*

Niña mexicana de 10 años tiene un coeficiente similar al de Albert Einstein: estudiará medicina en Estados Unidos

Sociedad

Por: Patricia Ruiz - 08/04/2022

Sólo uno de cada 100 niños presenta la característica de ser considerado "genio"

Michelle Arellano es una niña mexicana que tiene 10 años. A su corta edad estudiará medicina en la Universidad de Massachusetts en Estados Unidos, una de las mejores en esa disciplina. Michelle tiene un coeficiente intelectual (IQ) de 158, tan sólo dos puntos por debajo de Albert Einstein.

En una entrevista, Michelle Arellano dijo que su sueño es convertirse en una gran doctora para así poder curar el cáncer y el autismo. Además quiere ser bióloga marina y actriz.

Michelle es considerada una “niña genio”. De acuerdo con la OMS, sólo uno de cada 100 niños presenta esta característica.

Michelle aprendió a hablar inglés cuando tenía un año y medio y a los 4 ya sabía leer en español y en inglés. Hoy domina el francés, alemán e italiano. 

Esta pequeña niña tiene planeado empezar sus estudios universitarios en el transcurso de este mes de agosto. Los dos primeros años tomará clases virtuales, después de eso las clases serán presenciales en Massachusetts. 

Michelle Arellano también es artista, pues dibuja, pinta, toca el piano, y además, practica natación natación, básquetbol y es cinta negra en taekwondo. Lo cual nos demuestra que ser considerado un genio no sólo se atribuye al conocimiento académico, sino que también los deportes son importantes.

A pesar de ser vista como una niña genio, Michelle es una niña tan común como cualquier otra niña de 10 años. Juga con muñecas, le encantan los animales y es fanática de hacer origami. 

Karina Guillén Cruz es madre de Michelle, es cirujana, por lo que es la principal inspiración para Michelle. Para esta mujer tener una hija con un coeficiente intelectual tan alto no ha sido sencillo. Cinco escuelas rechazaron a Michelle bajo el argumento de que los maestros no podían lidiar con su inteligencia

Guillén Cruz, quien es cirujana, relata que para encontrar el camino y entender a su hija fue angustioso y frustrante. Ella tuvo que consultar a especialistas, buscó por internet casos similares, pero encontró poco.

En cuanto una escuela la aceptó, sus padres le pidieron a la Secretaría de Educación en Chiapas que Michelle pudiera subir de grado, ya que se aburría demasiado en clases. La SEP accedió, en noviembre de 2021 acreditó la educación primaria, en marzo de 2022 la secundaria y el 4 de julio, acreditó la preparatoria

 


También en Pijama Surf: El secreto de Albert Einstein para aprender cualquier cosa (revelado en una emotiva carta a su hijo)

Imagen de portada: EFE