*

X

Keitai shosetsu: la novela celular que revoluciona la literatura en Japón

Arte

Por: admin - 05/19/2009

La también llamada novela de pulgares (thumb novel) es una muestra de la innovación tecnológica en la renovación del entretenimiento: inmediatez, economía y frescura; romance pop interactivo en el que los lectores eligen el destino
cell_phone_in_bath

La ficción celular es la nueva forma literaria entre la juventud japonesa. La también llamada novela de pulgares (thumb novel) se caracteriza por su temática romántica, su enfoque en temas de la adolescencia (especialmente atractivos para la mujeres) y su brevedad. La mayoría de ellas están escritas por jóvenes, entre los 18 y los 27, con poca o nula cultura libresca. Más bien, los autores han sido alimentados por comics, manga y cultura digital, por lo que el lenguaje responde a estas fuentes, en su inmediatez, economía y frescura.

La novela móvil es una muestra más de lo que representa Japón en la innovación tecnológica y en la renovación del entretenimiento: keitai shosetsu es el primer medio narrativo, de la era del mnsje de txto .Hoy, los japoneses usan más los celulares que las PC para comprar, vender, navegar, conversar, ver videos y desde hace no muchos años, para hacer y leer literatura. Como sabemos, los mensajes de SMS no admiten más de 140 caracteres, lo que obliga a estas novelas a ser precisas, sintéticas y contundentes. Esto no quiere decir que sean muy sofisticadas, ya que los jóvenes autores no tienen grandes preocupaciones estilísticas. Más bien, su interés está en contar y reflejar lo cotidiano: amor, amistad, decepción, marginación. Además, no muestran nada de ambientación, nada de desarrollo del personaje, nada de escenarios, sólo un hilo de conversación tenso, cargado de contracciones lingüísticas, términos nuevos y emoticones. Algo seco sin duda, pero que nos acerca más a lo la inmediatez, a lo real.

Otra de las características importantes de este tipo de novelas es que reciben una cantidad amplia de feedback a partir del mismo celular. Es decir, los lectores (cientos de miles en los casos de mayor éxito) envían comentarios al autor (siempre anónimo, representado por un avatar) lo que le otorga una renovada vitalidad el texto. No sólo pueden opinar, sino que pueden llegar a cambiar el curso de la historia, tal y como en aquellas novelas juveniles de “elige tu destino.”japanese_cell_phone_novelist-300x2851

Este entretenimiento on the go, algo análogo a la comida rápida, pero que en este caso responde a la necesidad ontológica del hombre de oir o leer historias, para romper el flujo temporal y cotidiano, tiene su origen en el año 2000. La novela “Deep Love” de Yoshi es el primer antecedente, y no fue creado por una joven atormentada de los suburbios de Tokio. Yoshi era un tutor en una escuela que pudo observa la naciente relación entre las mujeres y sus celulares. Esto lo llevo a crear una novela en línea que hablaba de prostitución infantil, (algo conocido en Japón como enjo kosai, donde las niñas se prostituyen con hombres mayores por dinero o ropa de diseñadores), drogas y SIDA. “Deep Love” eventualmente, se convirtió en serie de televisión, manga, película y, finalmente, una serie de libros que vendieron 2.7 millones de copias.

Desde este momento, el sitio Maho-i-Land se convirtió en el nodo principal para autores y consumidores de esta emergente forma literaria. Desde los inicios de la década, el sitio funciona como marmita para la creación digital, donde se ofrecen templates, consejos y foros y donde se almacenan más de nueve millones de novelas celulares, listas para descargar. Sin embargo, será el 2007 cuando la burbuja de la novela móvil reviente, ya que fue el año en que los editores de libros impresos decidieron imprimir novelas surgidas en celulares. En este año, la mitad de los libros incluidos en el top ten de ventas de las librerías japonesas habían sido creadas, originalmente, como novelas de pulgar. Se podría pensar que el fenómeno pudo haber sido contraproducente para la industria editorial japonesa. Sin embargo, la industria japonesa lleva más de diez años en picada, así que los editores (incluyendo a los más tradicionalistas), más que desdeñar el fenómeno, lo han acaparado como un salvavidas para la industria.

Una de las cosas que resultan más interesantes de este cambio de formato, es la síntesis. Al igual que en Twitter, los novelistas de pulgares no exceden los 140 caracteres en cada emisión. Estamos ante algo como la novela de cordel o de folletín, del milenio pasado, sólo que con un máximo de depuración. Además, para hoy, se han creado diferentes portales para emular el fenómeno en occidente (Quillpill) además de que en Twitter ya es posible encontrar cuantiosos ejemplos que siguen, si no la portabilidad, si la síntesis de las novelas de pulgares japonesas.

