*

X

El darwinista Richard Dawkins acepta que la vida pudo haber sido sembrada por una civilización extraterrestre

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/26/2010

Uno de los pocos científicos celebrities, famoso por su ateísmo y darwinismo rampante, acepta la posibilidad de que el diseño inteligente podría ser la causa de la vida en la Tierra.

El periodista Ben Stein le pregunta al biólogo evolucionista más famosos del mundo sobre la posibilidad de que el diseño inteligente pueda ser la solución a algunas de las preguntas de la genética. Dawkins responde

"Podría ser que en algún momento pasado en algún lugar del universo una civilización haya evolucionado probablemente de alguna forma darwiniana a un alto nivel de tecnología y diseñado una forma de vida que sembraron tal vez en este planeta. Ahora, esto es una posibilidad intrigante y supongo que es posible que encuentres evidencia de esto si ves los detalles de la bioquímica o de la biología molecular, podrías encontrar una firma de algún tipo de diseñador... Y ese diseñador bien podría ser una inteligencia superior de otro lugar del universo, pero esa inteligencia superior tendría que haber venido de un modo explicable, no podría haber surgido espoantáneamente...", dice Richard Dawkins.

Richard Dawkins es famoso por oponerse al teísmo y al creacionismo, y aunque evidentemente con estas palabras no quiere decir que acepta la creación o la existencia de dios, ciertamente saltaran para muchos como algo inesperado, ya que va de la mano de la teoría de los Antiguos Astronautas, expuesta por Zecharia Sitchin, popular autor de la ufología, que señala que la humanidad fue creada genéticamente por una raza extraterrestre, los Annunaki. Dawkins, solo habla de la probabilidad y se refiere a la vida en sí misma, no al hombre, pero contempla con inusitada apertura, en su caso, la posibilidad de que la vida en nuestro planeta no sea el resultado de la combinación azarosa de elementos, sino la inseminación inteligente, el proyecto de seres más avanzados evolutivamente. No dioses per se, pero sí se podría discutir si son nuestros co-creadores o no, en dado caso de que seamos el proyecto de biología de una civilización distante.

El físico Francis Crick, quien descubriera la hélice del ADN (después de un viaje de LSD), creía seriamente en la posibilidad de que el origen de la vida en nuestro planeta haya sido la Panspermia, la inseminación por parte de una bacteria que haya viajado posiblemente en un meteorito. Esta teoría no necesariamente suscribe a la del diseño inteligente, o de la exogenésis, pero podría aceptar esa posibilidad, como el mismo Crick señaló en una conversación con el escritor Michael Drosnin:

"¿Es posible que nuestro ADN provenga de otro planeta?", le dije a Crick en el Instituto Salk.

" Yo publiqué esa teoría hace 25 años", dijo el premio nobel Francis Crick. "La llame Panspermia Dirigida".

“¿Crees que la vida arribó en un meteoro o en un cometa?”, le pregunte.

“No,” dijo Crick. “Cualquier cosa viviente se habría muerto en un viaje tan accidental a lo largo del espacio".

“¿Estás diciendo que nuestro ADN llegó aquí en un vehículo?", le pregunte.

“Es la única posibilidad,” dijo Crick.

Esto es justamente lo que sucede en la película "Mission to Mars", una de las pocas películas en las cuales la NASA ha cooperado directamente.

Vía Secret Sun

Un universo sin Big Bang, sin principio y sin final

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/26/2010

Una nuevo modelo físico resuelve elegantemente algunos de los problemas fundamentales de la cosmología en un modelo de evolución y transformación entre los elementos básicos del universo. Ser, sin principio ni final.

Aunque la teoría del Big Bang es generalmente aceptada como el origen del universo, sigue siendo sólo una teoría y algunos físicos plantean teorías alternativas para resolver algunas inconsistencias en este modelo del universo. Aunque para algunos la lógica es que el universo debió de tener un prinicipio, la posibilidad de que el universo es infinito, no tiene principio ni final, es también atractiva. Por una parte resuelve el problema filosófico de cómo algo puede salir de la nada (¿qué otro origen podría tener el universo que el universo?) y por otra parte, en un nuevo modelo físico, resuelve varios problemas de la cosmología actual.

