*

X

Cada 8 minutos se abre un portal magnético entre la Tierra y el Sol

Por: admin - 03/11/2010

No es New Age, NASA descubre que cada 8 minutos los campos magnéticos del Sol y la Tierra se fusionan dando entrada a un flujo de partículas de alta energía a la atmósfera de nuestro planeta

breach_strip

Cuando termines de leer este artículo se habrá abierto un portal de energía entre la Tierra y el Sol. No se trata de una etérea aseveración propia del New Age y su proliferación de vagos vórtices espirituales bajo cualquier pretexto o alineación astrológica. Se trata de una sorpresiva observación científica realizada por astrofísicos de la NASA.

Hablamos de un "flux transfer event" (evento de transferencia de flujo), que conecta al Sol, a 93 mil millones de kilómetros de distancia, con la Tierra, y permite la entrada de una enorme cantidad de partículas de energía.

"Solíamos pensar que la conexión era permanente y que el viento solar podía penetrar la atmósfera de la Tierra cada vez que estuviera activo. Pero estábamos equivocados, las conexiones no son para nada estables. Son generalmente breves, llameantes y muy dinámicas", dijo David Sibeck del Goddard Space Flight Center de la NASA.

El campo magnético del Sol presiona al campo magnético de la Tierra en su lado más cercano al Sol, fusionándose aproximadamente cada 8 minutos, formando un portal en forma de cilindro a a través del cual pueden fluir las partículas.

Las sondas THEMIS y Cluster han observado directamente estos portales cilíndricos, que llegan a ser tan amplios como la Tierra, encontrando que tienden a formarse sobre el Ecuador y luego se mueven hacia los polos. Los eventos de transferencia de flujos se mueven hacia el Polo Norte en diciembre y hacia el Polo Sur en julio.

Sibeck piensa que la frecuencia con la que están ocurriendo estos "eventos" es el doble de la que se pensaba y que los hay "activos" y "pasivos", pero que no se sabe bien en qué consisten. Tampoco puede decir por qué suceden cada 8 minutos.

SedonaEvents_CropCircle8

Aunque al parecer no está relacionado, es curioso que la luz del sol tarde 8:18 minutos en llegar a la Tierra. Pensando un poco fuera de la caja e incursionando en la sincronía simbólica, tal vez los portales magnéticos reflejan un ritmo cósmico de inhalación o pulsación: una puerta que se abre y se cierra cada 8 minutos; también, una armonía matemática: el 8 como número que rige la relación entre nuestro planeta y su fuente de energía.

La forma del número 8 remite a dos cosas: a un par de serpientes enroscadas, como en el caduceo de Hermes, y también a las órbitas de los cuerpos celestes.

Es posible seguir jugando y pensar que cada 8 minutos recibimos un paquete de alta energía del Sol, el cual podría reconfigurar nuestro propio campo electromagnético y quizá hasta nuestras células. Como si cada 8 minutos hubiera una ola luminosa en el mar del aire y nosotros, como un surfer que aguarda el momento preciso sobre su tabla, podemos deslizarnos por esa ola hacia la playa.

El trabajo de Paul LaViolette demuestra que el centro de la galaxia emite olas de rayos cósmicos y rayos gamma a diferentes intensidades según un comportamiento cíclico. Estos rayos penetran la heliósfera y hacen que el Sol emita a su vez rayos cósmicos que penetran la magnetósfera de la Tierra. Cada tanto el centro de nuestra galaxia emite una "superola" de partículas de alta energía, la cual podría ser responsable de los grandes cambios climáticos en la historia de nuestro planeta. LaViolette calcula que en los próximos 100 años una de estas superolas debería de estar llegando a nuestro sistema solar. Alrededor de 8 minutos después estaría entrando en nuestra atmósfera transformando la faz del planeta.

[NASA]

Te podría interesar:

Aprueban uso de psilocibina para pacientes en fase terminal

Por: pijamasurf - 03/11/2010

Hongos alucinógenos para las personas que se preparan a morir y quieren tener unos buenos momentos antes del viaje final. Una buena idea aprobada en forma de piloto por el FDA en Estados Unidos.

