*

Sobre los orígenes "paganos" de una celebración civil

La bicicleta se ha convertido en un emblema de la civilidad y el desarrollo urbano. En numerosas ciudades, políticos y activistas promueven el uso de la bicicleta como una forma más inteligente y saludable de transportarse. Con ello se ha abrazado la idea de crear un "día oficial" de la bicicleta. Durante varios años el Día de la Bicicleta fue celebrado el 19 de abril, en ocasiones con la creación de eventos multitudinarios en los que participaban importantes personalidades de la sociedad. Todo esto en la dulce ignorancia de que lo que en realidad se celebraba era un viaje en bicicleta pero bajo los efectos del LSD.

Acaso tratando de desmarcar esta fecha que celebra una historia de exploración psicodélica, en 2018 la ONU decidió separar los eventos y determinar que el Día Mundial de la Bicicleta es oficialmente el 3 de junio. Pero esto no se ha logrado sin confusión, pues obviamente existía una estela de personas que celebraban ya esta fecha. Así, vemos que en 2022 algunas personas siguen celebrando el Día de la Bicicleta el 19 de abril, el día original. En la mayoría de los calendarios que recopilan estas celebraciones mundiales aparece todavía el 19 de abril como el Día de la Bicicleta y en algunas se incorpora el Día Mundial de la Bicicleta el 3 de junio.

El origen del Día de la Bicicleta como celebración cívica es obra del profesor Thomas B. Roberts, quien en 1985 instituyó la rutina de pasear en bicicleta con sus alumnos en DeKalb, Illinois. Años después la fecha sería promovida en Internet. Roberts era perfectamente consciente de que lo que se celebraba el 19 de abril era el viaje de Albert Hofmann e incluso mantuvo una correspondencia con el inventor del LSD. Además había otra coincidencia significativa, pues otra "revolución" había empezado de alguna manera con un "ride" un día antes. En Estados Unidos, los niños solían aprender este poema:

It was the eighteenth of April in ‘75 

And hardly a man I now alive

Who remembers that famous day and year  

And the midnight ride of Paul Revere.

Para celebrar este Día (psicodélico) de la Bicicleta, 19 de abril de 2022, compartimos un recuento previo de la memorable jornada en la que el doctor Hofmann probó por primera vez una droga que luego alimentó todo el movimiento psicodélico, especialmente debido al entusiasmo de Tim Leary. El 19 de abril de 1943 Hofmann decidió probar una nueva droga que había desarrollado en sus laboratorios en Suiza años antes trabajando con el ergot, un hongo que se genera en el pan de centeno (y que, se dice, habría sido usado en los misterios griegos de Eleusis), en la búsqueda de un estimulante circulatorio. Los accidentes son la materia prima de la creación, y el 16 de abril de 1943 Hofmann ingirió accidentalmente un poco de LSD. Esta pequeña dosis fue suficiente para desatar su imaginación y preparar el histórico primer viaje de dietilamida de ácido lisérgico.

El día que ahora conocemos como Día de la Bicicleta, Hofmann decidió tomar 250mg de LSD-25 (el umbral de la dosis son 20mg). Después de ingerir la sustancia fue presa de un momento inicial de pánico (por la gran cantidad de ácido), coqueteando con un malviaje que al final no dominó la experiencia, abriendo así una brecha en beneficio de la psicodelia: después de una examinación médica superficial, Hofmann comprobó que estaba bien y decidió explorar la sustancia. Aquí se cifraba la plantilla del viaje psicodélico de primero tener que enfrentar dificultades -un simbólico descenso al inframundo- para resurgir entre las mieles de la catarsis. Le pidió a su asistente que lo llevara a casa en bicicleta porque no se podía usar vehículos motorizados debido a la guerra. En el viaje, al entrar en contacto con la luz del sol y la naturaleza, despertó el primer momento de conciencia psicodélica que luego sería llamado sunshine acid:

Poco a poco empecé a disfrutar una serie sin precedentes de colores y formas jugando persistentemente detrás de mis ojos cerrados. Imágenes fantásticas surgían, alternándose, variando, abriendo y cerrándose en círculos, explotando en fuentes, reacomodándose e hibridizándose en un flujo constante... Tuve la sensación de que veía la tierra y la belleza de la naturaleza como era cuando fue creada. Fue una experiencia maravillosa. Un renacimiento, ver la naturaleza bajo una luz nueva…

Rápidamente Hofmann se dio cuenta de que la sustancia podía ser usada con fines terapéuticos. Esto fue comprobado en un inicio, cambiando la vida del actor inglés Cary Grant, entre otros. Más tarde llegó Tim Leary (psicólogo de Harvard), el LSD se volvió casi mainstream y luego fue prohibido e incluso usado por la CIA en programas de control mental como el MK Ultra. Pese a este oscuro destino, el LSD, detonante del movimiento hippie, actualmente está volviendo a ser estudiado dentro de la medicina psicodélica para tratar ciertas enfermedades mentales, con lo cual recobra su espíritu original, más como una terapia que como mera recreación. 


También en Pijama Surf: 8 cosas que desconocías de la marihuana

 

Imagen de portada: Ubuy