*

X

Enero seco: el reto de pasar el primer mes del año sin beber alcohol

Salud

Por: pijamasurf - 01/03/2019

Después de los excesos de diciembre, un reto para restituir tu salud

Para muchos de nosotros, el último mes del año se caracteriza por el exceso y el desenfreno. Con cierto eco de las fiestas saturnales de la antigua Roma, diciembre y sus fiestas suelen despertar en nosotros el impulso de saciar nuestros impulsos y nuestros deseos e incluso de llevarlos un poco más allá de lo que la mesura y la sensatez dictan, a veces incluso sin quererlo e indirectamente obligados por las circunstancias, que en esta época son particularmente difíciles de contravenir.

Quizá por eso, en estos días circula una iniciativa para hacer de enero un mes “seco”, esto es, abstenerse específicamente de consumir bebidas alcohólicas (y quizá así compensar parcialmente los excesos en los que se incurrió en días pasados).

El origen de esta iniciativa no es del todo seguro. Todo parece indicar que surgió como una propuesta espontánea en el Reino Unido, primero parcialmente popular pero que en 2014 era ya tan conocida que fue apoyada por las instancias gubernamentales de salud pública. 

Hoy en día, la idea del “Dry January” (“enero seco”) es ampliamente practicada en países anglosajones, con resultados notables. En el mismo 2014, más de 17 mil personas residentes en Inglaterra dejaron de beber en dicho mes, y de éstas, mil continuaron en régimen de abstinencia durante los siguientes 6 meses y el 72% aceptó que ese mes sin beber les previno de volver a incurrir en episodios particularmente dañinos para sí, relacionados con el alcohol. Sorprendentemente, un 4% dejó de beber por completo.

Si, como aseguró el poeta William Blake, el camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría, en este caso valdría considerar la vía de la moderación como una forma de aprovechar la vida, vía a la cual, paradójicamente, se llega una vez que el exceso ha mostrado el camino.

 

También en Pijama Surf: 15 formas en que la vida cambia cuando dejas de beber alcohol en exceso

 

Imagen de portada: The World's End (Edgar Wright, 2013)

Te podría interesar:

Usar corbata hace que llegue menos sangre a tu cerebro (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 01/03/2019

Uno de los símbolos por excelencia de la masculinidad podría afectar seriamente la salud

Desde su adopción como parte de la vestimenta masculina hasta nuestros días, la corbata es uno de los símbolos más extendidos de formalidad, seriedad e incluso de cierto estatus social que puede portar el hombre. La corbata se ha asociado históricamente con profesiones liberales como la abogacía, con actividades como la política o el trabajo burocrático. A lo largo de casi 3 siglos (desde la Francia de Luis XIV, en el siglo XVII, hasta finales del siglo XIX, cuando procesos asociados con la Revolución Industrial hicieron posible su popularización), la corbata se consolidó como una prenda masculina por excelencia, fálica en un sentido simbólico, pues es indisociable de la apariencia de poder que busca transmitir.

Sin embargo… todo parece indicar que la corbata también obstruye la circulación sanguínea hacia el cerebro, con consecuencias que hasta el momento están por verificarse.

Este descubrimiento fue realizado por médicos del Hospital Universitario de Schleswig-Holstein, en Alemania, quienes analizaron la calidad de circulación de 30 personas, estudiando especialmente la cantidad de sangre que fluía hacia el cerebro. De dicho grupo, la mitad de los voluntarios portaban una corbata.

De acuerdo con las observaciones realizadas, la circulación sanguínea en las personas que usaban una corbata al momento del estudio fue menor en un 7.5%, en comparación con quienes no. La corbata presiona las venas que conducen sangre a la cabeza con fuerza suficiente como para afectar el flujo sanguíneo. 

Con todo, según aseguran los médicos, este efecto no es por sí mismo tan significativo como para tener consecuencias graves en la salud, excepto en quienes padezcan hipertensión, para los cuales sí puede ser un problema (incluso fatal, por lo que usualmente a estos pacientes se les recomienda no usar corbatas).

Cabe mencionar que en un estudio previo, publicado en el British Journal of Ophthalmology en 2003, se encontró que la corbata también añade presión innecesaria a los globos oculares, lo cual puede ser un factor para desarrollar glaucoma.

El estudio de los médicos de Schleswig-Holstein fue publicado en la revista especializada Neuroradiology, y puede consultarse en este enlace.

¿Qué te parece? Si bien a muchos les agrada portar una corbata (quizá por todo lo que ésta representa en su imaginario), esta investigación ofrece ciertas razones para cuestionar su utilidad en la vestimenta cotidiana de millones de personas.

 

También en Pijama Surf: Esta es la mejor zona del cuerpo para colocar una fragancia y oler bien todo el día