*

X

Memoria Total: Jill Price, la mujer que no puede olvidar

Salud

Por: pijamasurf - 04/16/2009

La versión posmoderna del personaje de Borges "Funes El Memorioso" puede recordar cada detalle de su vida desde que a los 14 años sufrió una experiencia traumática
jill-price-prefecta-memoria Una mujer que ha sido elevada al status de diosa de la memoria por la televisión matutina de Estados Unidos, capaz de recordar cada detalle de su vida desde que tenía catorce años esconde en su prodigiosidad un trastorno mental. Jill Price, de 43 años es autora del libro, (de presuntuoso título): La mujer que no puede olvidar: la extraordinaria historia de vivir con la memoria más sobresaliente conocida por la ciencia, y hasta hace algunos años vivía en el anonímato. Pero al notar su evidente capacidad mnemónica buscó a un especialista de la Universidad de California Irvine, el cual desde hace unos años la estudia. Según los especialistas Price tiene el síndrome de Hyperthymesia o supermemoria, "un caso de inusual memoria autobiográfica". Cuando se le preguntan datos cómo qué día murió Grace Kelly es capaz de contestar la fecha exacta y el día de la semana así como los sucesos que le ocurrieron ("septiembre 14, 1982, ese día entré al último año de la preparatoria"). Como ese tipo de proezas miles en sus múltiples entrevistas en los medios de Estados Unidos. Su memoria parece estar intrínsecamente ligada a su autobservación de la realidad desde su ensimismamiento, con un único espejo exterior (como en el caso clásico de los freaks de Eu): la memorabilia de la cultura pop, máximo anclaje de realidad y participación dentro de la soledad insondable de su memoria autoperfecta. Sin embargo, a diferencia de los savant no es capaz de recordar el presente de la misma forma. Si se le muestra una lista de palabras o números, apenas puede recordar algunos de ellos, no mucho mejor que el promedio de las personas. Lo interesante del caso es justo aquello que le hace celarse minuciosamente de su propia historia. Jill Price se acuerda de todo lo que le ha pasado porque piensa en sí misma todo el tiempo. Mantiene todos los animales de peluche que ha tenido desde niña, tiene más de 50 mil páginas en su diario y más de 2 mil videos y cassettes personales; tiene todas las edicones de Tv Guide desde 1989. peluches-jill-price Su condición se asemeja mucho a la de los obsesivos compulsivos. Su misma ansiedad es la que parece haber detonado su prodigio memorioso. Junio 29, 1974, el día en la que se mudó de Nueva Jersey a Los Angeles. Una ansiedad que volvió a ocurrir cuando sus padres (con los que ha vivido toda su vida) decidieron mudarse de nuevo a una casa más pequeña. Gary Marcus, de Wired, esboza una teoría que parece explicar sus dotes de memoria de una forma terrenal. Para él, Jill no reflexiona sobre su pasado voluntariamente, pero cuando lo hace, las conexiones entre sus memorias se vuelven más fuertes, reforzándose cada vez. Esto es algo que los psicólogos llaman codificación elaborativa (elaborative encoding). Marcus concluye "La verdad es que la mayoría de las personas podrían recordar sus vida en gran detalle si la contemplaran con la misma intensidad maniaca". Vale la pena recordar el cuento de Jorge Luis Borges Funes El Memorioso, donde el maestro argentino crea un avatar perfecto de su obsesión por la memoria, un hombre con una omnimemoria pero que después de todo es infeliz, asaltado por la panoplia de detalles y datos que le impiden disfrutar de la vida. Sabía las formas de las nubes australes del amanecer del treinta de abril de mil ochocientos ochenta y dos y podía compararlas en el recuerdo con las vetas de un libro en pasta española que sólo había mirado una vez y con las líneas de la espuma que un remo levantó en el Río Negro la víspera de la acción del Quebracho. Total recall: The woman who can´t forget Malos recuerdos. edita tu memoria con una pastilla
Las mentiras 'blancas' son como pastillas de placebo; exagerar es el paso previo a mejorar, revela un estudio científico

1-mentiras-ficcion

Las mentiras, al menos las 'blancas', pueden tener efectos positivos en nuestras vidas. Un estudio de la Universidad de Southampton reveló que estudiantes que exageraron sus promedios universitarios en entrevistas luego mejoraron sus calificaciones. La ficción se vuelve autoprofecía.

"Sesgos positivos sobre el sí mismo pueden traer beneficios", explica el autor del estudio, Richard Gramzow.

Según el mismo estudio las personas que se engañan a sí mismas tienden a ser más felices que las que no. Y socialmente también beneficia: las personas que dicen mentiras frecuentemente son percibidas como más amables y amigables que las que suelen decir la verdad.

