuestra relación con la tecnología. Culturalmente las drogas son tecnología psíquica que originalmente abre las puertas para comunicarse con los espíritus de la naturaleza. Ya sea como medicina, como veneno, como llaves de la mente o como armas esclavizantes de la sociedad, las drogas llegaron para quedarse y en este sentido en la medida que somos más conscientes de su linaje y de sus efectos, la evolución humana podrá canalizarse de forma más inteligente. Después de todo, saber usar las drogas es un arte.