*

X

El crítico de la marihuana: ganando dinero por fumar ganja

Arte

Por: pijamasurf - 07/29/2010

A William Breathes le pagan por probar diferentes tipos de marihuana y evaluarlas en su blog en el diario Westword de Denver. Literatura y marihuana, una feliz combinación.

William Breathes puede tener uno de los mejores trabajos del mundo: escribir sobre las diferentes marihuanas médicas que fuma para informar a la comunidad. Como un crítico de restaurants, solo que un poco más elevado. Y a veces no sólo catea inhalando, también deglutiendo ganja gourmet.

Breathes tiene un blog en el diario Westword de Denver, Colorado, uno de los estados donde el uso médico de la marihuana es legal. Breathes, un seudónimo, últimamente se ha convertido en una celebridad alternativa, apareciendo en un reportaje de CNN y en otro del Daily Show, claro que, como crítico, debe de conservar su identidad así que solo aparece de espaldas o con un máscara de gas. Breathes ha sido cuestionado por su trabajo, pero él argumenta que en realidad sí tiene un problema estomacal para el cual la marihuana es la mejor solución, aunque acepta que en su línea de vida el trabajo y la diversión son parte de lo mismo. Una de las razones por las cuales obtuvo su trabajo fue que, entre 300 aplicantes, Breathes fue uno de los pocos que tenía buena ortografía.

La prosa de Breathes es bastante aterrizada, aunque conserva un buen sentido del humor: evidentemente escribe fumando, uno podría esperar algunos vuelos más exóticos de la imaginación, pero tal vez se quiere mantener ecuánime. Aunque tiene buenos destellos de lo que podemos llamar prosa psicoactiva:

"After sitting down on the stained La-Z-Boy across from the dusty television with a pellet gun propped against it, I realized I'd already experienced similar places in less-than-legal times -- back in high school, when going to a friend of a friend of a friend's sketchy apartment to get pot was common. I looked around for a bit, admiring the framed pictures from an M.C. Escher calendar and the busted trampoline in the back, then realized that the girl across from me tapping away on her cell phone likely wasn't a patient, but someone who lived there. Sadly, everything I had imagined about a place that brags about selling brick weed was coming true".

Si no podemos ser críticos de marihuana, tal vez podamos ser críticos del crítico de la marihuana: Breathe utiliza una elipsisis como contrapunto humorístico con una aliteración repetitiva que se gana la empatía del lector "en tiempos menos que legales" y el típico "de un amigo de un amigo de un amigo", casi un loop pero concatenado en una secuencia que obtiene su recompensa informal y fluye hacia arquetípico trip de distraerse un poco viendo los objetos imposibles de Escher para salir del trip con la epifanía del res cogitas THC...

'Mini Monet', niño pintor de 8 años es aclamado por la prensa británica

Arte

Por: pijamasurf - 07/29/2010

Kieron Williamson tiene 8 años y ya ha vendido más de doscientos mil dólares en pinturas; se le apoda el pequeño Monet, pero el prefiere verse más cercano a Turner o a Seago.

A sus 8 años Kieron Williamson ya ha vendido más de doscientos mil dólares en pinturas y es llamado por la prensa de su país "mini Monet", algo que le desagrada ya que, según él, su pintura está más cerca de los artistas ingleses Turner o Seago que del impresionista francés.

Williamson piensa que si Seago pudiera ver su pintura le pediría que hiciera "los cielos más dramáticos". De cualquier forma el joven es un éxito comercial, en su primera venta recibiendo 237 mil dólares por 33 pinturas en sólo 27 minutos. La exhibición recibió llamadas de último minuto de personas en otros continentes y muchos ni siquiera pudieron entrar.

Williamson tiene el camino asgurado como la nueva sensación de la pintura, aunque queda por verse si logra desarrollar su propio estilo. Sus padres, que seguramente saborean la mina de oro con la que cuentan, señalan que, aunque son coleccionistas de arte, no tienen talento para pintar, por lo cual les sorprende la capacidad de Kieron.