Psilocybe_Cubensis-640x467

En lo que es un paso signifcativo a la revalorización de los agentes enteógenos con los que cuenta la matriz biológica de nuestro planeta, la psilocibina, el principio activo de los hongos alucinógenos, podrá ser usada para tratar la angustia en pacientes que se encuentran en fase terminal, como part de un programa piloto aprobado por el Food and Drug Administration (FDA) en Estados Unidos.

Hasta el momento se han tratado ya a 12 personas con cáncer terminal. El médico Charles Grob del Harbor-UCLA Medical Center en Los Angeles tiene evidencia preliminar de que en todos los casos se ha reducido la ansiedad, mejorado la calidad de vida y el estado de ánimo con una indicación de que los beneficios han sido sostenidos por varios meses.

El paciente Paul Sakuda cuenta: "Te ayuda a sacar sentimientos y explorar otras formas en las que te puedes sentir. Me empecé a dar cuenta que todo este miedo negativo era un impedimento para aprovechar al máximo y disfrutar el momento que estoy viviendo- sea lo que dure".

Científicos de la Universidad de John Hopkins y de la Universida de Nueva York al mismo tiempo están iniciando programas parecidos.

El Dr. Stephen Ross, de la Universidad de Nueva York, señala que aunque los médicos son buenos para salvar vidas no tiene un procedimiento estandár ni conocen el arte de la tanatología, para ayudar a los pacientes a tener una buena muerte.

El 50% de los pacientes en un etapa avanzada o terminal de cáncer son diagnosticados con un desorden psiquiátrico grave.

Según los investigadores una sola sesión de psilocibe puede lograr lo que tardaría de otra forma hasta 6 meses, tiempo que muchos de los pacientes no tienen.

La psilocibina, parte de la familia de las triptaminas (que incluye al DMT), actúa sobre dos tipos de receptores de serotonina asociados con el humor y la ansiedad. Estudios del Heffter Research Senter muestran que la sustancia afecta partes del cerebro que median con la conciencia y con sentimientos "espirituales". Imágenes del cerebro de las personas que toman psilocibina tienen un parecido con el cerebro de personas que practican la meditación.

Un estudio de hace un par de años de la Universidad de John Hopkins mostró que el 60% de los sujetos que tomaron capsulas de psilocibina, que fuera sintetizada por primera vez por el doctor Albert Hofmann, reportaron tener una "experiencia mística completa", medida bajo las escalas psicológicas establecidas. Una tercera parte señaló que la experiencia fue la más significativa de toda su vida y dos tercios de los sujetos en el experimento la calificó entre las cinco más significativas, comparándola con el nacimiento de un hijo o la muerte de un pariente cercano.

Dos meses después el 79% de los sujetos experimentales reportaron un incremento de moderado a grande en bienestar general y satisfacción en comparación con los sujetos a los que se les había dado placebo. Nada desdeñable, lo que nos hace recordar a Terence Mckenna, quien decía que irse a la tumba sin tener una experiencia psicodélica es como morirse sin tener una experiencia sexual, casi sin conocer la mitad del mundo.

El escritor inglés Aldous Huxley, quien popularizara el uso de la mescalina y la exploración de la conciencia a través de los psicodélicos, que acallaría en los experimentos con psilocibina en Harvard en los 60, tomó una inyección de LSD al momento de su muerte, curiosamente el mismo día en el que asesinaron al presidente Kennedy. Quizá para cruzar la última puerta de la percecpión y fundirse con el moksha.

Los científicos pienas que los estudios con psilocibina podrían ayudar a dilucidar la neurobiología de la espiritualidad y a tratar adicciones como la cocaína, el tabaco y el alcohol. El uso de la psilocibina no ha mostrado efectos secundarios ni daños a la salud. Evidentemete falta que se apruebe de una forma más amplia el uso de psicodélicos naturales, cuya prohibición en terminos de salud es tan rídicula como prohibir las zanahorias o las naranjas. Al menos de que lo que se intente es impedir que las personas conozcan las posibilidades de su propia mente.

Vía Scienceline

Estudio de John Hopkins