*

X

Confirman ADN extraterrestre en cráneo de niño de hace 900 años

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/14/2010

Las pruebas realizadas al cráneo del llamado “niño de las estrellas” parecen confirmar la presencia de material genético de otro planeta

Resultados preliminares de un nuevo examen genético realizado a un esqueleto de un niño que data de hace 900 años, conocido como “el niño de las estrellas”, han confirmado la presencia de ADN no humano en el hueso. Ya en 2003 se había practicado un examen similar que había permitido extraer ADN de la mitocondria, lo cual implicaba que la madre de este niño si fue humana. Sin embargo, no se había logrado recuperar su material genético nuclear, el cual resulta tanto del padre como de la madre. Esto sugería la posibilidad de que su padre no fuera humano pero la tecnología de aquel entonces no les permitió comprobar esta suposición.

Ahora, en 2010, ha habido múltiples avances en los procesos de análisis y recuperación de material genético. Estos permitieron finalmente recuperar el ADN nuclear del niño de las estrellas, y aparentemente se confirmó la presencia de material genético extraterrestre.

Muestra de gel

Afortunadamente para muchas de estas especies ya existen genomas completos de las secuencias núcleotidas, y por ello es que el ADN del niño de las estrellas puede ser contrastado con la base de datos en busca de configuraciones genéticas similares. Gracias a esto se comprobó que 265 pares de ADN corresponden perfectamente con el cromosoma humano, demostrando que parte de la genética nuclear de esta muestra corresponde a un humano. Este dato se comprueba en la primer hoja.

Las siguientes fotos de pantalla fueron tomadas de la base de datos del Instituto Nacional de Salud (NHI) de Estados Unidos. Esta base, abierta a todo público, es un archivo centralizado de “toda” la información genética recabada por científicos alrededor del mundo, y ahora esencialmente cubre la data genética que se ha registrado de todos los seres vivientes que han sido estudiados, incluyendo virus, bacterias, crustáceos, peces, animales, plantas y humanos.

Sin embargo, en la segunda hoja, confirmamos que existen otros 342 pares de ADN que no concuerdan con alguna muestra genética registrada en un ser vivo de nuestro planeta. “No significant similarity is found” es la leyenda que arroja la base de datos. Y más allá de que seguramente para muchas personas esta noticia será casi imposible de considerarse seriamente, lo cierto es que en unos años este descubrimiento podría formar parte de los textos escolares alrededor del mundo.

El grupo encargado de este descubrimiento, cuya información engloba el sitio starchildproject.com, ha enfatizado en que el resultado ha sido verificado una decena de ocasiones para eliminar probabilidades de algún error. Por esta razón confían en que en cuestión de semana o quizá un pocos meses, las autoridades científicas estarán obligadas a aceptar las pruebas que se han generado en torno al caso.

Desde hace aproximadamente una década el caso del "Niño de las Estrellas" causó polémica entre la prensa de diversos países. Al parecer el cráneo fue hallado en 1930, en Chihuahua, México. Desde 1999, año en que le fue entregado el cráneo por una pareja de Texas, el investigador Lloyd Pye se ha hecho cargo del proyecto. Con 900 años de edad y perteneciente a un niño de 4 a 5 años, muestra una dimensión cerebral mucho mayor a la de un hombre adulto, y además presenta una estructura ósea especialmente ligera pero bien conservada. Hasta ahora los escépticos han señalado que el niño podría haber padecido hidrocefalia, sin embargo habrá que esperar a ver la reacción de la comunidad científica ante este importante paso en el desarrollo de la investigación sobre este caso.

via Ufo Blogger

Una elegante selección de imágenes en blanco y negro registran las más sensuales fotografías de Saturno durante este verano.

Saturno se caracteriza por ser un planeta introvertido, elegante y liviano, casi fantasmagórico. Es miembro, junto con Júpiter, Urano y Neptuno, del grupo de planetas conocidos como los “gigantes de gas”. Su linaje mitológico se remonta al dios romano homónimo, el Cronos de los griegos, Shani en la mitología Hindú y el dios Ninurta para los babilonios.

Internamente, su constitución física se integra por un núcleo de hierro, níquel, silicón y compuestos de oxígeno, mezcla protegida por capas de hidrógeno metálico y helio líquido. Finalmente lo cubre un gigantesco manto de gas. El campo magnético de Saturno se origina, precisamente, de las corrientes eléctricas que surfean y se reavivan a través del hidrógeno metálico.

Los paisajes saturnales configuran atmósferas que son moldeadas por los vientos que alcanzan intempestivas velocidades, superando los 1,800 km/h. La masa central de Saturno está rodeada de nueve anillos concéntricos, compuestos de hielo, roca y polvo, y su extravagante personalidad la flanquean 62 lunas, haciendo de este el planeta consentido de la señoritas lunares.

Janus —arriba— y Rhea —abajo— son dos de las 62 lunas que merodean en torno a Saturno.

Impregnado de ráfagas de viento y tormentas eléctricas, su atmósfera está compuesta de una fusión de hidrógeno con pequeñas cantidades de helio y metano. Saturno es el único planeta de nuestro sistema solar cuya densidad es menor al agua (en más de un 30%).

Encélado, tal vez la luna más coqueta de Saturno, muestra una textura tatuada provocada por las regiones de actividad geológica. Es uno de los cuatro cuerpos en nuestro sistema solar donde se han registrado erupciones volcánicas. Debajo de su capa de hielo hay un oceáno líquido, lo cual favorece la posibilidad de que albergue algún tipo de forma viviente.

Las ondas que se dibujan en sus anillos son provocadas por la interacción de las fuerzas que irradian sus lunas. Por ejemplo, la influencia de la luna Daphnis provoca que uno de sus extremos, el exterior, orbite con mayor velocidad que el extremo interno, y precisamente de este desfase surge la poesía dinámica de los anillos saturnales.

Una imagen de la luna Encélado emitiendo hielo y otros gases hacia la atmósfera desde su polo sur, un proceso conocido como criovulcanismo. El Sol, ubicado al otro lado de la luna, permite que los fragmentos de hielo se iluminen, sintonizando un patrón de puntos luminosos.

Saturno, sabbat, sat naam... Saturno, sabbat, sat naam... Saturno, sabbat, sat naam...

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Imágenes del NASA/JPL/Space Science Institute