*

X

El arte chino de leer el rostro (el metatexto de nuestra interfaz)

Por: pijamasurf - 08/23/2010

La cara humana que graba su pasado y experiencias en el mundo es una interfaz de signos entre la mente y el cuerpo.

Entre los varios alfabetos —el de árboles, el de las estrellas, el de los pájaros— tal vez el del rostro no sea desdeñable. Ninguno tan íntimo y con secretos tan entrañables para un ser humano: el espejo que graba todo lo que se ha reflejado en él. Los chinos llevan milenios leyendo caras y extrayendo información precisa de la personalidad de una persona, rasgos psíquicos proyectados en la faz, sus relaciones interpersonales y su papel en la sociedad. La base de estos conocimientos es que la mente y el cuerpo son dos manifestaciones de un mismo proceso energético y que en todas las cosas existe la polaridad. El rostro se va cincelando no solo por todas las cosas que nos suceden, también por todo lo que pensamos y vemos. No puede más que ser una imagen del mundo que ha vivido en particular y que han vivido sus antepasados en general.

Algunas de estas interpretaciones son parte de un contexto y un paradigma particular, algunas podrán extrapolarse y, como siempre, queda al lector experimentar por sí mismo si le sirven para "leer a las personas".

Para empezar mira tu rostro y divídelo a la mitad. Nadie tiene un rostro perfectamente simétrico. Tu lado izquierdo representa la energía yang o masculina: en un hombre es su yo, sus amigos, hermanos, su padre, etc. En una mujer su relación con el sexo opuesto, su padre, etc., pero no su yo. El lado derecho es lo opuesto, el yin, la energía femenina: en la mujeres su yo, en el hombre, la otredad femenina. ¿Tienes rasgos distintivos en algún lado de la cara, cicatrices, pecas, etc., o una oreja, o un ojo más grande que el otro? Estas cosas son símbolos somáticos de procesos, cualidades y carencias internas.

Si tu lado derecho es más lleno, aunque sea poco, tienes una mejor relación con o te importan más las mujeres de tu vida (o si eres mujer esto podría significar que eres muy egoísta, ensimismada). Lo opuesto si tu lado izquierdo es más prominente.

Según los chinos los puntos vitales son cinco: la barbilla, la frente, cada cachete y la nariz. La nariz representa riqueza, si tienes una nariz derecha con la punta redonda y fosas prominentes de igual proporción, esto significa que tienes o tendrás gran riqueza. Sin embargo, tener las fosas nasales estrechas significa que serás mejor ahorrando y manteniendo el dinero.

Si tu nariz se inclina hacia un lado más que el otro, esto determina en qué estás gastando tu dinero: si se inclina a la derecha es probable que lo estés gastando en cosas de energía yin, tal vez en tu novia, en prostitutas, en productos de belleza, etc. Una nariz proporcionada que acaba toda su trayectoria hacia abajo significa equilibrio.

Los ojos, "la ventana del alma", contienen mucha información sobre la personalidad. Si tienes ojos redondos, bien curveados, eres una persona emocional. Si tus cejas terminan en una curva hacia arriba eres una persona generalmente positiva, lo contrario significa que tiendes al pesimismo. Si los ojos son sumidos, esto significa un mayor relajamiento, pero también cierta inacción, en cambio los ojos salientes son de una persona proactiva y dominante. Los ojos separados son de personas líderes que marcan la pauta, los ojos muy juntos son de personas muy detallistas.

Los labios delgados generalmente son de personas que discuten mucho; los labios profusos indican una tendencia al placer, al amor, a la ternura y la amabilidad. Una boca que tiende hacia arriba es el rasgo de alguien optimista.

Las orejas son muy importantes, por esta razón algunas personas en China se operan las orejas (aunque sea una forma de engañar a las demás personas). Tener marcas o anomalías en la oreja, especialmente la izquierda (porque significa mala relación con el padre) se considera una mala señal. Las personas que saben escuchar bien tienen las orejas planas. En la cultura china tener orejas largas y amplias es considerado una muy buena señal. Si la parte superior de las orejas está más alta que las cejas y además se tiene una frente amplia, esto significa que se tiene un entendimiento y un desarrollo espiritual superior.

