*

X

Aumenta población de cerdos salvajes radioactivos en Alemania

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/08/2010

Como parte del legado de Chernobyl, la población de cerdos salvajes con altos niveles de radioactividad siguen poblando los bosques de Alemania

Han pasado ya 25 años desde el desastre nuclear en la planta de Chernobyl y los efectos de esta tragedia aún repercuten en la fauna y flora europea. Al parecer la población de cerdos salvajes o jabalíes que habitan en los bosques alemanes y muestran altos niveles de radioactividad sigue aumentando.

Muchos de estos animales se alimentan de trufas que se encuentran contaminadas ya que han absorbido los residuos radioactivos del subsuelo. El gobierno alemán ha establecido una política de rembolsar a los cazadores que apresan a cerdos radioactivos y, de acuerdo con el Der Spiegel, representa un grave problema de salud el en sur de Alemania:

“Muchos de los jabalíes que son cazados terminan en mesas alrededor de Alemania, pero esta prohibido la venta de esta carne ya que contienen altos niveles de caesium -137, material radioactivo. Pero en algunas áreas del país, en especial en el sur, los cerdos salvajes muestran mayores niveles de toxicidad.”

via Der Spiegel

El arquetípico animal grande huye del arquetípico animal pequeño, que forma una relación simbiótica con una especie arbórea que de otra forma sería destruida por los elefantes.

En un curioso caso que parece provenir más de una caricatura que de la realidad, investigadores han descubierto que los elefeantes rehuyen a las hormigas y que éstas forman una relación de simbiosis con las acacias en África. Estos árboles han desarrollado la táctica más efectiva para impedir que los elefantes los destruyan. Las plantas en África utilizan varios mecanismos de defensa contra los demoledores paquidermos: espinas, venenos o la capacidad de volver a crecer rápidamente, pero ninguna supera la de la Acacia drepanolobium, que provee alimento y alojamiento en sus "espinas silbantes" a las hormigas, las cuales, a su vez, alejan a los inmensos mamíferos.

Este episodio de la saga de David contra Goliath en la naturaleza parece tener que ver con la sensibildiad que tienen en el interior de sus trompas los elefantes, y la inmensa molestia que las hormigas representan, aunque son miles de veces más chicas. Al fin de cuentas no son los ratones, son las hormigas las que corretean a los elefantes. Las hormigas está programadas para atacar a cualquier animal que se acerque a las acacias.

Los investigadores Jacob Goheen y Todd Palmer del Mpala Research Centre en Kenia probaron eliminando las hormigas en algunas acacias y dejándolas en otras y notaron que aquellas que no tenían hormigas fueron dañadas por los elefantes y las que sí mantuvieron hormigas se mantuvieron intactas en mayor medida.

Los elefantes son un problema en África y en otros países de Asia porque destruyen las cosechas, esto genera que algunos pobladores los maten; usar hormigas para alejarlos parece ser una mejor estrategia.

Vía Discover Mag