*

X
Científicos suizos invitan a replantear nuestro concepto cultural de los psicodélicos y reconsiderar su uso para ser aprovechados en trabajos psicoterapéuticos.

Tras una larga y determinante censura frente a las sustancias conocidas como psicodélicos, parece que finalmente la comunidad científica está dispuesta a considerarlas nuevamente para favorecer la evolución de tratamientos psicoterapéuticos. Un grupo de reconocidos científicos con sede en Suiza ha propuesto formalmente retomar el uso de psicoactivos tales como el LSD, la ketamina o la psilocibina, para ser aprovechados en el combate a la depresión, desordenes compulsivos o malestares crónicos.

Sin duda esta noticia merece celebrarse tanto en la comunidad internacional de médicos como entre pacientes, ya que muestra una voluntad para ir más allá de los juicios de valor moralistas o de las etiquetas culturales que le hemos asignado a estas sustancias en las últimas décadas y que, por lo general, estaban más en sintonía con agendas gubernamentales que con la persecución del bienestar para el ser humano.

A pesar de la prohibición de trabajar con psicodélicos que han compartido legislaciones nacionales alrededor del mundo, de acuerdo con los científicos suizos hay múltiples estudios que validan el alto potencial de estas substancias si se utilizan de manera formal con fines médicos. Y éstas podrían aprovecharse como un catalizador que aportaría valiosa ayuda a los pacientes, permitiéndoles modificar su percepción frente a escenarios crónicos de dolor físico. Una vez rota esta inercia psico-conductual se procedería a trabajar con terapeutas para complementar el tratamiento.

“Los psicodélicos pueden aportar una nueva perspectiva a los pacientes frente a sus males, particularmente cuando están influenciados por factores como memorias suprimidas, y gracias a ello podrán trabajar directamente con esas experiencias enterradas”, afirma Franz Vollenweider, de la Unidad de Neuropsicofamacología del Hospital Universitario de Psiquiatría en Zurich, Suiza.

Esta propuesta parte de la idea de que dependiendo del tipo de persona que consumirá el psicodélico, así como de la dosis y del contexto en que sea ingerido, la substancia puede manifestar un amplio espectro de efectos, desde experimentar una plenitud radiante hasta un cuadro de ansiedad y pánico. Pero si la experiencia se guía correctamente, lo más probable es que los cuadros se acerquen más al primero de estos escenarios.

Vollenweider y sus colegas subrayan la evidencias obtenida de diversos estudios que sugieren que estos neuroestimulantes pueden ser muy efectivos para contrarrestar ciertas enfermedades de salud mental, ya que actúan sobre los circuitos cerebrales y el sistema neurotransmisor. Sin embargo, también aclaran que es fundamental trabajar con dosis bajas que sean reforzadas con terapias estrechamente monitoreadas.

“La idea es que sea un tratamiento limitado, quizá varias sesiones en pocos meses, pero no un tratamiento a largo plazo”, acota Vollenweider.

Complementariamente a esta investigación, que más que un documento adquiere la naturaleza de un manifiesto debido a los revolucionarios beneficios que podría implicar, un estudio publicado recientemente por científicos estadounidenses este mes comprobó que la ketamina, un anestésico utilizado tanto en la medicina humana como animal, es altamente efectiva para tratar a pacientes con depresión bipolar severa.

Para nadie es un secreto que diferentes trastornos mentales se han popularizado radicalmente en la sociedad contemporánea. Factores como el estrés, la mala alimentación, el pobre desarrollo espiritual y algunas conductas colectivas en torno a la violencia o el consumismo favorecen ampliamente esta situación. Por esta razón, además de replantearnos urgentemente nuestras formas de vida, así como nuestros objetivos existenciales, resulta fundamental una apertura que nos provea de métodos más efectivos y amigables para combatir dichos cuadros.

