*

X

Perra regresa de la guerra con trastorno de estrés post-traumático

Salud

Por: pijamasurf - 08/03/2010

¿Recibirá éxtasis, como otro soldados, Gina, una perra que olía bombas? Los perros, como los humanos son diagnosticados con este trastorno después de vivir las pesadillas de la guerra.

Gina era una juguetona perra pastor alemán cuando fue a Irak entrenada a dtectar bombas con el olfato. Parte de su trabajo era ir en búsqueda de explosivos y en el transcurso presenció todo tipo de explosiones. Regresó a Colorado apanicada, se rehusbaa a entrar a cualquier edificio, cuando en contacto con personas huía o se arrumbaba contra la esquina de una habitación.

Un veterinario militar la diagnosticó con trastorno de estrés post-traumático, una condición que también puede afectar a los perros como lo hace a los humanos.

Ahora Gina se encuentra en psicoterapia para salir de los abismos aislantes que implantan la guerra en los seres vivos. Algunas personas se preguntan si se podría utilizar el MDMA, el éxtasis, para combatir este trastorno, una sustancia que ha probado ser muy efectiva con soldados que reciben tratamiento. Aunque es un poco excesivo afirmar que los perros podrían recibir estos beneficios y asimilar los efectos de una droga psicoactiva.

¿Quién te posee? ¿Sabías que el 20% de tus genes están patentados?

Salud

Por: pijamasurf - 08/03/2010

En la era de las patentes, encabezada por Estados Unidos, existen miles que repercuten sobre el genoma humano y el documental Who Owns You? lo denuncia

En un dato que consagra el lado bizarro de nuestra actualidad, resulta que la libertad de tu genética no existe, al menos no para el gobierno de Estados Unidos, que ha permitido que sean patentados 40,000 rasgos genéticos incluidos en el genoma humano. Lo anterior equivale al 20% de nuestra constitución. Y lo peor es que aún existen tres millones de solicitudes similares todavía sin resolución.

Los genes son una especie de protocolos que definen nuestro programa genético y, por lo tanto, rigen nuestra fisiología y sus pautas conductuales frente a un entorno externo y frente a millones de estímulos. El cuerpo humano, según el conocimiento que se ha acuñado hasta ahora, cuenta con aproximadamente 25,000 genes, de ellos, aproximadamente sobre 5,000 ya pesa una patente. Otras 35,000 patentes genéticas imponen, ridículamente, propiedad sobre la constitución genómica de diversas plantas y animales, siendo uno de los casos más sonados el de Monsanto, corporación que no solo patenta especies de cultivo que han sido genéticamente modificadas en sus laboratorios, sino que también busca apropiarse de los derivados que de ellos resultan e incluso de lo que se alimenta de estos: cereales, aceites, cerdos, vacas.

¿Pero quiénes ejercen el acto de posesión sobre nuestra genéticas? ¿Quiénes son nuestros propietarios? En buena medida estas patentes han sido adquiridas por empresas de la siempre obscura Big Pharma. Sí, la industria farmacéutica adquiere estas patentes, a través de la inversión y el cabildeo de millones de dólares. Lo anterior les representa la monopolización de las investigación a profundidad de dichos genes, eliminando cualquier posibilidad de que grupos independientes se familiaricen con ellos y propongan tratamientos alternativos a los de las clásicas medicinas alópatas. De esta forma sus patentes genéticas se desdoblan en un control absoluto del mercado de la curación, ya que adquieren la exclusividad para investigar ciertas porciones de nuestra naturaleza genómica.

Actualmente está por concluir la producción del documental Who Owns You? (¿Quién te posee?), que denuncia el hecho de que Estados Unidos ha autorizado patentes sobre una buena porción de nuestro código genético. De seguir esta tendencia, pronto seremos propiedad fisiológica de las obscuras farmacéuticas. El documental, a su vez, está basado en el libro del mismo nombre del Dr. David Koepsell.

¿Será la era del copyright genético parte de nuestro futuro cercano?