*

X

Plogging, la moda ecoamigable de recoger basura mientras corres

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/18/2019

Correr -promover el bienestar corporal- y ayudar al planeta en la misma actividad

Una de las modas de exportación global más loables que hemos visto últimamente es el plogging, una actividad que consiste en salir a correr y recoger basura al mismo tiempo. La palabra combina del término sueco "plocka upp", "recoger" o "levantar", y el término usado para correr como actividad recreativa, "jogging".

El plogging primero se popularizó en Suecia, país que ha exportado varias trends sociales en los últimos años, y combina la doble descarga endorfínica de correr (hacer ejercicio) y ayudar al medioambiente: un doble sentirse bien.

En el último año, países como Canadá y Estados Unidos empezaron a ver cómo se formaban grupos de entusiastas que fomentaban esta actividad compartiendo imágenes en redes sociales y organizando sesiones masivas de plogging. Esto ha llevado a que el plogging se expanda a numerosos países. Y aunque quizá muchas personas sólo lo hagan para obtener likes en redes sociales, al menos es una actividad en general positiva, si bien lo más recomendable es hacerlo en zonas donde realmente la basura es un problema y no es algo que las ciudades tienen resuelto. Hacer plogging en bosques y áreas naturales puede ser especialmente benéfico.

Notablemente, el primer ministro de Bután, aparentemente sin estar influenciado por esta tendencia, en su recorrido al trabajo se detiene a recoger la basura que está apilada a un lado de los caminos, algo que podría parecer una photo op política, pero el primer ministro lo hace con sus propias manos, y hay que recordar que Bután es un país bastante especial, con su Ministerio de la Felicidad y con su extensa fe en el budismo tántrico.

Te podría interesar:

Pareja de pingüinos australianos gay se convierten en padres de recién nacido

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/18/2019

Una pareja de pingüinos machos cría con éxito a un polluelo en el Acuario de Sídney

Cuando Australia estaba votando si permitir el matrimonio gay, los pingüinos Sphen y Magic, dos machos de 3 y 6 años, se volvieron celebridades por aparentemente haber formado una relación de pareja gay. En un país que tiene serpientes letales, arañas, canguros, tiburones y otros animales salvajes únicos, estos pingüinos se han convertido en los más célebres. Una versión más tierna y de fácil identificación, que se tornó un símbolo.

Recientemente, esta pareja ha criado a un pequeño pingüino exitosamente. Los encargados del Acuario de Sídney ya habían notado que estos dos pingüinos podían tener madera de padres. Cuando los administradores les dieron un dummy de huevo, la mayoría de los pingüinos jóvenes del acuario abandonó su nido para realizar otras actividades, pero Sphen y Magic parecieron ser más diligentes, al quedarse a cuidar a su "huevo". Esto le sugirió a los encargados que Sphen y Magic podían hacerlo en serio.

Generalmente, las hembras producen dos huevos pero sólo tienen recursos para cuidar uno, así que el otro suele perecer. Hábilmente, la gente del acuario proporcionó a Sphen y a Magic su propio huevo. En octubre, estos pingüinos se dieron a la tarea de cuidarlo y calentarlo, sentándose por turnos en el nido que construyeron (pues, aparentemente, los machos también nacen sabiendo cómo hacer esto). 3 meses después, felizmente Magic y Sphen han criado a un pequeño pingüino que ya empieza a meterse a nadar.

Aunque para algunos críticos Sphen y Magic son sólo amigos, la gente del acuario ha observado en estos pingüinos comportamientos típicos de un cortejo y una pareja. Cuando se conocieron, se hicieron reverencias y seleccionaron las piedras para el nido que querían construir juntos. Ambos admiraron y aceptaron las piedras, lo que los científicos consideran algo similar al "consentimiento". Posteriormente, empezaron a cantarse hasta que aprendieron a reconocer sus voces para llamarse. Según la gente del acuario, mientras otros pingüinos seguían coqueteando, Sphen y Magic ya se habían decidido. Luego, como si fueran una pareja heterosexual que esperaba tener una cría, construyeron su nido y cuando el huevo llegó -gracias a la providencia humana- pasaron 28 días sentándose sobre él hasta que alcanzó la fruición y tuvieron su propio polluelo. Sphen y Magic le cantaron y alimentaron a su cría, y actualmente ésta está sana y activa. Quizá en un futuro puedan criar más pingüinos que de otra manera estarían destinados al abandono.