*

X
De la mano de su poderosa base de datos, Facebook quiere destronar a Google y materializar su visión de un Internet personalizado donde los usuarios naveguen con una cuenta única y reciban anuncios hechos a la medida

web-trend-map-2009-1

En el 2007, el año que vio a la red social Facebook catapultarse a la ligas mayores del Internet, Google que ya se estaba consolidado como el nuevo amo y señor del universo internetero, hizo una oferta multimillonaria para adquirir un pequeño porcentaje de Facebook, pero ésta solo fue usada para inflar su precio y aceptar los 240 millones con los que Microsoft adquirió el 1.6% de Facebook. Lo que le interesaba a Google, fundamentalmente, era la inmensa y jugosísima información personal de los usuarios de Facebook y su potencial para generar anuncios a la medida.

Desde ese momento nació la enemistad entre Facebook y Google; la empresa fundada por el estudiante de Harvard, Mark Zuckenberg, se alío con el archirival de Google y se juró a la tarea de destronar a la empresa de Mountain View.

Facebook tiene la visión de un Internet "humano y personalizado", donde nuestra red social (amigos, colegas, familiares) es nuestra fuente principal de información.Esto es una especie de gráfica social que nos orienta en islas privadas de intercambio informativo; a diferencia de la visión matemática, eficiente, maquinal, basada en el hermético y evolutivo algóritmo de Google (especie de meta-fórmula de Coca-Cola digital). Aunque está máquina sea divertida e intente conservar el espíritu lúdico de Internet, de la sorpresa, el caos y el azar, Facebook cree que los usuarios prefieren el confort y el control de la información.

Esto se planea realizar a través del proyecto de Facebook de optimizar su buscador interno, el cual está ligado al de Microsoft. Facebook cree que nos interesará más saber las sugerencias de nuestros amigos relacionadas con Transformers 2 o sobre Megan Fox, que lo que piensa una persona desconocida. Y por otra parte debido a que nuestros amigos también publican links hacia el Internet, Facebook sería nuestra puerta de acceso a la Red, como una especie de gatekeeper.

Además Facebook, al asociarse con miles de sitios, como Digg, CNN, el Hffington Post, etc., a través de sus aplicaciones Facebook Connect y Open Stream, le permite a sus usuarios conectarse desde sus sitios asociados a su perfil sin tener que acceder a su página de Facebook y así compartir información con sus amigos dentro de estos sitios. La visión suprema de Facebook es que un usuario pueda navegar por toda la red conectado a un único perfil. No más anonimato. Esto evidentemente también le permite y de hecho le da el permiso a Facebook de seguir recavando información de sus usuarios.Y de realizarse, podría significar que todos nuestros movimientos a lo largo del World Wide Web serían registrados y alimentarían a una monstruosa base de datos.

worm_eat_googleGoogle también tiene una inmensa cantidad de información de sus usuarios, que por una parte recopila a través del historial de búsquedas que hacen mientras están conectados a algunos de sus servicios, como Gmail o YouTube. Los anuncios de Google se basan en el contenido de la página que visitas y, en algunos casos, en tu historial de búsqueda. Google, cuyo lema es "Don´t be evil", ofrece la opción de deshabilitar los anuncios customizados según nuestro historial de búsqueda.Claro que muchos ni siquiera saben que toma en cuenta nuestro historial de búsqueda para generar anuncios o incluos a veces en la los resultados que arroja en una búqueda y menos que esto se puede desactivar.

La información de Google, aunque probablemente pueda ser utilizada y analizada de formas bastante eficientes, no se compara con la cualidad específica de información que tiene Facebook. Que además tiene la capacidad de saber cómo y con quién se interactua con esa información, lo cual le permite crear una especie de focus groups automáticos, lo cual es sumamente valioso para una marca.

Ahora bien, aunque el crecimiento de Facebook es notable (con más de 200 millones de usuarios, casi una quinta parte de la población total del internet) y según la empresa Hitwise en algunos casos, como el del celebrity blogger Perez Hilton ha superado a Google en digir tráficos a ciertos sitios, aún no ha encontrado una forma de capitalizar su información. Mientras que Google ganó 4.2 mil millones de dólares el año pasado, Facebook gastó 75 millones de dólares más de los 275 millones que ingresó.

Y este es el gran problema de Facebook, cómo capitalizar su base de datos, verdadero oro en potencia, sin que sus usuarios se sientan invadidos. El truco es hacer que se sientan cómodos compartiendo sus datos (su mina de oro) y hacerles pensar que navegan por confiables terrenos privados y no por terrenos minados. Pero hasta la fecha todas sus inciativas en este sentido han sido rechazadas, como fue el proyecto Beacon y la controversia por los términos de uso, en los que Facebook se declaraba dueño eternamente de la información de sus usuarios.

Con cierta desesperación Facebook ha buscado copiar a otras empresas como Twitter, con el registro de los vanity URLS, acercándose al Internet abierto y acaparar el mercado.

Por otra parte Facebook,que se caracteriza por seducir empleados de Google, planea vender anuncios en sus sitios asociados, una especie de Google Ads, pero en base a sus datos. Y ha creado un sistema de anuncios diseñados para esparcirse viralmente.

Si bien Facebook parece vigilar celosamente a la competencia y dedicarse a copiar más que a inovar, Google también se caracteriza por reaccionar a las inovaciones de la competencia con su propia versión de plataformas populares. Tal es el caso del próximo a estrenarse Wave, que permite a sus usuarios compartir información o de las página personales de Google, una respuesta evidente a los perfiles de Facebook.

