*

'Fossora': el nuevo álbum de Björk que promete llevar a sus seguidores por una fantasía musical

Arte

Por: Valentina Cisniega - 09/01/2022

"Fossora" es un álbum "enamorado" con dos objetos de amor diferentes en juego
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

El nuevo álbum de la cantante islandesa Björk lleva por nombre Fossora, la versión femenina de la palabra latina para "excavador". En la portada, ella es un duende del bosque que brilla intensamente, las yemas de sus dedos se fusionan con los hongos fantásticos bajo sus cascos.

Comparado con la electrónica nublada de Utopia (2017), este álbum es orgánico y espacioso, terrenal en lugar de soñador, y lleno de calidez y aliento. También es un mundo de contrastes: los dos imanes del álbum son el clarinete bajo y los violentos estallidos de gabber (o "gabba", el subgénero del hardcore techno). Hay momentos de asombroso virtuosismo y desconcertante complejidad y, como gran parte de su música reciente, una resistencia a la melodía fácil. El viaje de Björk del dance-pop de los noventa a algo más parecido a la ópera surrealista tiene más en común con la elegante trayectoria de Scott Walker que con la de sus compañeros de los noventa como PJ Harvey.

Como todos los álbumes de Björk, Fossora es una reacción a su predecesor. Suave y ligero como el algodón de azúcar, Utopía era un "mecanismo de supervivencia a partir de la historia desgarradora" que había contado en Vulnicura de 2015, que narraba su separación del artista Matthew Barney en una desolación paso a paso. Lo que ella llama el álbum de "emergencia" y el "álbum de rescate" surgieron como bolsas de aire, con apenas dos años entre ellos, a pesar de los desafíos técnicos que Björk se planteó (como los cuatro meses que tomó descubrir la reverberación en las flautas de Utopía) .

Entre las erupciones de gabber, Fossora ofrece tiernas canciones escritas para la madre de Björk, un poema de Látra-Björg (pescadora y vagabunda del siglo XVIII), la voz mantecosa de Serpentwithfeet y los coros de Sindri, su hijo, y Doa, que presta un prístino tono folclórico en "Her Mother's House". "Le pedí que escribiera sobre decir adiós al nido y [dije] que no tenía que ser amable", dice, claramente orgullosa. "Soy yo burlándome de mí mismo por ser un poco pegajoso". (Recordemos que también aparecieron juntos en la fantasía vikinga de Robert Eggers El hombre del Norte, con Doa interpretando a una esclava irlandesa arrebatada a Islandia y Björk interpretando a la vidente, con los ojos ocultos bajo caparazones de caracoles marinos mientras profetiza una muerte violenta para Alexander Skarsgård).

A pesar de promocionar a Fossora como un álbum para "gente que está haciendo clubes en su sala de estar", los rumores sobre el álbum rave de Björk han sido muy exagerados. "Estaba tratando de sacarme el mickey de mí misma", dice con un suspiro; su acento sigue siendo una alegre mezcla de erres enrolladas nórdicas y jerga cockney. "Aquí estoy, esta señora atrapada en mi sala de estar encerrada, y es una canción realmente seria durante cuatro minutos y medio. Y luego es un minuto de"… –se levanta de golpe de su silla y comienza a mover sus brazos a un ritmo silencioso– "¡WOO!".

De ahí surge una descripción visual de Fossora. Si Utopia fue un retiro mágico del lago negro de miseria en el que se sumergió en Vulnicura ("sácale todos los dientes, sin violencia, como un álbum pacifista e idealista con flautas, sintetizadores y pájaros"), Fossora muestra la vida en esta tierra de ensueño. "Veamos cómo es cuando entras en esta fantasía y, ya sabes, almuerzas y farrrrt" –otra R alegremente rodada– "y haces cosas normales, como ver a tus amigos".

Esta terrenalidad es aplanada por el sexteto de clarinetes bajos del álbum, un instrumento elegido no por su melancolía, como en la Sexta de Mahler, ni por su lujo ahumado, como la interpretación de Bennie Maupin en Bitches Brew de Miles Davis, sino por su potencial como artillería de percusión. Björk quería que sonaran "como Public Enemy, como duh-duh-duh-duh, como boxeo", gorjea, antes de ponerse en cuclillas para demostrar el ataque de peso pesado del instrumento de un metro de largo.

Luego está el techno duro. Gabber Modus Operandi, dos punks indonesios que mezclan estilos populares como el gamelán balinés con abrasivos parloteos occidentales, juego de pies y ruido, estuvieron presentes en las fiestas de la sala de estar de Björk. "Están llevando la tradición al siglo XXI, lo cual realmente respeto. Lo hacen como nadie más", dice Björk.

Fossora se lanzará este otoño en One Little Independent Records.

 


También en Pijama Surf: 4 músicos particularmente interesados en ocultismo y magia

 

Imagen de portada: @bjork