*

Murió Diego Armando Maradona, el polémico astro del futbol argentino

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/25/2020

La estrella rutilante del futbol argentino falleció este 25 de noviembre de 2020 en Buenos Aires, Argentina

Con 60 años de edad, este miércoles 25 de noviembre de 2020 murió en Buenos Aires Diego Armando Maradona, sin duda uno de los mayores astros del futbol internacional y un icono del deporte del siglo XX. De acuerdo con la información disponible, Maradona falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio, algunos días después de haber pasado por una cirugía en la que se le removió un hematoma craneal.

Nacido el 30 de octubre de 1960 en Villa Fiorito, provincia de Buenos Aires, Maradona debutó en el futbol de su país con el club Argentinos Juniors a los 15 años, el 20 de octubre de 1976; sin embargo, fue sobre todo bajo la playera del Boca Juniors que comenzó a ganar reconocimiento por su talento y su creatividad con el balón. 

A partir de la década de 1980 Maradona jugó en clubes europeos, entre los cuales los más notables fueron el Barcelona y especialmente el Napoli, en donde alcanzó la fama, la gloria… y también la debacle, pues fue en esa época cuando el jugador se vio envuelto en los primeros escándalos de consumo de drogas que a partir de entonces lo persiguieron durante toda su vida, incluso en fechas recientes. Como buen héroe moderno, su trayectoria fue polémica y contrastaste. A la enorme admiración que suscitó de inicio entre sus compatriotas argentinos y después entre fanáticos de todo el mundo, se unieron también episodios de decepción y tristeza.

Además de como jugador, Maradona también incursionó en el futbol como entrenador. En Argentina estuvo a la cabeza de clubes como el Deportivo Mandiyú de Corrientes y el Racing Club de Avellaneda, además de, claro, la Selección Nacional de su país entre 2008 y 2010. En el extranjero dirigió clubes en México y en los Emiratos Árabes Unidos.

De toda su trayectoria, quizá el episodio más simbólico sea el de la llamada “mano de Dios”, ocurrido durante el Campeonato Mundial de Futbol celebrado en México en 1986. Este mote tan elocuente (que alude, además, veladamente, al hecho de que a Maradona se le consideraba verdaderamente el dios del futbol) hace referencia al gol que marcó Maradona contra la selección de Inglaterra durante los cuartos de final de dicho Mundial. Aunque a todas luces se ayudó de la mano para empujar el balón a la portería, el árbitro del encuentro dio por bueno el tanto y, a partir de entonces, los seguidores del jugador disculparon su acción diciendo que había sido “Dios”, con su mano, quien había intervenido para favorecer con su gracia a Maradona.

Sea como fuere, hoy el astro ha dejado de recorrer las canchas y los estadios. La luz y las sombras de Maradona se han apagado este día, dejando como herencia una peculiar estela de satisfacciones y buenos recuerdos. Muy probablemente, eso será lo que le sobreviva.

Descanse en paz.