*

X
Científicos suizos invitan a replantear nuestro concepto cultural de los psicodélicos y reconsiderar su uso para ser aprovechados en trabajos psicoterapéuticos.

Tras una larga y determinante censura frente a las sustancias conocidas como psicodélicos, parece que finalmente la comunidad científica está dispuesta a considerarlas nuevamente para favorecer la evolución de tratamientos psicoterapéuticos. Un grupo de reconocidos científicos con sede en Suiza ha propuesto formalmente retomar el uso de psicoactivos tales como el LSD, la ketamina o la psilocibina, para ser aprovechados en el combate a la depresión, desordenes compulsivos o malestares crónicos.

Sin duda esta noticia merece celebrarse tanto en la comunidad internacional de médicos como entre pacientes, ya que muestra una voluntad para ir más allá de los juicios de valor moralistas o de las etiquetas culturales que le hemos asignado a estas sustancias en las últimas décadas y que, por lo general, estaban más en sintonía con agendas gubernamentales que con la persecución del bienestar para el ser humano.

A pesar de la prohibición de trabajar con psicodélicos que han compartido legislaciones nacionales alrededor del mundo, de acuerdo con los científicos suizos hay múltiples estudios que validan el alto potencial de estas substancias si se utilizan de manera formal con fines médicos. Y éstas podrían aprovecharse como un catalizador que aportaría valiosa ayuda a los pacientes, permitiéndoles modificar su percepción frente a escenarios crónicos de dolor físico. Una vez rota esta inercia psico-conductual se procedería a trabajar con terapeutas para complementar el tratamiento.

“Los psicodélicos pueden aportar una nueva perspectiva a los pacientes frente a sus males, particularmente cuando están influenciados por factores como memorias suprimidas, y gracias a ello podrán trabajar directamente con esas experiencias enterradas”, afirma Franz Vollenweider, de la Unidad de Neuropsicofamacología del Hospital Universitario de Psiquiatría en Zurich, Suiza.

Esta propuesta parte de la idea de que dependiendo del tipo de persona que consumirá el psicodélico, así como de la dosis y del contexto en que sea ingerido, la substancia puede manifestar un amplio espectro de efectos, desde experimentar una plenitud radiante hasta un cuadro de ansiedad y pánico. Pero si la experiencia se guía correctamente, lo más probable es que los cuadros se acerquen más al primero de estos escenarios.

Vollenweider y sus colegas subrayan la evidencias obtenida de diversos estudios que sugieren que estos neuroestimulantes pueden ser muy efectivos para contrarrestar ciertas enfermedades de salud mental, ya que actúan sobre los circuitos cerebrales y el sistema neurotransmisor. Sin embargo, también aclaran que es fundamental trabajar con dosis bajas que sean reforzadas con terapias estrechamente monitoreadas.

“La idea es que sea un tratamiento limitado, quizá varias sesiones en pocos meses, pero no un tratamiento a largo plazo”, acota Vollenweider.

Complementariamente a esta investigación, que más que un documento adquiere la naturaleza de un manifiesto debido a los revolucionarios beneficios que podría implicar, un estudio publicado recientemente por científicos estadounidenses este mes comprobó que la ketamina, un anestésico utilizado tanto en la medicina humana como animal, es altamente efectiva para tratar a pacientes con depresión bipolar severa.

Para nadie es un secreto que diferentes trastornos mentales se han popularizado radicalmente en la sociedad contemporánea. Factores como el estrés, la mala alimentación, el pobre desarrollo espiritual y algunas conductas colectivas en torno a la violencia o el consumismo favorecen ampliamente esta situación. Por esta razón, además de replantearnos urgentemente nuestras formas de vida, así como nuestros objetivos existenciales, resulta fundamental una apertura que nos provea de métodos más efectivos y amigables para combatir dichos cuadros.

Ciertamente es buen momento para vencer las cadenas socioculturales que limitan nuestra perspectiva frente a la vida y que a fin de cuentas han demostrado ser altamente nocivas para el bienestar común, a la vez que retardan la evolución que nuestro contexto fisiológico, mental, espiritual y emocional nos demanda.

via Common Dreams

'DMT: The Spirit Molecule' (el documental sobre el psicodélico más potente de la Tierra)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/19/2010

Ve aquí el esperado documental sobre la magia y el misterio del psicodélico más potente del mundo, una molécula que podría ser el neurotransmisor de la divinidad.


El documental más esperado en años por la comunidad psicodélica se estrenó hace un mes y ahora puede ser visto en internet (después del brinco) o pedirlo en DVD aquí. 'DMT: The Spirit Molecule' cuenta con una serie de nuevos sabios, psiconautas y científicos en las fronteras del conocimiento, libres de las constricciones del mainstream que se aventuran a explorar los límites de la conciencia y regresar con las joyas que se ocultan detrás de las puertas de la percepción. Probablemente no exista en la actualidad un  vehículo que desafíe más la estructura de la realidad y los paradigmas psicosociales que una dosis de DMT: su velocidad y su intensidad lo hacen la bomba nuclear de los psicodélicos. Como dice uno de los voluntarios del Dr. Rick Strassman que aparece en el documental: son 1000 años en 15 minutos (uno de nuestros colaboradores va más allá y dice que es la historia del universo condensada en un fractal de segundo: la eternidad a la velocidad de la luz).