Al parecer la mayoría de nosotros sabemos, aunque en algunos casos sea inconcientemente, que decir mentiras tiene sus beneficios. Según se confirma cada vez más la gran mayoría de las personas dice por lo menos una mentira al día. Y la persona promedio miente de 1 a 3 veces cada diez minutos. Evidentemente muchas de estas mentiras son lo que podría llamarse un mal necesario, una convención social o una forma de protegernos o proteger a nuestros amigos. El ejemplo típico es el "¿Cómo estás?", desde la misma pregunta cuando no obedece a una preocupación real o a la respuesta "Bien", para evitar una molesta conversación en la cual incluso podríamos deprimirnos al señalar la insólita alarma social de que no estamos "bien" (y tener que enfrentar la otra mentira, la que nos hemos dicho a nosotros mismos, pero bajo la cual podemos seguir funcionando).

Lo cierto es que sin estas pequeñas mentiras la sociedad bajo su actual paradigma podría colapsarse . Algunas películas de Hollywood llevan esto al absurdo, como en "Liar, Liar", donde el protagonista, un abogado, se ve obligado a decir, por el conjuro cumpleañero de un niño de 6 años, la verdad hasta sus últimas consecuencias, volcando inevitablemente su pensamiento en palabras: por ejemplo cuando pasa una mujer guapa o se encuentra con su jefe al que odia (por otra parte en el caso del hijo del protagonista que lo obliga decir la verdad, su honestidad total hace que sus deseos sean realizados como en un acto magia). Aunque al final, como suele suceder en Hollywood, ocurre una lección catártica y el protagonista encuentra lo que siempre estaba buscando, queda muy claro que la hipocresía, en algún grado, es lo que permite que nuestra sociedad siga funcionando en términos cordiales.

Y es que aprendemos a decir mentiras desde que tenemos entre 3 y 6 años. Algo que al parecer aprendemos al observar a nuestros padres, imitamos el arte del engaño. Y en algunos casos son los mismos padres los que les piden a sus hijos que digan mentiras para poder realizar ciertas actividades, algunas de las cuales llegan a premiarlos. Como puede ser decir una mentira en la escuela para poder alargar sus vacaciones.

Curiosamente las personas que dicen una mentira "blanca" presentan menos señales de ansiedad (medida en ritmo respiratorio y presión arterial) que las personas que dicen la verdad cuando se les pregunta algo que les incomoda. Es más fácil decir que la sopa está rica cuando no te gusta, que decir que sabe muy mal. Es más automático.

Es interesante preguntarse por qué nuestra sociedad recompensa las mentiras y generalmente son tan efectivas. Por una parte, el éxito, el cual muchas veces se alcanza a través del engaño, la ilusión, o hasta la falsificación, es preferido en la sociedad que la honestidad, aunque muchos no lo digan. Parece borrar los medios con los que se consigue, de la misma manera que el dinero permite muchas veces evitar ir a la cárcel. (Evidentemente la mentira sistemática y el gran enagño tienen enormes consecuencias negativas a la larga en las relaciones sociales, pero ese es otro tema).

Pero incluso más interesante que esto es el proceso por el cual las mentiras se materializan y se transforman en verdad. Como en el caso de los estudiantes que mienten sobre sus calificaciones y luego sacan la calificación que habían dicho en su mentira. Es como si el acto de decir las cosas por alguna razón fuese un decreto que nos sugestionara poderosamente (o sugestionara al mismo universo). Pues al decir una mentira, ya sea que se la digamos a alguien más o a nosotros mismos, nos estamos tomando un placebo lingüístico.

Podría ser que la mentira misma nos presione, ante el miedo de que se revele, a volver lo que decimos realidad. La industria y/o terapia de programación neurolingüística se basa en el acto de mentirnos repetitivamente hasta que las palabras que nos decimos se vean reflejadas en la realidad, ya sea porque la repetición nos coopta, como una profunda motivación inconciente, o porque el mundo esta hecho de lenguaje y decir las cosas, como en el caso del Logos, es lo mismo que crearlas.

Lo cierto es que el proceso entre mente y cuerpo no distingue entre la verdad y la mentira (imaginar una cosa produce la misma actividad cerebral que ver una cosa físicamente) y que, como cada vez más se demuestra científicamente, los proceso considerados en un inicio como meramente mentales son capaces de alterar el comportamiento del cuerpo de forma significativa. Esa es la gran ficción del universo, que las palabras son tan reales como las cosas: pensar en algo es ya un acto de vudú.

Con información de: Beyond Oversights, Lies, and Pies in the Sky: Exaggeration as Goal Projection

3 formas de saber si alguien está mintiendo

La ciencia del vudú: cuando la mente ataca al cuerpo