Aunque no hay preocupaciones estilísticas por parte de estos creadores, vale la pena decir que en el caso japonés están rompiendo con la tradición ya que han pasado de la escritura vertical a horizontal, ya que los procesadores de texto en los celulares no responden a la escritura tradicional. De igual forma, existe una conciencia del espacio entre caracteres o frases, algo que en la literatura canónica, se descubrió tarde (el siglo XIX, con la poesía simbolista, donde el espacio se vuelve semántico). En shosetsu, por ejemplo, la saturación de palabras y los pocos espacios dan a entender al lector una conversación violenta; un pasaje donde el espacio en la pantalla es amplio, da a entender una conversación quieta.

Valdrá la pena seguir de cerca el crecimiento mundial del fenómeno , si bien Japón representa, aun hoy día, el exotismo y la caldera de la vanguardia, es muy posible que seguiremos esos patrones de consumo narrativo, tal y como hemos convertido en fetiches los aparatos electrónicos. Será interesante ver si los 140 caracteres se convierten en lo que los alejandrinos son al soneto, o lo que el conteo silábico es al haikú: la métrica, el ritmo literario de nuestros tiempos.

Amplio artículo con entrevistas a autores aquí. Quillpill aquí. Artículo sobre un autor occidental que busca penetrar el mercado aquí. Más aquí.

Global Conciousness Project: el poder de la conciencia colectiva

Arte

Por: pijamasurf - 05/19/2009

El GCP mide y traza patrones de conciencia colectiva para demostrar sus efectos físicos, y utilizan esta información para develar la belleza estética del pensamiento compartido

1-tapestry-gcp-global-consciousness

"Clouds are not spheres, mountains are not cones, coastlines are not circles, and bark is not smooth, nor does lightning travel in a straight line."

B.Mandelbrot, introduction to The Fractal Geometry of Nature

El Global Conciousness Project o Proyecto de la Conciencia Global investiga los efectos físicos que la conciencia humana puede producir. Este es un esfuerzo colectivo, implementado en decenas de países, que involucra la participación de científicos, ingenieros, artistas y programadores. Desde su comienzo en 1998 ha sido auspiciado en parte por la universidad de Princeton.

Estamos hablando de una red global de dispositivos electrónicos que permanentemente captan y liberan información. Si bien el comportamiento reflejado en esta data debiera de ser azaroso de acuerdo a postulados de la ciencia establecida, en él se pueden detectar patrones sutiles que reflejen sentimientos o emociones compartidas entre millones de personas (generalmente producidas por sucesos de impacto internacional como la muerte de un ídolo o el riesgo de una pandemia).

1-global-indiaEl marco teórico de este proyecto descansa en ideas alrededor del arquetipo del aether, una especie de neblina infosensible mediante la cual todo resulta en una interconexión tejida entre distintos planos de tiempo y espacio: lo que parece visiblemente separado termina por demostrar que esta inevitablemente unido.

El permanente desdoblamiento del universo en torno a su auto-integración

La postura del Global Consiousness Project tiene cómo antecedentes algunos de los axiomas más sexys del pensamiento humano: el concepto de la Noosfera propuesto por Teilhard de Chardin, los campos morfogéneticos del inglés Rupert Sheldrake, y el imaginario colectivo de Jung, entre otros. Cuando millones de unidades de conciencia (personas) compartimos una emoción similar, o un sentimiento generalizado, esto resulta en un fenómeno energético, aethereo, que logra imprimirse en el plano de lo físico.

La estética del pensamiento humano: Global Brain Painting

*Esta imágen cambia a tiempo real, por cada minuto de data traducida en una configuración de estética fractal. cada 60 segundos podras apreciar como se manifiesta el pensamiento colectivo registrado por el GCP.

El comportamiento cerebral de personas alrededor del mundo, reflejado en sus conductas digitales que son registradas por los dispositivos del GCP, se pueden entrelazar algorítmicamente dando como resultado manifestaciones de geometría multicromática en tercera dimensión. El fin de este proyecto, encabezado por Bill Scott es sensibilizarnos frente a la compleja belleza de la actividad cerebral.

Las imágenes del Global Brain Painting se desarrollan a partir de fragmentos de un minuto de data emitidos por el GCP. El output de este casi mágico proceso se define a partir de muestras tridimensionales, imágenes en alta resolución, y una selección de beauty highlights.

Cada minuto de información detona una formación estética, en tiempo real, de otro quantum de data, como radiografía permanente de la belleza implícita en la información que liberamos lo seres humanos. Sin duda el Global Conciousness Project y el Global Brain Painting son dos proyectos encantadores para todos aquellos que pensamos que la chica más sexy de todas es la información.

Love Data Love

"I wonder whether fractal images are not touching the very structure of our brains. Is there a clue in the infinitely regressing character of such images that illuminates our perception of art? Could it be that a fractal image is of such extraordinary richness, it is bound to resonate with our neuronal circuits and stimulate the pleasure I infer we all feel."

Professor Peter W. Atkins, Lincoln College, Oxford University

1-global-brain-gpc-x

Global Conciousness Project