*

El prieto arrogante, el prieto que no baja la mirada: lo más incómodo para la blanquitud, según Tenoch Huerta

Sociedad

Por: Mateo León - 11/24/2022

Durante la presentación de su libro "Orgullo prieto", el actor Tenoch Huerta contó esta experiencia que se convirtió en una lección de vida sobre el clasismo y el racismo que se viven en México

Hace unos días, durante una rueda de prensa con motivo de la publicación del libro Orgullo Prieto, el actor Tenoch Huerta refirió la siguiente experiencia:

Algo que incomoda mucho a la “blanquitud” es el “prieto arrogante”, el prieto que no baja la cabeza, el prieto que los mira de frente y les dice: “Ni madres, carnal, ¿cómo ves que no?”. El que te dice… tú… lo que esta mujer me dijo: “Tú no vales nada, tú no eres nadie, tú ni siquiera existes”. Ella negó mi existencia solamente porque retrasé una camioneta porque paré a comer (derecho humano básico). Entonces yo, en el ejercicio de mis derechos humanos, hubo un retraso de quince minutos en una camioneta y eso fue suficiente para que ella negara mi existencia. Me dijo que yo era “un pinche prieto arrogante”. Después entendí que eso es algo que incomoda muchísimo, muchísimo. Si ustedes quieren hacer enojar a la blanquitud, nada más no les bajen la mirada.

@latinus_us "Algo que incomoda mucho a la 'blanquitud', es el 'prieto arrogante'": Tenoch Huerta. #Latinus #InformaciónParaTi ♬ sonido original - Latinus

La anécdota y su glosa se inscriben de alguna manera en una añeja tradición de clasismo y racismo en México, la cual se remonta a los días de la Conquista, la Colonia e incluso las primeras décadas de vida independiente como país. 

Como es sabido y ha sido ampliamente estudiado, la conquista violenta de las sociedades del Anáhuac por parte de soldados y misioneros españoles tuvo como consecuencia la creación de una sociedad mexicana profunda y claramente estratificada y jerarquizada, en la cual los conquistadores o sus semejantes tuvieron preeminencia sobre los descendientes de los pueblos originarios. 

De hecho, el insulto que menciona Tenoch, “prieto”, es cercano a otra palabra que durante mucho tiempo en México y aun a la fecha se ha usado igualmente con una intención denigrante: “indio”. A pesar de que las culturas originarias son profundamente ricas y admirables –y además de ello, forman parte de nuestro origen común como país y sociedad– en México la alusión a lo “indígena” se convirtió en un insulto.

¿Tú qué opinas? ¿Tiene razón Tenoch Huerta en su observación? No dudes en compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o a través de los perfiles de redes sociales de Pijama Surf.


También en Pijama Surf: ¿Por qué leer La visión de los vencidos de Miguel León-Portilla?

 

Imagen de portada: YouTube