*

X
A pesar de la creencia popular, el punto más alto del planeta es el Monte Chimborazo y no el Everest, ya que su altura sumada a la altitud de esa zona de Ecuador superan por 1.5 millas al gigante de los Himalayas

GR013370

Al reflexionar sobre cuál es el punto más alto del planeta el imaginario colectivo automáticamente apunta su mirada hacia el Everest. Este mítico monte ubicado en el Himalayas, cerca de Nepal, con 29,035 pies de altura, es probadamente la montaña más alta (sin tomar en cuenta los picos sumergidos en el mar).

Sin embargo, el punto más alto del mundo no es la punta del Everest, sino la del Monte Chimborazo, en Ecuador. Este pico que forma parte de los Andes ecuatorianos apenas supera los 20,000 pies, pero esta ubicado en una de las regiones de mayor altitud en el mundo (la gente de Ecuador, Tanzania, y Kenia se encuentra 13 millas más cerca de la luna que los habitantes de los polos Norte y Sur). La combinación de estos dos factores hacen que la punta del Chimborazo de encuentre 1.5 millas más cercano al cielo que el legendario Everest, y con ello acredite el ser considerada la superficie terrestre más próxima a la bóveda celestial.

chimborazo

Vía NPR

El líquido cósmico de los cocos vuelve locas a estas ardillas con aspiraciones espaciales.

squirrelHat_1592093c

Sedientas por el liquido cósmico de los cocos ("he who control the spice controls the universe"), las ardillas de este jardín inglés no dejan de libar el jugo y munchear la suave carne de esta fruta.

Al parecer dentro de los cascos tienen visiones de realidad virtual en florestas infinitas con estrellas cocoluminiscentes y grandes árboles de leche.

La comandante astral de estas ardillas es la Sra. Jane Roberts de Farem, la cual suele dejarles a las ardillas dos cocos cada semana. Pero estas no se dan abasto, pues como todos sabemos, la leche de coco es adictiva, especialmente si viene directo de la Vía Láctea.

"La primera vez que las vi comiendo casi me morí de risa, se veían como un par de astronautas e incluso ahora no puedo dejar de reírme cada vez que las veo".

La Sra. Roberts les hace un hoyo grande para que puedan comerse la carne. Y aunque se preocupa de que se atoren en sus cascos, las ardillas son bastante astutas y después de horas viajando regresan a la normalidad y se meten a sus árboles.

[Telegraph]