¿La pandemia transformó para siempre la educación, la escuela y el aprendizaje?

Por: pijamasurf -

Entre los muchos cambios que la pandemia de la covid-19 ha traído consigo, algunos de los más significativos se encuentran en el ámbito de la educación. Como ocurrió con otras actividades, las educativas también se transformaron radicalmente a raíz de las medidas que las autoridades sanitarias nacionales e internacionales recomendaron para prevenir el contagio de la enfermedad. 

De la educación se ha dicho que es uno de los principales escenarios de socialización para el ser humano, y sin duda eso explica su transformación tan radical de los últimos meses. Podría decirse que la educación lo tiene todo en contra en esta época de restricciones sociales y de movilidad. 

Habituados a tomar clases en un salón, a la materialidad de los libros y los exámenes, al intercambio de ideas en grupo, ahora profesores y estudiantes han tenido que desarrollar esas mismas actividades a través de medios remotos como las videoconferencias, los documentos que se crean y se editan en línea, las aplicaciones de mensajería instantánea y algunas otras herramientas con las que se ha intentado cumplir con el proceso educativo más o menos como ocurría antes de la pandemia.

¿Has tomado alguna clase en línea en los últimos seis meses?

Cargando Resultados...

Sin embargo, dicha intención, aunque loable, no ha sido sencilla de realizar. En los últimos meses, en prácticamente todos los países del mundo, se ha constatado que la transición hacia la educación remota o en línea no es ni natural ni inmediata o, dicho de otra manera, se ha evidenciado que la manera en que la educación se entendía y se realizaba antes de la pandemia, no puede ser la misma que en tiempos de crisis sanitaria. 

Como decíamos antes, en la educación la tecnología digital también se presentó al inicio como la gran solución a las dificultades y desafíos derivados de la pandemia del coronavirus. Cuando el confinamiento se extendió en prácticamente todo el mundo, partió que herramientas como Zoom o Google Classroom satisfarían a la perfección las necesidades de profesores y estudiantes, y que éstos, además, en vista de ser ya generaciones “nativas digitales”, las usarían con facilidad y se adaptarían pronto a las nuevas condiciones.

De los siguientes temas, ¿sobre cuál tomarías un curso en línea?

Cargando Resultados...

Al final se reveló que esta previsión no fue acertada. La tecnología digital, en efecto, ha cobrado una enorme relevancia en las actividades humanas de las últimas tres décadas, pero esta pandemia también sirvió para darnos cuenta de que quizá la importancia que se le atribuía a dicho ámbito no es tanta como creíamos. 

De entrada, ahora es claro que la llamada “brecha digital” es más amplia de lo que suponíamos: millones de personas tiene quizá acceso a un smartphone con acceso a Internet, pero ello no implica que tengan el conocimiento necesario para usar ciertas herramientas, o que se encuentren en condiciones de seguir una clase universitaria por medios remotos. ¿Cuántos profesores y estudiantes cuentan con un buen equipo de cómputo o de otro tipo para asistir a sus clases? ¿Cuántos tienen algo tan elemental como una habitación donde puedan contar con las condiciones de privacidad necesarias para fomentar la concentración y la atención? ¿Cuántos cuentan con una conexión a Internet de calidad, veloz y estable?

¿Qué horario es más cómodo para ti? (duración aprox. del curso - 12 horas)

Cargando Resultados...

El futuro para la educación no es claro. Por un lado, las preocupaciones principales se encuentran en los efectos que el aprovechamiento educativo en tiempos de pandemia tendrá en los próximos años, tanto a nivel personal como social. 

Una de las cifras más alarmantes es la de la deserción escolar, por ejemplo, particularmente en países pobres y en vías de desarrollo. Algunos informes prevén ya que millones de niños en países como Nigeria o Pakistán definitivamente no regresarán a la escuela ni siquiera cuando las restricciones sanitarias se levanten. En otro aspecto, hay mediciones que muestran que trasladar la impartición de clases a medios remotos ha impactado significativamente el desempeño en materias como las matemáticas o la lectura. 

Derivado de esta última constatación, es claro que la tecnología digital no es el gran salvavidas que muchos suponen (las grandes empresas tecnológicas en primer lugar), pues para aprovecharla en todo su potencial, antes es necesario resolver varios problemas, algunos incluso esenciales y hasta un poco obvios, como el acceso a la energía eléctrica, la posibilidad de contar con un ingreso familiar digno o el analfabetismo digital. Si bien a veces se piensa, muy apriorísticamente, que la tecnología digital es de libre acceso para todos y que parte de su esencia es aspirar a cierta “igualdad”, la pandemia y en particular la educación han mostrado la necesidad de matizar y aun poner en cuestionamiento dicha suposición.

¿A qué precio considerarías que un curso no es caro y está dentro de tu alcance?

Cargando Resultados...

La educación muy probablemente no volverá a ser la misma. Ahora no son pocas las instituciones educativas (escuelas, universidades, etc.) que han encontrado en la educación en línea una veta que, antes subestimada, tiene ya una enorme importancia para sus actividades y también, por qué no decirlo, para sus ingresos económicos. Hay quien asegura también que la pandemia nos podría llevar a reflexionar sobre el enfoque con que la educación se ha abordado tradicionalmente, para quizá, a partir de ahora, dar mayor peso a contenidos educativos que formen a niños y jóvenes en habilidades para la vida.

¿Cómo será la educación cuando la pandemia termine? Quizá es muy pronto para decirlo o preverlo, pero el futuro ya está trazándose, en algunos aspectos sin que nos demos cuenta de ello o de todo lo que está aconteciendo.

 

Imagen de portada: Glenn Carstens-Peters / Unsplash

CONECTA CON PIJAMASURF
FOLLOW
Facebook Twitter YouTube RSS