*

X
La crisis en el crédito aúnada a la era digital podría significar una oportunidad para crear sistemas de moneda locales, en los que el dinero sería algo como un software escrito por nosotros mismos

douglas-rushkoff-tim-leary

El Maverick de los nuevos medios, Douglas Rushkoff, con su alta fidelidad para surfear las tendencias del pensamiento contemporáneo se ha dedicado últimamente a estudiar la crisis financiera y los nuevos modelos económicos, sin duda el tema de nuestro días. Y como reza el sobre-recurrido, pero cierto, dicho popular: la crisis es el tiempo de la oportunidad.

Según Rushkoff el hecho de que los bancos dejen de proveer el crédito para los negocios puede ser en el mediano plazo algo liberador. Porque esto podría hacer que los negocios en contacto con el “mundo real y las personas reales” busquen nuevos mecanismo de crédito y desarrollen monedas locales fincadas en valores de producción reales.

“Una vez que aceptemos el hecho de que el dinero y los bancos a los que nos hemos acostumbrado a usar no son los único medios de generar capital, liberaremos a nuestros negocios y a nosotros mismo de la industria financiera que ha disfrutado de un monopolio sobre el comercio demasiado tiempo”…

La diferencia esta en crear valor en vez de ganar dinero, regresar a la solidez del producto de la que Marx advertía se alejaba el Capitalismo, al eterealizar los bienes.

Según Rushkoff el sistema actual tiene su origen en el Renacimiento, cuando las monarquías declinantes se protegieron de la superior riqueza de la burguesía mercante, asignándoles monopolios supervisados, en los que, al otorgarles exclusividad sobre una región particular los monarcas recibían su lealtad y una porción de sus ganancias. Es bajo este modelo que se empezaron a redactar leyes que favorecían a estas compañías protegidas, tales como las que impedían a los habitantes de ciertas colonias crear valores por sí mismos. Al hacer ilegal la moneda local, los monarcas podían obligar al pueblo a usar su propia y más cara “moneda del reino”. En vez de ganarse su existencia este dinero era prestado hacia su existencia.

De esta forma desaparecieron las monedas de cambio locales, que según Rushkoff , habían creado la bonanza que permitió construir las catedrales europeas como inversión al futuro, para las poblaciones locales (ya que éstas producían una derrama económica de turismo). O que habían hecho que las mujeres en Inglaterra fueran más altas de lo que son hoy.

Este sistema financiero desembocó en la crisis actual “donde se extrae más valor en cada nivel del que los negocios pueden producir. El capitalismo fantasmógorico, una especie castillo de Kafka vendiendo éter donde “simplemente hay demasiadas instituciones y demasiados prestamistas, a ser pagados”.

Pero según Rushkoff el futuro es brillante si lo “que muere no son los negocios en si, sino el parásito financiero” y ya sin el paso del capital no-productivo nos damos cuenta que:

“Los dineros son programados. Se comportan de cierta forma porque se les ha codificado con ciertos patrones de conducta. La crisis crediticia de hoy, por ejemplo, no es más la culpa de banqueros particulares que del patrón subyacente de las monedas centralizadas y monopolizadas que usamos. Al menos esa es la opinión de un número creciente de ciudadanos (Rushkoff da varios ejemplos de implementaciones de monedas locales que se están llevando a cabo en estos momento con éxito).

“Donde la disponibilidad de la imprenta fomentó la falsificación de monedas oficiales, la disponibilidad de las computadoras y las redes esta fomentando la creación de monedas nuevas. Estamos probando que es más adecuado tratar nuestro dinero como software y programarlo nosotros mismos”.

Tal vez otra forma de decirlo sería: hay que escribir nuestra propia ficción financiera y volverla un producto tangible.

