*

X
Un grupo de maleantes californianos fueron convertidos a la religión del amor por el LSD, dejaron la violencia y se dedicaron a esparecir la psicodelia ('orange sunshine') de forma masiva, fueron a Hawai y a Afganistan, fundaron un imperio de hash y en el transcurso cayeron en las garras de la CIA.

Aunque esta historia parece un pastiche de todos los temas más seductores y sensacionales de los sesenta y setentas, de la revolución psicodélica, literalmente sexo, drogas, surf, Buda, California, conspiraciones, Tim Leary, la CIA, una red de tráfico de hashish Laguna Beach-Afganistan, el sol de Hawai y la marihuana maui-waui, Jimi Hendrix y los extraterrestres... Todo esto y más tiene esta historia, una de las grandes historias de la contracultura y de cómo un país se encendió y a la vez se perdió. En torno a este axis está La Hermandad del Amor Eterno (The Brotherhood of Eternal Love), una mafia-religión alimentada por las ideas de paz y amor de Tim Leary que se convirtió en una de las organizaciones de narcotráfico más grandes de Estados Unidos y la número uno en cuanto a venta de LSD.

El libroOrange Sunshine: The Brotherhood of Eternal Love and Its Quest to Spread Peace, Love, and Acid to the World, de Nicholas Schou (entrevistado por Ralph Metzger de Dangeous Minds, en el video) es el pretexto perfecto para recordar lo que la policía de Estados Unidos llamaba la "mafia hippie".

La Hermandad del Amor Eterno tuvo sus orígenes entre un grupo de amigos de Anaheim que a finales de los cincuenta empezaron a llevar una vida de criminales de poco monta. Muchos de ellos eran surfers o motociclistas, se rodeaban de mujeres lindas y se habían curtido peleando en la calle. Su líder, el granjero John Griggs asaltó a un productor de cine en Hollwyood y le quitó su LSD de Sandoz. Días después él y sus amigos se subieron a las montañas y probaron el caliz. Ocurrió una teofanía, los rudos maleantes se convirtieron a la religión del amor y abdicaron de la violencia y las drogas duras.

Griggs y sus amigo empezaron a correr la voz, a decirle a su banda que dejaran de pelear, utilzaran el LSD y se fueran a vivir al desierto o al bosque, bajo la máxima de Leary: "Turn on, tune in, drop off". En 1965 la Hermandad se convirtió en Iglesia, la Iglesia del Amor Eterno, justo cuando se prohibía el LSD. Para mantener su alegre estilo de vida la hermandad vendía hashish, marihuana y LSD. Organizaban safaris de surf a México por marihuana. Al LSD lo bautizaron Orange Sunshine, pastillas naranjas potentemente confeccionadas, que daban a niveles industriales. Iban a Afganistán por el hashish, compraban autos en Alemania, los conducían a Afganistán y luego los envíaban en barco, tenían un arreglo con la gente de aduanas.

Uno de sus métodos favoritos de dealear era meter el hash dentro de las tablas de surf, algo que les enseñó Mike Hynson, uno de los surfers de la película "Bruce Brown's Endless Summer". La Hermandad estaba muy impresionada por el sumo sacerdote del LSD, Tim Leary, y le llevaban marihuana su casa en Milbrook. Mientras tanto se habían mudado a Laguna Beach, donde superaban por completo a la policía y hacían ceremonias ritualizadas de LSD con motivos religiosos sincréticos. Proclamaban el amor eterno de los grandes maestros como Cristo y Buda, mientras bailaban desnudos y apilaban buenas cantidades de dinero, inlcuso llegaron a fondear al mismo Leary.