Si se tiene una frente pequeña en relación con la mitad inferior de la cara esto significa que una persona es muy aterrizada y práctica. Sin embargo, tener una frente amplia es algo deseable. En esa frente, como en una playa, pueden anidar la aves de buen agüero y recargar su vuelo.

[Environmental Graffiti]

Con la llegada del tercer replicante, depués del gen y el meme, la información podría dejar de necesitar nuestro cuerpo para propagarse, mejorando su algoritmo encarnando en la inteligencia artificial: la autoconciencia de cada bit.

El escritor William Burroughs decía que “el lenguaje es un virus del espacio”, aunque esto suena algo extraño -y Burroughs era un tipo extraño-, es posible que esta frase codifique una profunda epifanía. La información vino del espacio originalmente y ha llegado para quedarse (replicarse). Las condiciones están dadas para que precursores del ADN, partículas de nano-cristales autorreplicantes, se generen en nebulosas galácticas, y se ha demostrado que bacterias viajando en meteoros pueden atravesar grandes distancias y podrían haber origindado la vida en la Tierra, pero, más allá de esto, la información de los elementos que se combinaron en los albores de la Tierra para dar lugar a la vida ciertamente vino del espacio: del sol, y a su vez, del centro de la galaxia, ad infinitum. Es posible entonces, extendiendo un poco nuestra visión generacional, decir que:

“La información es un virus que vino del espacio”.

Este enunciado puede o no signficar mucho por sí solo, pero esto es lo que plantearemos, extrapolando de la teoría del Tercer Replicante de Susan Blackmore: que la información nos está usando a nosotros (y a cualquier otra entidad) como vehículos para reproducirse, de la misma forma que un virus utiliza un cuerpo (Blackmore dice que el lenguaje es un parásito). Podemos pensar que nosotros estamos usando a la información para evolucionar, ¿pero cómo estamos tan seguros de que no es la información la que nos está usando a nosotros?

En algunas corrientes filosóficas de oriente se dice que en realidad no existe el “yo” que experimenta algo, lo que existe es la conciencia universal experimentándose a sí misma de la forma más diversa (lo que crea la ilusión de ser seres divisibles con "yos": ¿estás seguro de que existe un pensador detrás de los pensamientos?). La información podría ser esa conciencia universal - copiándose a sí misma para que en las copias se generen errores, lo cual permite el surgimiento de nuevos diseños-y nosotros la red computacional por la cual se expande.

El virus informativo que se replica por nuestro planeta y que podría estar haciéndolo por todo el universo puede ser solamente la evolución de esta información genetica (egoista en términos de Richard Dawkins), pero podría ser también el virus de la divinidad evolucionando al punto de que un solo ente procese la totalidad de la información del universo.

Ervin Lazo dice que la información es el software del universo y la energía es el hardware (Lazlo es sólo uno de los muchos físicos que consideran que la información es el bloque fundacional del universo, incluso más básico que la energía). Veremos esto analógicamente desde la teoría de la coevolución entre los genes y los memes: como estos replicantes programan cuerpos -hardware- por los cuales pueden seguir diseminándose.

Susan Blackmore sostiene que mientras la materia y la energía del universo no pueden aumentar (según las leyes de la termodinámica), la información sí. Este enunciado es discutible desde el punto de vista de la filosofía mística –los campos akashikos, etc.- y desde la teoría cuántica de David Bohm, donde el universo es un holograma en el que cada parte contiene la totalidad de la información. Pero desde un punto de vista evolutivo tiene sentido y podemos entenderlo como un proceso de complejificación de la información (similar a lo expresado por North Whitehead, Chardin y Mckenna). El universo como proceso de expresión de toda la información potencial (de esta forma la información podría estar ya contenida en todas las cosas, pero evolucionaría a crear los vehículos necesarios para su máxima expresión).

