*

La enseñanza que Gurdjieff recibió de su tutor y que compartió en uno de sus libros
X

Formar a los niños bajo estos 10 principios hará de ellos personas responsables, según Gurdjieff

Filosofía

Por: pijamasurf - 09/08/2020

La enseñanza que Gurdjieff recibió de su tutor y que compartió en uno de sus libros

George Gurdjieff llevó una de las vidas más extraordinarias del siglo XX. Sin lugar a duda, fue uno de los grandes maestros espirituales del siglo XX en Occidente y uno de los más polémicos. Muchas cosas se pueden decir acerca de Gurdjieff, pero es evidente que fue un hombre de una enorme disciplina, de una formidable capacidad creativa y de una personalidad magnética. Las descripciones de la impresión que dejó Gurdjieff en sus alumnos –entre ellos, algunas luminarias del mundo del arte– coinciden en haber encontrado en él una cualidad "energética" de su persona, un efecto poderoso pero inefable. Rasgo esencial este que siempre se encuentra en un auténtico maestro espiritual.

Una de las cosas que marcó a Gurdjjieff fue su educación. Gurdjieff tuvo un padre extraordinario, que desde pequeño le despertó un interés por el conocimiento y la valentía. Una de las prácticas con las que su padre lo educó fue arrojando escorpiones en su cama. A lo largo de su vida Gurdjieff conoció a numerosos "hombres notables", siendo su padre el primero. 

En el que quizá sea su libro más accesible, Encuentros con hombres notables, Gurdjieff relata su experiencia bajo la tutoría del padre Bosch, una autoridad espiritual en la zona donde él vivía, en Armenia, en la época conquistada recientemente por Rusia.  

En conversaciones con el padre de Gurdjieff, el padre Bosch distinguió los siguientes diez puntos como la instrucción fundamental de todo niño:

La creencia en que la desobediencia merece un castigo.

Esperanza en recibir recompensa por mérito.

Amor a Dios –pero indiferencia a los santos [es decir, religiosidad sin culto a la personalidad]–.

Remordimiento de la conciencia por el maltrato de animales.

Temor de sentir aflicción por padres y maestros. 

Ausencia de temor ante demonios, serpientes o ratones.

Alegría de estar contento con lo que uno tiene.

Tristeza ante pérdida de la buena voluntad de los otros.

Paciente tolerancia al dolor y el hambre.

Como vemos, algunos de estos puntos tienen una clara inclinación espiritual, pero tomados en su conjunto abarcan toda la dimensión humana. Según Gurdjieff, con estas diez instrucciones se asegura que un niño se convierta en "una persona responsable y no en un parásito".

 

Encuentra en este enlace el libro Encuentros con hombres notables, de George Gurdjieff

 

También en Pijama Surf: 82 consejos de Gurdjieff a su hija: una poderosa lista de sobria sabiduría