*

X

Nueva tribu urbana se rebela contra el sistema desconectándose de las redes sociales

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/04/2019

La socialización y el lucro con los datos de los usuarios internautas fueron 2 factores que influyeron en su proceso de toma de conciencia y distanciamiento de las redes sociales, el Internet y la digitalización

Desaparecer de las redes sociales y el Internet puede llegar a ser el infierno de algunas personas cuyos estilos de vida (y estabilidad financiera) depende de su presencia en Internet. Sin embargo, para otras, cada vez más, se trata de una decisión informada y consciente para garantizar de ese modo su propio bienestar. 

Se les llama desconectados, personas que consideran que el Internet dejó de ser una herramienta de consulta en donde “uno se hacía una pregunta y sólo después buscaba la respuesta en la red”. Ahora sólo ocurre que:

el tiempo vacío se ha llenado de paja. Muy a menudo es Internet quien formula las preguntas, robándole al individuo nuevos marcos de referencia. Internet es omnipresente  porque está activo siempre y en todas partes. Al ocupar gran parte de nuestra vida, hace que con frecuencia descuidemos a las personas a nuestro alrededor.

Personajes como Jhumpa Lahiri, Amélie Nothomb o Jonathan Franzen, son parte del ejército de rebeldes contra el Internet. Entre ellos están 562 escritores e intelectuales de 82 países. Cada vez más desconectados consideran al Internet como un “sistema que pone a la humanidad al servicio” y buscan una desconexión para recuperar ritmos más pausados. Son personas que pretenden “poner freno a la vorágine de Internet y hacerle un corte de mangas a la hiperconectividad”.

 

¿Cuál es la lucha de los desconectados?

Para los desconectados, una vida absorbida por los teléfonos inteligentes y el Internet es autómata, individualista e innatural. Cuando dos personas están sentadas en un café, una enfrente de la otra, sólo están en cuerpo cuando su mente está reflejada en la pantalla de sus teléfonos inteligentes. Para ellos, se están perdiendo conversaciones, relaciones de cara a cara, la autenticidad. 

Su argumento es evidenciar que aunque “nos venden que gracias a las redes sociales estamos cada vez más conectados, la sensación es la contraria: creo que nos aíslan, nos hacen cada vez más individualistas”.

 

¿Quiénes son los desconectados?

Gente citadina, cuyos trabajos y estilos de vida comenzaron o pasaron durante años inmersos en la cotidianidad de las redes sociales. La socialización y el lucro con los datos de los usuarios internautas fueron dos factores que influyeron en su proceso de toma de conciencia y distanciamiento de las redes sociales, el Internet y la digitalización. 

Son personas que quieren contactar con el mundo a través de llamadas telefónicas y en persona -no por mensajes instantáneos ni redes sociales-. Son personas que le dan prioridad al vínculo humano desde el bienestar en general. 

 

¿Qué te parece? ¿Crees que esta toma de postura frente a las redes sociales es sensata? No dudes en compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o a través de nuestros perfiles en redes sociales.