*

X
La nueva entrega del "Diario de un Joven Comedor de Psicodélicos" nos cuenta sobre el bicho de tacuara, posiblemente el primer insecto psicoactivo conocido en el mundo.

Alguna vez empecé a escribir una historia sobre unos adolescentes que tenían una especial afición por los psicodélicos: en una escena uno de ellos recibía una sorpresiva visita de un amigo que se suponía estaba en el Amazonas. Tenía algo en la lengua, estaba morada. Se suponía que había ido a tomar ayahuasca. Emocionado por conocer sus aventuras con esta liana cósmica, el anfitrión lo cuestionaba impacientemente. El otro le decía que no había encontrado ayahuasca pero que había encontrado otra cosa y sacaba un caracol, también con un sello morado. Entonces observaba que tenían un pequeño gusano en la lengua. El gusano, le decía, era una potenete droga psicodélica que permitía viajar en el espacio: justamente a través de agujeros de gusano o wormholes.

Esta torpe tentativa que ahora sirve de introducción me regresó a la mente el otro día cuando navegaba por la página del Dr. Cliff Pickover, el matemático psicodélico que, entre otras cosas, plantea la teoría de que la visión de la zarza ardiente (de dios) de Moises fue generada por el DMT en la glándula pineal del profeta (detonación enteógena) . En la página del buen doctor, me encontré con un link que decía “Hombre come intestinos de gusano psicoactivo para ver nuevos universos” (Man eats psychoactive worm intestines to see new universes).

Debo de confesar que al hacer click sentí esa vaga electricidad que anticipa la contemplación de algo que nos excita (sí la contemplación mémetica de un gusano psicoactivo me excita). Pense en ese instante sináptico amplificado en la posibilidad sincromística de que el universo pudiera generar un gusano que justamente permite atravesar agujeros de gusano hacia otras dimensiones. Al universo le gustan los símbolos y las autorreferencias ¿por qué no un gusano justamente como vehículo para un viaje interdimensional a través de lo que el hombre ha llamado “wormholes”? ¿Si comieramos luciérnagas para viajar a las estrellas?

Este gusano hipotético es el “bicho de tacuara”, una larva que se alimenta del bambú, que además de delicioso parece tener propiedades psicoactivas, pero que, lamentablemente, su uso parece haber sido olvidado. El bicho de tacuara es descrito en la literature por el explorador Augustin de Saint Hilaire, en 1824:

“Cuando estaba entre los Malalis, en la provincia de Minas (Gerais), se hablaba mucho de una larva que consideraban como un alimento delicioso, el cual es llamado “bicho de tacuara” (tacuara es bambú) porque se encuentra en los tallos de los bambúes, pero solo cuando tienen flores. Algunos portugueses que han vivido con los indios valoran estos bichos no menos que los mismos nativos; los derriten en el fuego para que tomen una masa aceitosa y así los prserevan para usarlos en su comida. Los Malalis consideran la cabeza del bicho de tacuara como un veneno poderoso; pero todos están de acuerdo, en que esta creatura, seca y reducida a polvo, constituye un poderoso remedio (para curar las heridas). Si uno le debe de creer a los indígenas y a los portugueses, no es sólo para este uso que se conservan los bichos de tacuara. Cuando las emociones los vuelven insomnes se tragan uno de estso bichos secos, sin la cabeza, solo el tubo intestinal, y caen en una especie de sueño extático, el cual muchas veces dura más de un día, similar al de los orientales cuando toman opio en exceso. Dicen al despertar de sus sueños que vieron bosques espléndidos, comieron deliciosas frutas y cazaron sin esfuerzo las más preciadas presas; pero estos Malalis añaden que solo indulgen rara vez en este placer debilitante".

Saint-Hilaire, Augustin F.C.P. de (1824) Histoire du Plantes les plus remarquables du
Bresil et du Paraguay.

Al parecer el uso de esta larva que mide hasta diez centímetros y se convierte en la mariposa Myelobia (Morpheis) smerintha (¿fumar mariposa, o fumar larva para una crisálida astral?) ha sido perdido, lo que se podría explicar por el hecho de que la cultura Malalis prácticamente ha desaparecido. Según la descripicón hecha por Saint-Hilaire, la sustancia activa de este bicho podría estar en sus glándulas salivales.

Evidnetemente es necesario estudiar estos insectos par aver si en realidad tienen una propiedad psicoactiva. De tenerla se convertiría en el primer insecto psicodélico conocido. (Algunas personas consideran a los alacranes psicodélicos, algo que, sin contar la posibilidad de su veneno, puedo atestiguar que no es cierto; fumar alacranes fue uno de esos ociosos pasatiempos de una noche de verano; sí un mareo (un buzz), una afectación; pero de ninguna forma similar a las grandes familias alucinógenas como las indolealkilaminas) .

