*

X

Las enseñanzas esenciales de Krishnamurti, uno de los grandes maestros espirituales del siglo XX

Filosofía

Por: pijamasurf - 08/01/2019

El núcleo de las enseñanzas de Krishnamurti

Jiddu Krishnamurti fue uno de los maestros espirituales más importantes del siglo XX. Habiendo nacido en la India británica, tempranamente fue acogido por la teosofía y fue educado por Charles Leadbeter y Annie Besant como el nuevo maestro espiritual de la humanidad, el nuevo mesías o el Maitreya que anunció el Buda según algunos sutras budistas. La interpretación ocultista de su nacimiento -basada en aspectos psíquicos- fue rechazada por Krishnamurti, quien decidió abandonar esta imposición y formó su propio camino. Cuando tenía poco más de 20 años sufrió una serie de inquietantes experiencias místicas, que luego han sido interpretadas por otras personas como signos del llamado "síndrome kundalini" pero que él mismo llamó "el proceso" y que fueron acompañadas de malestares dolores y delirios, seguidos por una sensación de "unión mística" e "inmensa paz". Estas experiencias, en mayor o menor medida, duraron hasta su muerte. De su ruptura con la teosofía y la Orden de la Estrella en 1929 surge la frase "La verdad es una tierra sin caminos", la cual aparecerá como el subtítulo de un texto escrito a petición de su biógrafa Mary Lutyens, publicado 1980 como The Core of the Teaching. En 1929 Krishnamurti había renunciado a las organizaciones religiosas y al prospecto de tener seguidores, diciendo:

Mantengo que la verdad es una tierra sin caminos, no puedes acercarte a ella por ningún camino, religión o secta. Este es mi punto de vista y me adhiero a él de manera absoluta e incondicional. La verdad, siendo ilimitada, incondicional e inaccesible para cualquier camino, no puede ser organizada; ni deben formarse organizaciones que guíen u obliguen a las personas a seguir un camino personal.

Esta visión maduró a la siguiente enunciación de 1980:

La verdad es una tierra sin caminos. El hombre no puede llegar a ella por ninguna organización, ningún credo, ningún dogma, ningún sacerdote o ritual, ni por ningún conocimiento filosófico o técnica psicológica. Tiene que encontrarla a través del espejo de la relación, de la comprensión de todo el contenido de su propia mente, de la observación y no por medio del análisis intelectual o introspectivo.

El hombre ha creado dentro de sí mismo a modo de barrera de seguridad, imágenes religiosas, políticas, personales que se manifiestan en símbolos, ideas y creencias. El peso de estas imágenes domina el pensamiento del hombre, su relación, y su vida cotidiana. Estas imágenes son la causa de nuestros problemas porque dividen a los seres humanos. Su percepción de la vida está moldeada por conceptos que la mente previamente establece. El contenido de su conciencia es toda su existencia. La individualidad es el nombre, la forma, y la cultura superficial que obtiene de la tradición y del entorno. La unicidad del hombre no yace en lo superficial, sino en la completa libertad del contenido de su conciencia, la cual es común a toda la humanidad. De modo que no es un individuo.

La libertad no es una reacción; en la libertad no hay elección. Es pura ficción pensar que porque uno puede elegir es libre. La libertad es observación pura sin dirección, sin miedo al premio o castigo. La libertad no tiene motivo; la libertad no está al final de la evolución del hombre sino que yace en el primer paso de su existencia. Con la observación, uno empieza a tomar conciencia de su falta de libertad. La libertad está en el darse cuenta sin elección en nuestra vida cotidiana y en nuestras actividades.

El pensamiento es tiempo. El pensamiento nace de la experiencia y el conocimiento, los cuales son partes inseparables del tiempo y del pasado. El tiempo es el enemigo psicológico del hombre. Nuestras acciones se basan en el conocimiento y, por lo tanto, en el tiempo, de manera que el hombre es siempre un esclavo del pasado. El pensamiento es muy limitado y, por consiguiente, vivimos en conflicto y lucha constantes. No existe tal cosa como la evolución psicológica. Cuando el hombre se da cuenta del movimiento de sus propios pensamientos, ve la división entre el pensador y el pensamiento, entre el experimentador y la experiencia, descubre que toda esta división es una ilusión. Tan sólo entonces puede darse una observación pura, la cual consiste en percibir sin la sombra del pasado o del tiempo. Esa percepción sin tiempo produce una mutación profunda y radical en la mente.

La negación total es la esencia de lo positivo. Cuando se niegan todas estas cosas que el pensamiento ha creado psicológicamente, únicamente entonces hay amor, que es compasión e inteligencia.

Mucha de la obra de Jiddu Krishnamurti puede encontrarse en este sitio.