La Hermandad quería que Leary se fuera a vivir con ellos a una isla donde implementarían una utopía (y seguramente se llevaría toneladas de marihuana y LSD), pero el hierofante psicodélico no quería dejar la civilización, que era donde las cosas estaban pasando. El interés de Leary por la Hermandad se dio ya que justamente Leary había predicado en Harvard que el LSD podía reformar a los criminales presos; algo que probó con la psilocibina pero luego fue expulsado de la universidad. Griggs y sus secuaces justamente eran la prueba viviente de esto (aunque seguían cometiendo actos ilegales, habían dejado la violencia; eran ilegales sólo para el sistema). Leary atraído por esta evangelización psicodélica pasó tiempo con la Hermandad en Orange County. Ahí la Hermandad lo trató como rey, dosificándolo con la mejor ganja, el mejor hash, LSD cristalino, elíseo, y seguramente lindas chicas (aunque Leary tenía novia, Rosemary, una ex modelo).

Más tarde convencieron a Leary de irse a vivir por varios meses con algunos de los miembros de la Hermandad a un rancho de Iowa, donde establecieron una comuna. El idilio orgíastico en Iowa fue interrumpido por la muerte de una chica de 17 que se ahogó mientras estaba en LSD. Y por la muerte, dos semanas después, en 1969 de John Griggs, de quien Tim Leary había dicho "tiene el carisma, el brillo en los ojos... es un santo".

Algunos miembros de la Hermandad se habían vibrado con Griggs por irse a Iowa con Tim Leary, argumentando que juntar al hombre más asociado con los psicodélicos en Estados Unidos con el grupo que más vendía psicodélicos era una bomba de tiempo. Siguiendo el sol, las olas y las nenas, buena parte de la Hermandad acabó en Maui, en Hawai. El plan era vender marihuana vía México y llevar su yate a Afganistán por más hashish, pero sucumbieron ante los encantos de la isla y empezaron a sembrar ganja y surfear las olas.

En Hawai se precipitó la debacle de la hermandad. En 1972 se filmó la película "Raibow Bridge", dirigida por un alumno de Andy Warhol, Chuck Wein, y en la que aparece tocando sobre un volcán Jimi Hendrix. La película realizada en Maui, tierra de la "Brotherhood of Eternal Love", incluyó a algunos hermanos de esta hippie mafia en tomas comprometedoras haciendo lujo de su arsenal de cannabis. La película trata sobre el despertar espiritual de un hombre detonado por la música de Hendrix y la intervención de una hermandad de seres extraterrestres. De hecho corre el rumor de que durante la filmación se grabaron unos OVNIs, pero luego los rollos misteriosamente desaparecieron.

Semanas después del estreno de la película se realizó una redada en California, Hawai y Afganistán y arrestaron a buena parte de la llamada "mafia hippie". Sin embargo, algunos siguieron operando por mucho tiempo de una forma más desarticulada. Se calcula que la Hermandad ganó más de 200 millones de dólares.

Pero no todo fue amor y sol para la Hermandad, después de la misteriosa muerte de Griggs en Iowa en 1969 (algunos dicen que fue por una sobredosis de psilocibina, lo cual es improbable; otros PCP de los Hell's Angels, ¿quizás la CIA?), apareció el enigmático Ronald Hadley Stark, quien se presentó con un kilo de LSD. Stark decía tener conexiones en Paris y en el Tibet y estar implementando una red internacional de LSD, era políglota y parecía tener relaciones en todos los lugares indicados. Demasiado bueno para ser cierto. Sin embargo, la Hermandad distribuyó el "orange sunshine" de Stark, fabricado en París, de forma exponencial.

La CIA había iniciado sus pruebas con LSD en programas de control mental como el MK-ULTRA desde la década de los 50. Ken Kesey, quien había sido parte de estos experimentos, y sus Merry Pranksters fueron parte también de la distribución masiva del LSD. Existe una fuerte teoría de que la CIA fomentó la distribución del LSD infiltrando agentes en el movimiento hippie y agenciándose las ganancias. Stark, todo indica, era un agente de la CIA.