Sin embargo existen otros animales que sí contienen propiedades alucinógenas poderosas, el pez sarpa salpa, o pez de los sueños, al parecer tiene un efecto alucinógeno similar al del LSD. Y, sobre todo, el sapo Bufo Alvarius contiene, precisamente en sus glándulas salivales, el más poderoso psicodélico conocido por el hombre, el 5-MeO DMT. De este poderoso sapito, escribiré en mi siguiente blog: “Me acuerdo de la prmera vez que fume 5-MeO DMT (la mólecula de dios)".

Hojas de Triptamina: Diario de un Joven Comedor de Psicodélicos

Por varios siglos en Europa la práctica de usar momias como una droga milagrosa estuvo ampliamante difundida; trazos de una psicodinámica en el consumo de cuerpos momificados.

Hace un par de siglos un hombre podía llegar con su "dulce boticario", como Shakespear llamaba a los dealers, y pedir un poco de momia para consumirla en casa y obtener múltiples beneficios. Mind Hacks nos comparte un artículo del Proceedings of the Royal Society of Medicineque documenta el uso de momia como una droga del siglo 12 al siglo 18, al menos.

El gran Avicena enlista entros los beneficios de consumir momia remedios para: erupciones, fracturas, parálisis, infecciones de garganta, de los pulmones, del corazón, debilidad del estomaco, trastornos del higado, y como antidoto para venenos. Añade que la momia generalmente se mezcla con un vehículo conveniente como el vino, la mantequilla o el aceite. También se ha documentado que se mezclaba con mirra  y con menta.

Originalmente se creía que las momias egipcias eran preparadas con betún, y de esta sustancia se creía se obtenían grandes beneficios. Sin embargo, esto es erróneo ya que las momias no eran prepardas con betún. La palabra momia luego dejo de ser asociada con el betún y los beneficios se transfirieron a todo tipo de piel.

La dificultad de encontrar momias, pues ciertamente no puede conseguir una momia egpicia de miles de años en tu tienda más cercana, creó una industria espuria, similar al mercado de las drogas actualmente donde se reemplaza el MDMA del éxtasis con anfetaminas u otras sustancia. En el texto del Proceedings of the Royal Society of Medicine se escribe que un judío de Alejandría utilizaba cadáveres de esclavos y los llenaba de betún, luego secaba los cuerpo al sol y vendía dosis de "momia" en el mercado negro.

El escritor inglés Sir Thomas Browne escribe: "Las momias han sido mercantilizadas, misraim cura heridos, y los faraones son bálsamos" (Misraim es el nombre hebreo de Egipto). Sin duda ingerir momia de faraón, y posiblemente cerebro de momia, tendría mayor valor en eel mercado y psoiblemente efectos más poderosos.

Esperemos que los jóvenes hiper-psicoactivos no busquen entrar a su múseo más cercano para fumar un poco de momia. Por otra parte el padre de la química, el alquimista suizo Paracelso, podría haber ingerido una substancia derivada del hombre. Según su discipulo Oswald Crollius, la referencia en los escritos de Paracelso a "Mumia patibuli" es a la carne de un hombre que murió de forma violenta -en el patíbulo- y que se ha preservado en el Aire. El médico del siglo XVI William Bulleyn recomienda que los restos del "Mumia patibuli" sean molidos, mezclados con agua e inhalados con una especie de jeringa para evitar la enfermedad. El médico John Hartman habla también de que el cerebro de un joven molido en un mortero y mezclado con partes de su esqueleto es una efectiva medicina. El alquimista Robert Boyle escribió sobre los beneficios de los remedios hechos con polvo de huesos humanos. Todo esto podría relacionarse, aunque algo alargadamente, con el hecho de que el cerebro humano produce naturalemente la sustancia psicodélica análoga a la serotonina, el DMT. Se ha encontrado que los esquizofrénicos producen una mayor cantidad de DMT, lo cual podría valer una hipótesis  relacionada con el "Mumia patibuli" de Paracelso. Quizás el gran alqumista suizo encontró una forma de obtener el DMT del cuerpo humano.

Tal vez de alguna forma, si las momias eran utilizadas como vehículo para permitir el vuelo del fénix, el alma al sol, quizás a través de un magia simpática, una transubstanciación o con la imaginación, ingerir momias puede regalar al psiconauta una rebanada de visión de ultramundo, la región astral detrás del velo de Isis.