Su CEO Mark Zuckenberg ha descrito a Facebook como una inovación que sucede una vez cada siglo, más representativa que el mismo Google. Y al parecer su ambición no es poca. Entre su junta de directores se encuentra Peter Thiel, de la llamada Pay Pal Mafia, quien tiene relaciones de negocios con organizaciones como la CIA y que según algunos es el verdadero estratega detrás de Zuckenberg. Aunque Facebook ha aclarado que los usuarios tienen control absoluto de qué comparten y qué no, es difícil no imaginar posibles escenarios orwellianos donde Facebook y su proyecto de crear una nueva Internet, una Intranet amurallada en la que controlan buena parte de los accesos a la red pública, se convierte en el Big Brother de una sociedad tecnotrónica.markoff-sub

Por otra parte Google, pese a proyectar una imagen cool y aparentemente enarbolar el espíritu de libertad del Internet, tampoco es un santo filantrópico de los datos y en alguna ocasión se ha tenido que contradecir por haber declarado que no usaba la información que recolecta de sus usuarios, algo que evidentemente hace.

No queremos ser paranoícos, pero tampoco queremos que dividan y restringan el Internet como algunos países, alíados a ciertos gigantes informáticos, ya hacen o planean hacer.

Como Google y Facebook saben, la información es sumamente valiosa, como una especie de éter que puede convertirse en oro. Cuidemos nuestra información, sin dejar de jugar y vigilemos a los que nos vigilan. No queremos que suceda lo que imaginó Zbigniew Brzezinski, ex Consejero de Seguridad Nacional de los Estados Unidoos, en su libro La Sociedad Tecnotrónica:

"At the same time the capacity to assert social and political control over the individual will vastly increase. It will soon be possible to assert almost continuous control over every citizen and to maintain up-to-date files, containing even the most personal details about health and personal behavior of every citizen in addition to the more customary data.

"These files will be subject to instantaneous retrieval by the authorities. Power will gravitate into the hands of those who control information. Our existing institutions will be supplanted by pre-crisis management institutions, the task of which will be to identify in advance likely social crises and to develop programs to cope with them."

Vía Wired: Great Wall of Facebook: The Social Network's Plan to Dominate the Internet

Do We Need a New Internet? (New York Times)

With Friends like these… Tom Hodgkinson on the politics of the people behind Facebook (relación de la CIA y Facebook en The Guardian)

Is Facebook Killing Google Softly?

Google will eat itself: la autofagia del gigante

Google May Know More About You Than Your Mother

Quinceañero que hizo reporte sobre tendencias de consumo en medios para Morgan Stanley se ha convertido en una celebridad

1__matthew_robsonNo cabe duda que en el siglo XXI la brecha generacional se ha convertido en un abismo, la vertiginosa revolución tecnológica ha hecho que los jóvenes y los adultos hablemos lenguajes diferentes y opuestos, y que veamos al mundo con lógicas que no se entienden entre ellas.

Me dirán que siempre ha sido así, que la llegada del rock hizo que los padres de esos jóvenes que deliraban con tan alocado baile no comprendían el éxtasis que provocaban aquellas contorsiones, que el cabello largo de los Beatles sacudió a la conservadora sociedad británica y que todas las modas que les siguieron (punks, raperos, darketas, góticos...) no eran más que señas de algo tan viejo como el tiempo: que los jóvenes buscan distinguirse de los adultos a través de estilos extravagantes que marcaran quien es quien.

Lo diferente en este caso es que antes los padres y los hijos accedían a medios de comunicación semejantes como el tocadiscos, la radio, la televisión o los medios impresos como periódicos y revistas, pero ahora ya no. Hoy por hoy los jóvenes tienen al internet como su principal medio de información y de conexión con el mundo, o al menos así lo considera el chico británico de 15 años que ha armado todo un follón con el informe que hizo para la conocida firma financiera Morgan Stanley.

Me imagino que cuando el analista de esa firma decidió encargar a Mathew un sondeo de la manera en que los jóvenes conciben a los medios de comunicación lo hizo con el objeto de ofrecer al chico algo con que entretenerse en su corta estancia de trabajo. Y le dio al clavo, ahora el famoso adolecente concede numerosas entrevistas en relación con su famoso informe que no hace más que poner en blanco y negro lo que se practica desde hace tiempo a través del ciberespacio.

Ya que compartimos este espacio que justamente nos permite intercambiar puntos de vista, propongo verificar algunos de los "hallazgos" de este tiburón financiero en potencia. Lo primero es que lo que se consume debe ser gratis: la música, la información, todo lo que se relacione con entretenimiento; lo segundo es que se prefiere lo que tiene que ver con intercambios de opinión entre personas que no se conocen en carne y hueso, por ejemplo, que la mayoría pertenece a alguna o varias redes sociales por internet, comenzando por facebook. Otra de las conclusiones es que hay cosas que simplemente no existen dentro de los códigos de las nuevas generaciones, leer un periódico de papel o comprar un CD o usar el móvil para algo más que no sea enviar mensajes.

Es evidente que la consulta entre amigos y colegas no le puede dar al "Informe Matthew" ninguna validez de generalización, pero lo que si pone una vez más en claro es que estamos viviendo el fin de una era en la que la cultura y los recursos materiales eran condiciones importantes para acceder a una lógica de comunicación limitada y excluyente, y que ahora lo único que nos puede dejar fuera es la poca pericia para surfear en internet en busca de todo tipo de aventuras.

Ver análisis del informe y el informe completo de Matthew

Yolanda Meyenberg Leycegui es columnista invitada de Pijamasurf. Es investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

Más artículos de Yolanda Meyenberg en Pijamasurf