*

X
En una movida con aroma a ACTA, autoridades de Estados Unidos clausuran Blogetery una compañía con más de 73 mil blogs

A pesar de que el tratado internacional contra distribución libre de contenidos en internet, ACTA, gestado a la sombra de la población civil por gobiernos alrededor del mundo, supuestamente no ha entrado en vigencia, autoridades estadounidenses parecen haber comenzado ya una cacería digital de brujas.

Tras haber tomado acciones contra diversos sitios que ofrecían servicios de streaming para ver películas y otros contenidos en video, como FilesPump.com y Now-Movies.com, ahora toco el turno a Blogetery, una empresa con más de 73,000 blogs, cuyo servicio de hospedaje le fue súbitamente retirado por su proveedor BurstNet, por orden directa de las autoridades.

Curiosamente esta cruzada parece dirigirse contra sitios que hospedan contenido “ilícito” subido por terceros y no contra aquellos que lo ofrecen directamente.

via Torrent Freak

La compañía Recorded Future es financiada por Google y la CIA para analizar información y predecir el futuro con base en algoritmos de probabilidades

Motivada por una sombría agenda, se ha gestado una compañía llamada Recorded Future dedicada al monitoreo exhaustivo de miles de sitios, blogs, y cuentas de Twitter, para definir redes de relaciones entre personas, organizaciones, acciones, e incidentes, tanto que están ocurriendo como podrían ocurrir en un futuro cercano.

La compañía, creada con fondos aliados de la mayor compañía de Internet, Google, y la más poderosa agencia de inteligencia en el mundo, la CIA, se define a sí misma como algo “que va más allá de la búsqueda al rastrear enlaces invisibles creados entre documentos que hablan de los mismos, o relacionados, eventos y entidades ”.

Lo alarmante de este caso son básicamente dos aspectos. El primero es que bajo pretexto de buscar predecir eventos futuros de acuerdo a algoritmos que enlazan bits de información personal y editorial que fluye en la red, tanto el buscador de Mountain View como la CIA están aprovechando la información que a fin de cuentas nos define como personas, organizaciones, sociedades e incluso como bloques culturales, para alimentar agendas inciertas. Seguramente sus argumentos rondarán los discursos tradicionales propios de estas dos entidades, por un lado el mejorar el acceso a la información, en el caso de Google, y por otro en prevenir ataques terroristas o contrarrestar la inteligencia del crimen organizado, diría la CIA.

El segundo punto consiste en la flagrante ventaja que implicaría para sus respectivas agendas, cualesquiera que estas sean en realidad, el utilizar la información masiva que generamos los millones de usuarios de Internet para surfear el tiempo y adelantarse en el futuro. El control del “one step ahead” por parte de estas organizaciones podría traducirse en un poder insólito, el cual desde una perspectiva cruda simplemente se utilizaría para fortalecer los intereses compartidos entre la sombría agencia y corporación cool.

De acuerdo a lo anterior no es difícil entender por que los brazos de ambas organizaciones dedicados a financiar proyectos piloto a manera de venture capital, tanto Google Venture como In-Q-Tel, han fijado sus ojos y su dinero en esta empresa de 16 personas con sede en Cambridge, Massachusetts. Sin embargo no es esta la primera vez que Google establece alianzas con agencias de espionajes o inteligencia. Anteriormente la empresa californiana había ya vendido equipo de rastreo y localización al órgano que engloba todas las agrupaciones de este rubro en Estados Unidos, la National Security Agency, tecnologías que fueron vendidas en 2004 y que eventualmente servirían para fundar el servicio de Google Earth.

Frente a esta casi macabra sincronía en la que Google fondea al mismo tiempo la misma compañía que la CIA, y que si bien no confirma incuestionablemente una alianza estratégica entre ambas organizaciones, surge una pregunta obvia: ¿estarán los chicos de buscador de Mountain View olvidando su famoso mantra corporativo “don´t be evil”? Y aún más allá, este lema existió alguna vez como una verdadera filosofía empresarial o es más bien un slogan marketingero para reafirmar la identidad de Google como la empresa más cool del planeta?

via Danger Room

Más info: Google invierte en una compañía que predice el futuro