Que los genes son los replicantes mientras que los animales y las plantas solo son los vehículos, interactores o fenótipos queda claro porque la información génetica se copia a través de generaciones mientras los vehículos o interactores viven y mueren sin ser copiados: creaturas efímeras construidas con la ayuda de pequeños codones de ADN, que se mantienen asalvo en el interior de estas máquinas de genes. En otras palabras tu cuerpo, y lo que llamas yo, al menos desde el punto de vista de esta realidad, no subsisten, mientras que la información que los generó sí.

Susan Blackmore nos dice que la Tierra podría haber sido un planeta de solo un replicante, pero una de esta máquinas de genes, el hombre, empezó a imitar. Cuando nuestros ancestros empezaron a imitar desencadenaron un nuevo proceso evolutivo, basado no en genes sino en un segundo replicante: los memes, que coevolucionaron con los genes transformándonos en máquinas meméticas y compitiendo entre ellos para ser selccionados. La mimética nos hizo meméticos.

Los memes son “aquello que es imitado” o lo que sea que es copiado cuando una persona imita a otra. Esto puede ser canciones, historias, hábitos, habilidades, tecnologías, teorías científicas, sistemas financieros, organizaciones: todo aquello que hace a la cultura humana. Por esto se dice que los memes son genes culturales y medios de evolución epigenética. Aunque el padre de la teoría memética, Richard Dawking, está en contra de la interpretación de Rupert Sheldrake, Sheldrake teoriza que los memes se transmiten a distancia dentro de una especie a através de campos informativos – como la gravedad es un campo- y de esta forma pueden crear mutaciones genéticas de forma horizontal sin tener que ser transmitidas de generación a generación.

Blackmore señala que en el siglo XXI estamos viendo la aparición de un terecr replicante que llama temes o memes tecnológicos. Esto es información digital almacenada, copiada, variada y seleccionada por máquinas. Los humanos gustan pensar que son los diseñadores, creadores y controladores de este mundo emergente pero en realidad son puentes hacia el siguiente replicante. (Una lectura de esto podría ser que la información, en su evolución, habría utilizado a los hombres para construir máquinas en las cuales puede copiarse de forma más efectiva, es decir, para crear la inteligencia artificial, ¿una entidad en la cual puede volverse consciente en cada parte, en cada bit?).

La terecer étapa replicante discurre bajo la lógica de que mientras los memes: una canción, un auto o un libro, no se pueden copiar a sí mismos, y de esta forma variar y seleccionar su propia información, los temes, encarnados por las computadoras, sí.

Según Susan Blackmore nuestras computadoras empiezan a realizar estos procesos claves para la evolución. Las computadoras manejan grandes cantidades de información con extraordinaria fidelidad copiando y almacenando. Buena parte de la variación y la selección son realizados por humanos, con sus deseos biológicamente evolucionados, pero esto está cambiando. Ya existen computadoras capaces de recombinar viejos textos paar crear nuevos ensayos y poemas o traducirlos para crear nuevas versiones y seleccionar entre vastas cantidades de texto e imágenes, como lo hacen actualmente los motores de búsqueda. Cada pregunta (o query) a un buscador hace que este combine y seleccione una nueva serie de elementos dependiendo de sus propios algoritmos. (¿Está vivo Google? ¿Será la primera entidad cibernética inteligente?)

Por el momento somos nosotros los que programamos estos algoritmos y proveemos la energía necesaria para que funcione el Internet y las computadoras. Pero Blackmore cree que podríamos ser cada vez menos necesarios para la propagación de los temes. Sin mencionarlo, es evidente que la frontera es la inteligencia artificial. El axioma original de los hackers es que la información está viva y quiere ser libre. Aunque esto suene a la más pura y radical ciencia ficción, es posible que la información que nos creó en un futuro nos considere obsoletos (o nos integre a las computadoras), encontrando un mejor medio para continuar su indetenible evolución. Tal vez la única forma de detener esto, como humanos, es mutar antes y más rápido que las máquinas, para que nuestro cerebro pueda seguir acomodando este virus cósmico que algunos llaman evolución y otros Dios.

Twitter del autor: @alepholo