El documental parte fundamentalmente del trabajo del Dr. Rick Strassman y el filósofo y etnobotánico Terence Mckenna. Strassman es la única persona que ha conducido experimentos científicos con esta misteriosa molécula enteógena, que llama la mólecula del espíritu, en las últimas décadas. Mckenna es el responsable de popularizar el DMT en la cultura popular-underground: como dice Erik Davis en el documental, Mckenna creó el meme del DMT y antes de que las personas experimentaran con esta sustancia el concepto ultrapsicodélico del DMT ya se había viralizado encendiendo la lámpara de la imaginación colectiva (según Terence el DMT manifiesta claramente que la existencia de la consciencia incórporea es una posibilidad  real y  que la evolución humana tiende a la materialización del espíritu).

La atracción por este psicodélico se incrementa debido principlamente a dos cuestiones: que este compuesto químico es fabricado de manera natural en el cuerpo humano y a que produce en las personas que lo consumen una serie de visiones arquetípicas, consistentemente similares, que nos acercan a una nueva mitología que enlaza el pensamiento religioso de la antigüedad con el nuevo tecnomisticismo como un arco diamante de fractales.

En el documental podemos ver esbozadas diversas teoría sobre por qué el cerebro genera DMT y qué es lo que hace esta sustancia (uno de los misterios más grandes de la neurociencia moderna). Por una parte el DMT es molecularmente similar a la serotonina y cumple con todas las condiciones para ser un neurotransmisor. Pero esto no responde  a la pregunta de por qué está ahí el DMT y qué está haciendo (no ayuda que sea ilegal estudiarlo). El Dr. Rick Strassman cree que el DMT podría ser sintetizado en la glándula pineal, ya que ésta tiene todas las enzimas y los precursores necesarios para hacerlo (Dennis Mckenna dice que en realidad todos los seres vivos de la naturaleza en teoría tienen las bases químicas para sintetizar DMT y que este podría ser el elemento básico del lenguaje de la naturaleza).

La glándula pineal históricamente es el centro espiritual del organismo humano, asiento del tercer ojo. El mismo Descartes, padre del racionalismo, escribió que la glándula pineal secreta espíritus, algo que fue recibido como  un desvarío, pero que a la luz de la nueva ciencia podría ser un momento de suma claridad. Strassman cree que es posible que la secreción de DMT vaya de la mano de las visiones religiosas reportadas por místicos desde los albores de la historia. En el documental incluso se explora una interesante posibildiad: que la glándula pineal controle la entrada y salida del espíritu al cuerpo; esto explicaría la similitud entre las experiencias cercanas a la muerte y los viajes de DMT. Esto se refuerza ante el hecho de que la glándula pineal se detecte en el feto humano a la séptima semana, lo que es equivalente a los 49 días que se dice en el Bardo Thodol (Libro Tibetano de la Muerte) tarda un alma en reencarnar.

Una teoría adaptada al argot neomístico, relaciona a la glándula pineal con el concepto de stargate, un portal dimensional a través del cual entidades extraplanetarias o interdimensionales pueden acceder a este mundo o a una conciencia en particular. Robert Anton  Wilson, el autor de Illuminatus!, conecta la experiencia mística de Aleister Crowley de canalizar a la entidad conocida como Aiwass con la glándula pineal o tercer ojo a través de la simbología de la estrella plateada, astrum argentum, que simboliza a Sirio, funadamental en la cosmogonía de Crowley, la cual sería también el tercer ojo, el ojo en la pirámide. ¿Puede ser la glándula pineal un microcósmico stargate incluido en la biotecnología humana, capaz de entrar en contacto con el mundo de los espíritus? Esto podría explicar las constantes visiones reportadas de entidades extraterrestres por los usuarios del DMT o la teoría del matemático Cliff Pickover de que en la antigüedad la producción natural de DMT detonó las visiones místicas de los profetas, incluyendo la visión de la zarza ardiente de Moises y la "nave espacial divina" de Ezequiel.

El hermano de Terence Mckenna, Dennis nos encamina a otro aspecto notable del DMT, su incomparable capacidad de producir visiones religiosas de unidad cósmica. Mckenna dice que es una "pastilla instántanea de supremas realidades metafísicas" y  se mistifica en por qué el ser humano tiene un "detector de la divinidad en el cerebro" (uno de nuestros colaboradores ha escrito aquí extensamente sobre lo que llama el"Aleph endógeno" del DMT).

Otros de las temas del documental es explorado por Douglas Rushkoff, la importancia de saber regresar de los mundos hiperdimensionales del DMT  con información que pueda ser útil para navegar estas realidades, algo como no sólo entrar al palacio de la sabiduría de William Blake en el relámpago atónito del umbral, sino también saber robar las joyas de la princesa y mantener en la pupilas el sueño divino después de despertar... en un sentido práctico utilizar esta sustancia como medicina. Algo para lo que tal vez sea más adecuado la ayahuasca, la medicina amazónica tradicional cuya sustancia activa es el DMT, y que alarga y permite asimilar las visiones de la dimetiltriptamina.

A continuación ofrecemos el documental completo en 5 partes, pueden verlo también aquí en una sola parte a mayor calidad en un streaming que tarda bastante (recomendamos adquirir el DVD). Para los fanáticos de hueso colorado pueden ver en este canal de YouTube entrevistas de cada uno de los participantes del documental, algunas que no aparecieron en el corte final: entre ellos Stan Grof , Erik Davis, Douglas Rushkoff, Daniel Pinchbeck, Graham Hancock, Ralph Abraham, Jeremy Narby, Raph Metzner, Alex Grey y varios más (Scott Draves del proyecto de fractales cibernéticos Electric Sheep es el encargado de las animaciones).