*

X

La reina del peyote (cortar el video haciendo gajos de espíritu)

Arte

Por: pijamasurf - 04/27/2010

A través de una visión caleidoscópica, la videoartista Storm de Hirsh nos lleva al corazón del peyote y muestra el rostro cambiante de la reina.

En el centro del cactus mágico hay un ojo que gira desdoblando su máquina de fractales y sacra geometría: reina de reloj que se deshebra. Ver a través del ojo del peyote como si fuera un telescopio de las estrellas internas. Avant guard nierika, en los sesentas Storm de Hirsch, parte de la escena trendy que gustaba experimentar con la conciencia en Nueva York, cortó la experiencia psicodélica dibujando sobre el celuloide con una técnica que recuerda a Stan Brackhage y a sus deliciosos delirios de mariposas nocturnas.

El siempre fino archivo de arte vintage digitalizado Ubu Web nos trae a la Reina del Peyote de Storm de Hirsch:

1965, sonido, color, 8 mins, 16mm.

'A journey through the underground of sensory derangement, where the mysteries are enacted in the theatre of the soul.'
'Among my favourite...beauty and excitement.'- Jonas Mekas
'Like a ritual of incantation with its drum punctuated visual changes.'-Sheldon Renan.
'A very beautiful work...the abstractions drawn directly on film are like the paintings of Miro moving at full speed to the rhythm of an African beat.'- Dominique Noguez.

Literatura intoxicada: famosos escritores aficionados a las drogas o el alcohol

Arte

Por: pijamasurf - 04/27/2010

La revista Life publica una serie de cautivadoras imágenes de 22 de los más famosos escritores borrachos o adictos a las drogas

Picture 37

*William Faulkner

Pocas cosas nos envían más al centro empalagoso del lugar común que la asociación del gran escritor con las drogas y el alcohol; versión del romanticismo (pasando por la inteligencia del pop) y la decadencia poética: el hombre que transfiere sus demonios a la página en una especie de exorcismo, y, sin embargo, para formar comunidad y alimentar el mito tenemos esta hueste de hombres de letras que frecuentaron en algún momento de sus vidas las mieles traicioneras de las sustancias embriagantes. Y aquella otra realidad de que salirse de la normalidad y ver el mundo desde un paraje mental alterno (atalaya o abismo) arroja muchas veces una versión-visión fresca, reveladora e inquietante del mundo.

La revista Life publica una serie de 22 imágenes clásicas de distintos famosos escritores que en algún momento de sus vidas tuvieron una íntima relación con el alcohol y/o con las drogas. Lo que vale la pena de esta lista son las imágenes, no la la lista en sí misma, la cual no es de ninguna forma exhaustiva. Tenemos por supuesto a Baudelaire (quien de alguna forma sentara las bases para esta asociación entre la estimulación psicoactiva y la escritura con sus Paraísos Artificiales); a Edgar Allan Poe, a quien se le debe entre otras cosas el estereotipo del borracho lúgubre, sin perder la precisión, de trágico final; a Ernest Hemingway, el borracho intrépido y heroico (clásico antiheroe); F. Scott Fitzgerald, el borracho bon vivant; a William Burroughs, el máximo referente del junkie. Y en una nota más reciente, Stephen King, quien tiene la notable anécdota estupefacta de no recordar haber escrito uno de sus libros.

Picture 38

Entre los que se destacan por su ausencia en la lista tenemos a Samuel Taylor Cooleridge, quein compusiera el imperecedoro poema Kubila Kahn en un trance de opio; a su contemporáneo, Thomas de Quincey, cuyas Confesiones, son unos de los más grandes clásicos de la literatura toxicómana; el novelista irlandés James Joyce, cuya afición por el vino blanco podría ser una de las fuentes de su meta-lírica; al poeta Allen Ginsberg, quien utilizara sustancias psicodélicas en su plenitud; Phillip K. Dick, el maestro del sci-fi quien escribiera enganchado de las anfetaminas por una buena parte de su carrea literari (al igual que Jean Paul Sartre) y quien merece una revisión para ser incluido entre los más grandes escritores de la segunda mitad del siglo XX, más allá de su género; y quizás hasta el mismo William Shakespeare, a quien se le han encontrado rasgos de marihuana e incluso se especula que consumía nuez moscada.

Ver galería de imágenes de la revista Life