*

X
Adolescentes usan nuez moscada para obtener viajes psicoactivos legales y graban sus experiencias para luego subirlas a YouTube.

No es nuevo usar nuez (esa no es la cuestión) moscada para alterar la conciencia, el mismo bardo de inglaterra, William Shakespeare, parece haber usado esta sustancia (se encontraron restos en una pipa en su casa), entre otras (como el cannabis). Pero existe una moda entre los adolescentes de Estados Unidos, desesperados por drogarse con cualquier cosa a su alcance, de consumir nuez moscada. De la misma forma que sucede con lasalvia divinorum y YouTube, muchos jóvenes gustan subir sus videos bajo los efectos de esta "droga" legal.

Evidentemente el nivel intelectual de estas estupefacciones transmitidas (hay cientos de viajes de nutmeg en YouTube) es poco y poco se hace para explorar psiconaúticamente más allá de un ataque de risa. La nuez moscada Myristica fragrans tarda un buen rato en hacer efecto, hasta 5 horas, por lo cual pueden ocurrir indigestiones y hasta intoxicación entre individuos que siguen intentando forzar un estado psicoactivo. Después del viaje generalmente se cae en un sueño profundo de más de 10 horas.

La nuez moscada tiene uso tradicional en la cocina y en la magia occidental, después de ser llevada a Europa en la edad media de arabia; es conocida por estimular el cerebro. Malcom X relata que cuando estaba en la cárcel se usaba la nuez moscada diluída en agua como psicoactivo, algo que luego fue interrumpido por los guardias. El mismo William Burroughs compara el efecto de la nuez moscada con la marihuana, solo que prefiriendo la última, ya que la nuez moscada produce nausea. Esto nos dice que seguramente la mejor forma de tomar nuez moscada es en dosis menores a los cinco gramos, sólo como una comida levemente estimulante. La nuez moscada también es parte de la fórmula de la Coca-Cola.

La nuez moscada como psicoactivo (experiencias y efectos)

Una exposición y un nuevo libro documentan la historia de las drogas, su relación con el arte y la política, y sumergen al expectador en sus ambientes psicoactivos.

Todas las sociedades se drogan y se relacionan con otras sociedades a través de las drogas que usan. Esta es la premisa para descubir la fascinante historia de las drogas y su papel principal en la formación de la sociedad en la que vivimos. "High Society", es tanto un proyecto artístico, una exposición en la galería Wellcome Collection de Londres, como una investigación histórica, parte de la exposición en la galería y el libro de Mike Jay del mismo nombre.

La exposición consta de todo tipo de memorabilia y parafernalia asociada con las drogas, como son frascos de heroína usados para curar la tos a finales del siglo diecinueve, como retratos de adictos y los anuncios que promocionaban los primeros productos de cocaína o laudano. Por otra parte narra la relación entre las drogas y el arte, a través de figuras centrales como Baudelaire y otros parnasianos o el Dr. Jekyll de Robert Louis Stevenson. Y en la parte más estimulante recrea los espacios psicoactivos de estas sustancias, sumergiendo al usuario-espectador en los ambientes que propician las drogas, como es el caso de la video instalación Afyon, de Mustafa Hulusi's, en la cual se puede entrar en contacto con la belleza hipnótica de las amapolas.

Mike Jay es también el co-curador de esta expo y relata en los muros de la galería parte de la historia de las drogas. Jay muestra como cada sociedad ha tomado las drogas de la otra formando relaciones de poder y esclavitud a través de las sustancias. El imperio británico, por ejemplo, obtuvo inmensos campos de opio al conquistar India, por lo cual abrió un mercado en China, en uno de los primeros -oscuros- destellos de la cultura consumista capitalista,de esta forma los británicos hicieron adictos a los chinos, pero en el proceso se volvieron adictos al té. El tabaco, el cannabis, la coca y el cacao y hasta el ázucar son parte de este comercio entre sociedades, que no sólo intercambian productos, intercambian y transforman sus visiones del mundo a través de estas sustancias psicoactivas que alteran la realidad en la vivimos.

Satanizadas por algunos, divinizadas por otros, nuestra relación con las drogas es primigenia, tan fundamental como nuestra relación con la tecnología. Culturalmente las drogas son tecnología psíquica que originalmente abre las puertas para comunicarse con los espíritus de la naturaleza. Ya sea como medicina, como veneno, como llaves de la mente o como armas esclavizantes de la sociedad, las drogas llegaron para quedarse y en este sentido en la medida que somos más conscientes de su linaje y de sus efectos, la evolución humana podrá canalizarse de forma más inteligente. Después de todo, saber usar las drogas es un arte.