Think small. Buy local. Make friends. Print money. Grow food. Teach children. Learn nutrition. And if you do have money to invest, put it into whatever lets you and your friends do those things. Douglas Rushkoff

Vía Reality Sandwich: Program your own Money

Más información:

Douglas Rushkoff on the Economic Crisis

Un proyecto de hacktivismo y subversión artística aplica un movimiento de judo digital y usa a Google para apoderarse de Google

 

1-gwei

Como si David hicera que Goliat se devorara a sí mismo (como un ouroboros de colores) un grupo de hacktivistas y artistas subversivos han ideado un sistema para utilizar los anuncios de pago por click de Google para comprar a Google.

Hackear la Google autorreferencia

"Generamos dinero subiendo anuncios de texto de Google (Adsense) en una red de sitios ocultos. Con el dinero(que les paga Google por clicks) automáticamente compramos acciones de Google.Compramos a Google a través de su propia publicidad. Google se come a sí mismo... pero al final nos pertenece a "nosotros".

"Estableciendo este modelo autocanibalístico deconstruimos los nuevos mecanismos de publicidad global conviertiéndolos en un modelo económico surrealista de pago por click.

"Cuando acaba este proceso les otorgamos nuestras acciones de Google al GTTP LTD. (Google To The People Public Company) que los distribuye de regreso a los usuarios (los clikers)/ al público".

Las mentes detrás de GOOGLE WILL EAT ITSELF son Paolo Cirio, Alessandro Ludovico y Ubermonger, cada uno, desde su trinchera, pieza clave del rizoma digital de expresión contracultural (partes de un linaje de "blue-tech-blood" que utiliza el internet y el new media como su frente favorito).

Hata el momento tienen poco más de 405 mil dólares en acciones de Google y tardarían 202 años en comprar al Gigante de internet, algo que es altamente imporobable, pero en este caso la idea -genial- vale por sí sola y su reverberación no es poca.

1-google-will-eat-itselfAdemás de múltiples premios y exposiciones en importantes museos ( sí, se expone un esquema financiero proyectado en una pared: el organigrama como arte anticorporativo), han logrado llamar la atención de Google que ha cerrado algunos de sus sitios centinelas, y su trabajo ha sido rechazado por la revista Wired, la cual pertenece a Conde Nast, la cual recibe dínero de publicidad de Google. Así demostrando que Google, "la empresa más cool del mundo", cuyo mantra rector es simplemente "don´t be evil" (no ser malignos), tiene también inconsistencias y tal vez sea un organismo insaciable de información y poder.

Evidentemente en el transfondo de esta idea, más allá de su divertida ocurrencia (lo brillante de ella es que se le podría haber ocurrido a Google en uno de sus días libres) hay una crítica al monopolio informativo de Google (el Gigante que define con su hermético algoritmo que es lo que tiene autoridad para aparecer en una búsqueda, qué información es legítima y cual basura), a lo que llaman su dictadura chistosa (crítica creativa que digitaliza su propio antídoto).

"Como puede ser un dictador chistoso? Una posibilidad es saber como entretener a las personas, y al mismo tiempo influir en cada una de sus decisiones así manteniendo su poder totalitario invsiblemente inalterado. La administración de Google sabe muy bien como entretener a los internautas.

"El más grande enemigo de un gigante así, no es otro gigante: es el parásito. Si suficientes parasitos chupan partes pequeñas del dinero en esta encarnación del autorrefencialismo, vaciaran la montaña artificial de datos y su pleigro inherente de totalitarismo digital".

Google will eat itslef (GWEI)

Paolo Cirio es un artista multidiscplinario que manipula controversialmente vectores semióticos para involucrar al público en la reflexión sobre el papel de los medios en la representación de la realidad. Su última obra The Big Plot utiliza las redes sociales como el mejor tablero de metaficción para desarrollar una trama de espionaje digital en el que se reflecciona sobre la explotación política, y la peligrosa transparencia, de las redes sociales. Sitio Oficial

Alessandro Ludovico es un artista digital, DJ (de beats y de bits), hacktivista y pionero en general del internet y su relación con la cultura posmdoerna. Sitio: Neural.it

Lizvlx/Bernhard, arte, diseño y proyecto subversivos de fantasía con los nuevos heroes épicos de la transmedia: Amazon Noir, Ebay,etc.. Sitio: Ubermorgen

Is Google God?