*

X

Fumar marihuana no disminuye capacidad para conducir, sólo hace que se vaya más lento

Por: pijamasurf - 06/03/2010

Todo se vuelve más lento pero tus reflejos permanecen; según un estudio de la Universidad de Iowa la ganja y el volante no van mal.

Una de las pocas razones que quedan más o menos legítimas para prohibir el uso de la marihuana, es que manejar bajo la influencia es muy peligroso (algo que no evita la legalidad del alcohol). Sin embargo, un estudio de la Universidad de Iowa muestra que la capacidad para conducir un automóvil de una persona no se ve afectada significativamente por estar bajo la influencia de la ganja.

Los investigadores realizaron el experimento con 85 participantes que fueron probados en un simulador de manjeo 30 minutos después de fumar un porro de marihuana. Los investigadores econtraron que aquellos sujetos que recibieron un placebo, como aquellos que fumaron marihuana, ambos, no tuvieron cambios signifactivos en su forma de manejar evaluada antes de recibir la sustancia. En realidad la única variación notada fue que los sujetos que sí fumaron marihuana disminuyeron su velocidad en algunas partes de la simulación, pero esto no afectó su capacidad de respuesta en escenarios simulados de posibles choques.

Por supuesto el experimento no se realizó en condiciones "reales" donde un choque podría propiciarse fácilmente si el copiloto lleva un frasco de nutella o tal vez tiene unos gummybears pegados en la cara. O por supuesto si el fumador conductor observa las malignas luces de una patrulla en su perímetro y cae en la vieja paranoia.

Vía Asylum

Gabriel García Marquez habla sobre los Ovnis

Por: pijamasurf - 06/03/2010

El premio nobel colombiano considera la existencia de visitantes extraterrestres y habla de las limitantes de la ciencia, a diferencia de poesía y la alquimia, para percibir estas realidades.

Reproducimos la entrevista publicada por el diario colombiano El Tiempo donde el escritor Gabriel García Marquez se abre con notable lucidez a la posibilidad de la existencia de seres extraterrestres que visitan nuestro planeta y critica la soberbia de la ciencia moderna que sólo considera verdad aquello que se ajusta a su método unívoco de conocimiento. Claro que viniendo de un escritor de ficción como García Marquez hay que tomar las cosas con cautela e imaginación, recordando que el mundo no es más que una narrativa dentro de una narrativa como sugiere el poema de Edgar Allan Poe "A dream within a dream":

- ¿Qué opina usted sobre los ovnis?
- Mi opinión sobre los ovnis es de sentido común: creo que son naves procedentes de otros planetas, pero cuyo destino no es la Tierra.

- ¿Cree en la posibilidad de la existencia de vida en otros planetas?
- Es conmovedora la soberbia de quienes afirman que nuestro planeta es el único habitado. Creo más bien que somos algo así como una aldea perdida en la provincia menos interesante del Universo, y que los discos luminosos que vemos pasar en la noche de los siglos nos miran a nosotros como nosotros miramos a las gallinas.

- ¿De dónde creen que proceden o quién los dirige?
- Los ovnis deben esta tripulados por seres cuyo ciclo biológico es desmesuradamente más amplio y fructífero que el nuestro. No se ocupan de nosotros porque acabaron de estudiarnos hace miles de años, cuando se hicieron las ultimas exploraciones del Universo, y no sólo saben de nosotros mucho más que nosotros mismos, sino que conocen inclusive nuestro destino. En realidad, la Tierra debe ser para ellos una isla de emergencia en los azares de la navegación espacial.

- ¿Cree que se informa debidamente al público sobre el tema?
- No creo que haya una conspiración de las grandes potencias para ocultarnos la verdad de los ovnis. Eso seria atribuirles a los dueños del mundo más inteligencia de la que tienen.

- ¿A qué atribuye esta persistencia de algunos científicos en negar, no ya la posibilidad de que existan naves extraterrestres, sino también el fenómeno en sí?

-Lo que pasa es que la humanidad no supo merecer la sabiduría de los alquimistas, que consideraban el laboratorio como una simple cocina de la clarividencia, y ahora estamos a merced de una ciencia reaccionaria cuyo dogmatismo ramplón no admite las evidencias mientras no las tenga dentro de un frasco. Son científicos regresivos que niegan la existencia de los marcianos porque no los pueden ver, sin preguntarse siquiera si los marcianos no serán los microbios que nos hacen la guerra dentro del cuerpo.

Mientras la ciencia sea experimental - y no clarividente, como lo fue la alquimia y como sólo puede serlo la poesía en nuestros tiempos - la humanidad seguirá formando parte del reino de los percebes. Seguiremos viendo con la boca abierta esos discos luminosos que ya eran familiares en las noches de la Biblia, y seguiremos negando su existencia aunque sus tripulantes se sienten a almorzar con nosotros, como ocurrió tantas veces en el pasado, porque somos los habitantes del planeta más provinciano, reaccionario y atrasado del Universo.