*

X
Una aplicación panorámica te permite un paseo visual de 360° desde la punta del mítico Monte Everest; masaje óptico, terapia ideal para aquellos inmersos en una rutina laboral sedentaria.

everest 360

En una acertada fusión de las nuevas tecnoaplicaciones satelitales, fotográficas y artísticas, el sitio www.panoramas.dk te ofrece la posibilidad de vivir una experiencia increíble y escaparte desde tu lugar de trabajo hasta la punta del Monte Everest. El sitio, obra del fotógrafo danés Hans Nyberg, especializado en la realidad virtual (VR), también ofrece vistas 360° desde otras maravillas naturales y culturales como el Cañón de Colorado, la Muralla China, el Cristo Negro de Río de Janeiro y la montaña Maternhorn al amanecer.

Esta aplicación se perfila como una terapia digital ideal para oficinistas, estudiantes y amas de casaque quisieran tener una pequeña probada de intrepidez mística y así contemplar el mundo desde la cima de esta mítica montaña.

Realizar este “paseo” periódicamente a lo largo del día puede incluso convertirse en una especie de mantra visual, un masaje estético que nos permite escaparnos de la realidad gratuita y digitalmente. Obviamente la versión fullscreen acentúa la sensación de libertad óptica y nos regala unos instantes de respiro dentro del rush cotidiano.

Lo mejor de todo es que esta perspectiva puede invitarte a reflexionar sobre qué estás haciendo con tu vida, e invoca la posibilidad de que quizá sea buen momento para lanzarte al cielo azul y abandonar las rutinas efervescentes del estilo de vida survival o moneymaking

El 68% de los neoyorquinos escuchan a sus vecinos teniendo sexo

Salud

Por: pijamasurf - 09/30/2009

Las estadísticas no mienten; estudio confirma el gran audiovoyeur involuntario que se vive en la Gran Manzana.

sex noise too loud

En ciudad gótica el sonido ambiental está compuesto por elementos que van más allá de sirenas de policía y ambulancias, hip hop y R&B, en extravagantes coches con sujetos estimulados por el crack y canciones navideñas de las cuasireligiosas tiendas departamentales: sexo sonoro.

Un estudio revela que el 68% de los habitantes de Nueva York escucha, con cierta periodicidad, a sus vecinos teniendo sexo. Gracias a ello se forma una especie de red social de audiovoyeur involuntario que para algunos será placentero, para otros envidiable y para muchos una molestia rutinaria. La cotización del espacio en las grandes concentraciones urbanas provoca que la coexistencia entre desconocidos se dé a niveles suficientemente cercanos para penetrar la intimidad espacial y sonora de los demás.

De los piles de sexoescuchas neoyorquinos solo el 14% parece estar molesto con el fenómeno. Quizá la aceptación citadina de vivir en espacios reducidos y a distancias mínimas del resto tenga en Nueva York a su principal meca, una ciudad donde la intensidad urbana se vive como quizá en ningún otro lugar.

[Archivo Callejero Blog]