La figura de Ronald Handley Stark es digna de investigarse a fondo, la información es confusa en respecto a este hombre. Algunos dicen que hablaba hasta diez idiomas, era amigo de la poderosa familia Whitney, de la mafia japonesa, había descubierto una nueva forma de producir LSD (se dice que es responsable de 20 millones de dosis, el máximo productor de la historia), se dice que era un refinado artista, pero cuando estaba en Nueva York cambiaba totalmente de apariencia: en California se vestía de camisa hawaiana y le hablaba a la Hermandad como si fuera uno de ellos, en Nueva York se juntaba con la aristocracia, era amigo de los fundadores de "The Process Church of the Final Judgement" entre la cual desfilaron tanto Charles Manson como los Beach Boys (el grupo de Manson, "encendido" en LSD mataría a Sharon Tate). Al final parece que Stark acabó on buena parte de los ingresos de la Hermandad; logró infiltrarse al control de mando haciéndolos creer que como ellos quería el amor y la paz, aprovechando que después de todo los miembros de esta mafia estaban viajando en fuertes cantidades de psicodélicos. Cuando fue arrestado en 1975 por vender drogas en Europa, el magistardo italiano Giorgio Floridio ordenó que fuera liberado, al tener evidencia de que Stark era empleado del gobierno de Estados Unidos.

La historia de cómo la CIA participó creando el "problema de las drogas" en Estados Unidos quedara para el siguiente episodio. Por ahora nos quedamos con este extraño culto al sol, al sexo y a los psicodélicos, que buscaba el amor eterno y la diversión eterna, pero eso no podía durar para siempre.

 

Twitter del autor: @alepholo

Acid Dreams: the Sixties, the Hippies and the CIA

How the US Government Created the Drug Problem

Ronadl Hudley Stark: The Man Behind the LSD Curtain

 

'La Molécula del Espíritu': el matemático Ralph Abraham habla sobre las entidades del DMT

Psiconáutica

Por: Terence Macoña - 07/30/2010

El maverick de las matemáticas del caos, Ralph Abraham, nos habla de su experiencia con las entelequias del DMT, parte del esperadísmo documental "DMT:The Spirit Molecule".

El documental más esperado por la comunidad psicodélica en la la últimoa década está por estrenarse en octubre. Basado en el trabajo del doctor Rick Strassman y con la participación de eminencias en torno a la cultura visionaria y la exploración de realidades alternas, la carta royal del psyfamily: Stan Groff, Dennis Mckenna, Alex Grey, Douglas Rushkoff, Ralph Metzner, Erik Davis, Daniel Pinchbeck, Graham Hancock, Ralph Abraham etc. Esta alineación de cracks (el crack en el espejo interdimensional) no son solamente trippers interesados en las drogas, son expertos en los campos más radicales e innovadores del pensamiento humano: la matemáticas del caos y fractales, la etnobotánica, el tecnoshamanismo, la psicología transpersonal, la pintura enteógena, los sistemas sociales holísticos, la teoría de medios y la neuroprogramación,etc. Todos unidos por uno de los misterios en el centro de la existencia humana: la dimetiltriptamina, el psicodélico más potente que da la causalidad que es secretado por el cerebro humano.

En este sneak preview, el matemático del caos Ralph Abraham, quien escribiera un libro con el embajador del DMT, Terence Mckenna y el biólogo Rupert Sheldrake: "Trialogues", la más amena conversación para salir de tu habitación y enfrentarte con el hiperespacio que te aguarda ubicuo. Abraham en una parte de este docu, habla de que le sorprende tremendamente como la realidad se sostiene, como es increíble que cuando sale de su casa su auto sigue ahí. Creo que es uno de los más simples y brillantes asombros ante la inexplicable consistencia del mundo macroscópico cuando en realidad estamos compuestos de fantasmas superluminales que se comportan como magos infinitesimales: los muy bizarros quantums. Sí, es increíble que mi encendedor siga ahí cuando lo busco en la bolsa (es increíble que esa flama me pueda llevar a Sirius en siete segundos); es increíble que más o menos todos percibamos, hasta cierto punto, las cosas de forma similar. Decía Castaneda, vía Don Juan, que en algún momento fue conveniente para nuestra supervivencia (¿o fuimos programados a?) estrechar el campo de percepción, limitarlo a cierta banda de frecuencias y estandarizarlo. "El misterio no es lo que percibimos, es lo que nos hace percibir".