Al sugerir que la masa, el tiempo y la longitud pueden ser convertidas la una en la otra al evolucionar el universo, el físico Wun-Yi Shu ha propuesto un nuevo tipo de modelo cosmológico que se ajusta a las observaciones de nuestro universo mejor que el modelo del Big-Bang. El modelo de Shu explicaría el incremento en la aceleración del universo sin tener que recurrir a una constante cosmológica como la energía oscura, así como eliminar otros dilemas como el problema del horizonte o de un universo plano.

En su propuesta, el tiempo y el espacio pueden ser convertidos el uno en el otro, con una variación en la velocidad de la luz como factor de conversión. La masa y la longitud también son intercambiables, el factor de conversión dependiendo tanto en la variación de la constante gravitacional como en la variación de la velocidad de la luz (G/c2). Básicamente, mientras el universo se expande, el tiempo se convierte en espacio, y la masa en longitud. Mientras el universo se contrae, lo opuesto ocurre.

"Vemos la velocidad de la luz simplemente como un factor de conversión entre el tiempo y el espacio... Simplemente es una de las propiedades de la geometría del tiempo-espacio. Ya que el universo se está expandiendo, especulamos que el factor de conversión varía en acorde a la evolución del universo, de esto que la velocidad de la luz varíe con el tiempo cósmico", dice Shu.

El modelo propuesto por Shu cuenta con las cuatro siguientes característics fundamentales:

• La velocidad de la luz y la constante gravitacional no son constantes, varían con la evolución del universo.

• El tiempo no tiene principio ni final: no hay Singularidad, ni Big Bang ni Big Crunch.

• La sección espacial del universo es una hiperesfera (un análogo hiperdimensional de una esfera), descartando la posibilidad de una geometría plana.

• El universo experimenta tanto aceleración como desaceleración.

Shu probó su teoría contra las observaciones cosmólogicas de supernovas tipo la que han revelado que el universo parece estar expnadiéndose a un ritmo acelerado y encontró que, debido a que la aceleración es una parte inherente de su modelo, se ajusta a los datos observados en el ritmo de aceleración de las supernovas observadas. En contraste, la tiería del Big Bang aceptada no se ajusta a esta data, lo que ha cauasado que científicos busquen otras explicaciones como la energía oscura que teoréticamente comprende el 75% de la masa y energía del universo.

El modelo de Shu también resuelve el problema de que un universo aparentemente plano como el nuestro necesita condiciones muy especiales para poder llegar a existir (con probabilidades tan remotas que hacen pensar a algunos científicos en el principio antropocósmico de que el universo prácticamente conspira para que podamos existir y evolucionar). Con su modelo hiperesférico la "planicie" del universo desaparece automáticamente. También,el problema del horizonte del modelo estándar, que ocurre ya que no debería de ser posible que el universo comparta las mismas características físicas en lugares tan distantes, ya que esto requiere una comunicación mayor que la velocidad de la luz, deja de surgir si no se tiene un Big Bang y una aceleración intrínseca.

Curiosamente el físico que acuñó el término Big Bang, Fred Hoyle, pensaba que el universo era infinito y eterno y que no necesitaba de un Big Bang, el cual le parecía similar a la teoría de la creación divina. Otras teorías quizás menos contraintuitivas señalan que existen varios Big Bangs dentro de un superuniverso eterno e infinito.

Un modelo de un universo sin principio ni final, un universo evolutivo, donde las mismas leyes ("las constantes") evolucionan, encaja tanto con el ateísmo como con el misticismo. "Lo único que no cambia es el cambio", escribió Heráclito (y es parte fundamental del Libro de los Cambios, el I Ching) , en el universo de Shu todo se transforma en un proceso perpetuo. "Nunca hubo un tiempo en el que tú, yo, o alguno de estos reyes no existieramos, ni en el futuro dejaremos de existir", le dice Krishna a Arjuna en el campo de batalla (Bhagavad Gita). No es necesario dios ni la trascendencia, pero el universo entero puede ser dios, desde la inmanencia.

Vía Physorg