*

X
Ley en Alemania busca proteger la privacidad “digitalmente pública” de los aspirantes a una vacante laboral

Siguiendo la filosofía de “si me quieres contratar mira mi CV y no mi Facebook”, Alemania esta a punto de aprobar una ley que prohíbe a empresas y empleadores consultar el perfil de Facebook de los aspirantes a vacantes que se ofrecen. Aunque resulta un poco paradójica este protección de la privacidad de una persona, que voluntariamente ha hecho pública parte de su vida a través de la red social, lo cierto es que también evita una posible discriminación o ciertos prejuicios en contra de estas personas.

El motivo de esta ley es que en diversos países se ha registrado una práctica en la que las empresas consultan los perfiles en Facebook u otras redes sociales de los candidatos que aspiran a obtener el empleo que están ofreciendo. Una encuesta realizada por CarrierBuilder en 2009, reveló que en Reino Unido el 43% de las compañías consultaba, como información complementaria al CV y a la entrevista, la vida de los aspirantes en Facebook.

Ante estas cifras, aunado a advertencias como la lanzada por Erik Schmidt, el CEO de Google, la semana pasada, han creado un ambiente de incomodidad por parte de muchos usuarios que ya piensan dos veces el revelar información personal en sus cuentas personales de las redes sociales. Sin embargo, ahora con el surgimiento de leyes como la que esta a punto de aprobarse en Alemania, la tranquilidad tal vez regresará a los voyeuristas digitales pues ya no tendrán que temer que su vida “personal” sea consultada por sus futuros empleadores.

Te podría interesar:
En un nefasto intento por controlar términos recurrentes en la vida cotidiana, la red social quiere derecho exclusivo sobre las palabras incluidas en su nombre

Si hay algo que no puede reprocharse a Facebook es su congruencia con una filosofía bastante cuestionable. Por lo general, cuando el nombre de esta red social llega a los encabezados, es por que esta siendo protagonista de algún acto lúgubre o, como en este caso, de una nefasta filosofía. Resulta que ahora los chicos de Facebook están demandando a todo aquel proyecto digital que utilice los términos “Face” y “Book” y han iniciado trámites legales para buscar el derecho exclusivo de utilizar estos términos en una marca.

Tras obligar hace un mes al sitio de viajes PlaceBook a cambiar su nombre, y demandar a los responsables de una aplicación digital llamada FaceCash, ahora Zuckerberg y compañía también han iniciado una ofensiva contra una red social de maestros llamada TeachBook. Y tal vez el mayor problema de esta tentativa es que uno de los dos términos que buscan monopolizar esta evidentemente ligado al mundo educativo, es decir la palabra book.

En fin, esperemos que la arquetípica narrativa de David y Goliat se replique en estos casos, y los pequeños proyectos independientes que están sufriendo el embate de Facebook logren derrotar al gigante.