Ciertamente es buen momento para vencer las cadenas socioculturales que limitan nuestra perspectiva frente a la vida y que a fin de cuentas han demostrado ser altamente nocivas para el bienestar común, a la vez que retardan la evolución que nuestro contexto fisiológico, mental, espiritual y emocional nos demanda.

via Common Dreams

Probablemente el enteógeno más potente del mundo, una sustancia secretada por el cerebro humano y de la cual no se tiene ningún registro de daños a la salud, ha sido colocada entre las sustancias controladas de tipo 1 en Estados Unidos

Probablemente el psicodélico más potente en el mundo, conocido por sus usuarios como "la molécula de Dios" debido a genera poderosas visiones cósmicas, ha sido clasificado como una sustancia controlada de tipo 1 (las más peligrosas y penadas) en Estados Unidos. La decisión de la DEA, después de una evaluación de un año, hará que la posesión, el uso y el tráfico de  5- methoxy-N,N-dimethyltryptamine sea ilegal a partir de enero 19.

El 5MeO DMT se une a su primo el DMT, al LSD, a la heroína y a otras substancias, las cuales son clasificadas como las más peligrosas en Estados Unidos. La evaluación decide hacer esta sustancia controlada basada en su similitud con las "propiedades famarcológicas" y "los efectos"  del LSD, el DMT y la mescalina. Sin embargo, no se tienen registros de que existan daños a la salud ocasionados por esta sustancia así como tampoco  algún reporte de una muerte asociada al 5-MeO-DMT, si no se cuenta el caso del perro cocker de Laura Mirsch, que al parecer padeció un enajenamiento que le llevó a la muerte (eventualmente) por lamer sapos Bufo Alvarius los cuales secretan 5-MeO-DMT (y también bofotenina). Esto podría ser usado por la DEA como fantasma evidencial (aunque para consumir 5-MeO-DMT hay que secar al sol el veneno secretado y fumarlo porque no es activo vía oral).

Actualmente varios sitios de internet venden sapos Bufo Alvarius y los envían a domicilio en Estados Unidos; aún no se tiene información sobre si será ilegal la posesión de estos sapos (seguramente la venta lo será); tal vez algunas personas puedan ir a la cárcel por tener un sapo.

El 5-MeO-DMT es el miembro más potente de la familia de las triptaminas (su miembro más célebre es el DMT, inmortalizado por Terence Mckenna y Rick Strassman). James Oroc acuñó el término "la mólecula de dios" para referirse al 5-MeO-DMT, después de que el Dr. Strassman llamara al DMT "la mólecula del espíritu".

Aunque la potencia psicodélica del 5-MeO-DMT y, en menor medida del DMT, son inigualables, su duración es mínima, apenas entre 5-10 minutos (en los 60s se dijo que el DMT, por su velocidad en un mundo ajetreado, como una siesta cósmica, era la droga del hombre de negocios, un hombre de negocios que gusta de explorar el tejido holográfico del universo). El Dr. Strassman, que ha realizado uno de los pocos estudios científicos con el DMT en la Universidad de Nuevo México, ha notado que 20 minutos después de consumir este enteógeno todos los signos vitales regresan a la normalidad y que no existe una afectación significativa en el organismo de la persona que lo consume ni un patrón adictivo.

Así describe su experiencia con el 5-MeO-DMT James Oroc, autor de Tryptamine Palace:

"En el capítulo 1 describí la progesión básica del 5-MeO-DMT como moviéndose de una disolución a una serie de fractales en cada exhalación hacia una rápida aceleración de pura luz blanca, seguida de un reconocimiento de la unidad en todo y del amor como principio organizativo del universo. Después, finalmente llegué a una completa disolución - de mi identidad, de mi ego y cualquier concepto en el tiempo- en una conciencia resonante con la mente de dios -conciencia absoluta.

"De eso se trata la experiencia del 5-MeO-DMT: disolución total con la radiación luminosa del campo del punto cero, acompañada de la realización de la verdadera naturaleza de la mente y la realidad. Que permite un entendimiento de que sólo soy capaz de deificar. Es una expresión del atman-Brahman- una disolución de regreso a la ola coherente-cognositiva que es el universo: el reino de la pura forma potencial de la cual surge la actualidad. Es un mundo no-local , un vacío cuántico de energía e información más allá de cualquier descripción humana que forma las bases de la experiencia mística ancestral como de la moderna experiencia de 5-MeO-DMT".

Ver documento de la DEA