Abraham en este video relata la diferencia entre el LSD y el DMT y de una forma calma nos revela quids de la experienca del DMT con una claridad libre de hipérboles y euforias lingüísticas, preciso en el trompo del enigma.

Según Abraham, el DMT abrió una ventana para sus experiencias con el LSD que antes estaba cerrada, es decir, después del DMT, sus viajes de LSD ampliaron su capacidad de navegar diferentes panormas de conciencia. El LSD como la mescalina y la psilocibina están más cerca de la realidad ordinaria, el DMT es difícil de relacionar a esta realidad o compartir en un lenguaje en común. En los viajes de psilocibina la realidad está exornada con campos vibratorios, donde puedes ver la conexión entre la realidad ordinaria y esta realidad aumentada. Pero el DMT, dice Abraham, es completamente otro lugar, por lo cual es difícil obtener un significado de estas experiencias, en el DMT, Abraham, que usa las matemáticas como referente de sus viajes, "veía u campo vibratorio, como una gráficas computacionales fractales, que estaban animadas a alta, media y baja velocidad, asi que habían bandas en un diferentes espectro de velocidad y estas actividades a diferentes velocidades aparentaban ser diferentes inteligencias transmitiendo diferente categorías de informacion, podías ver actividades coordinadas en diferentes regiones que estaban coordinadas al punto que tenían que ser un a inteligencia o una entidad, que en la realidad ordinaria solo sería aceptado como una entidad si estuviera conectado, es decir si tuviera un cuerpo, pero esta entidad no sólo tenía más de un cuerpo, estaba dispesrada en el espacio de forma fractal con cierto color y frecuencia, era una dinámica informática, y con el LSD, antes del DMT,las imágenes que veían eran de geometría euclidiana".

Sumamente interesante lo que Abraham nos dice, nos introduce una entidad de campo fractal de geometría hiperdimensional que parece estar dispersa en el espaico de forma holográfica, conectada entre sí a través de un entrelazamiento cuántico, parece casi que esta entidad es el espacio mismo, es los fractales, las imágenes cambian e interactúan de forma inteligente con el usario. El ser se revla como algo fluído, un proceso sin epidermis, interpenetrado por los campos energéticos del universo. Pero esos campos a su vez están interpenetrados de una rara cuota de mente lúdica (o al menos aparenta bizarra y lúdica al no poder sondearla del todo, en el encuentro radical con el Otro).

Abrahams habla de una especie de programa computacional, una realidad virtual fractal. Esto el algo común a los psiconautas del N,N DMT, no tanto del 5-MeO DM, pero nos hace pensar en una cuestión insoslayable: aunque pensamos que en realidad estamos despiertos y concientes de lo que está pasando siempre existe la posibilidad de que estemos inmersos en un juego, en un sueño, en la mente de un demiurgo o de una entidad que se ha convertido ella misma en los límites del programa y que no podemos ver que hay detrás de este programa, no somo conscientes del todo que estamos en un programa, como cuando soñamos y no nos damos cuenta que estamos soñando. ¿Tal vez algún día despertemos de este sueó un poco más largo? El DMT aterradoramente y epifánicamente nos hace hacer girar esa moneda en la mente ¿programa de realidad virtual o realidad autónoma?... y es una moneda que nunca cae, que es águila y serpiente, acaso porque la mueve alguien y puedes ser tú, tu espíritu o alguien más, suprarreal, misterioso y truculento controlador y/o fuente inefable de luz ilimitada.