*

X

'López Obrador es un místico, un cruzado, un iluminado', según el presidente de la Cámara de Diputados

Política

Por: pijamasurf - 12/03/2018

Muñoz Ledo tuvo palabras un tanto desbordadas, luego de entregar la banda presidencial

Porfirio Muñoz Ledo, ahora presidente de la Cámara de Diputados, fue el encargado de entregar la banda presidencial a Andrés Manuel López Obrador, compañero de Morena y antes del PRI y del PRD (Muñoz Ledo pasó, sin embargo, también por el PAN, haciendo un tour completo de los partidos). Muñoz Ledo es conocido por su inteligencia y por su propensión a la lisonja. Recientemente hizo uso de la segunda, pero tal vez no de la primera. Después de entregar la banda presidencial, tuiteó:

Desde la más intensa cercanía confirmé ayer que Andrés Manuel ha tenido una transfiguración: se mostró con una convicción profunda, más allá del poder y la gloria. Se reveló como un personaje místico, un cruzado, un iluminado.

Y en un segundo tuit, un tanto paradójico:

La entrega que ofreció al pueblo de México es total. Se ha dicho que es un protestante disfrazado. Es un auténtico hijo laico de Dios y un servidor de la patria. Sigámoslo y cuidémoslo todos.

¿"Un hijo laico de Dios"? ¿Con esto está diciendo Muñoz Ledo que López Obrador es un hombre religioso, pero respetuoso del estado laico? Muñoz Ledo luego se retractó de su tuit, ya que le llovió duro la crítica. Él mismo, que tiene gran experiencia política y es un famosos orador retórico, será consciente de que tuvo algo así como un exceso místico, un lapsus locus. ¿O quizás simplemente quiso darle un guiño al presidente de que se percata de la dimensión mística de su papel, su cuarta transformación como una transfiguración de la nación? Todos saben que mezclar la religión con la política es peligroso, más allá de que se pueda agradecer una cierta visión épica, una dimensión arquetípica de la historia, un interés por la trascendencia y valores que no son meramente económicos y egoístas. 

Lo que resulta fascinante -y alguien podrá pensar, preocupante- es hasta qué punto el mismo López Obrador se ve a sí mismo de esa forma, como "un místico, un cruzado, un iluminado". Hay que decir que hasta el momento él mismo no ha mezclado su fe religiosa con la política, si bien ha dicho que es cristiano, "en el sentido amplio de la palabra", "del amor y la justicia". Valores que, de ser profesados de manera sincera y no demagógicamente, caerían bien en la silla presidencial. 

Sin duda, uno de los grandes retos -y quizá el hilo de donde pende su verdadero legado- es justamente no considerarse un iluminado, sino mantener la humildad y escuchar la crítica y el consejo de gente calificada y no sólo, a conveniencia, la voz del "pueblo". Si López Obrador se queda sólo en su trono -aunque sea un trono bajo, de calle- es muy probable que las cosas vayan mal. E incluso la "sacrosanta" voluntad del pueblo puede ir en contra del pueblo. Es en este sentido que su discurso de austeridad y "pobreza" se beneficiaría de transformarse en la llamada "pobreza espiritual". 

Te podría interesar:

China está tratando la religión como una enfermedad mental y colocando a musulmanes en campos de rehabilitación

Política

Por: pijamasurf - 12/03/2018

Según la ONU, 1 millón de musulmanes uigures podrían estar detenidos en campos de "reeducación"

Oficiales de las Naciones Unidas informaron hace unos días que 1 millón de musulmanes están siendo detenidos en campos de "reeducación" en China actualmente. La mayoría de los detenidos son de la minoría uigur, que profesa la religión musulmana. Personas que han sido liberadas de estos campos han denunciado que se les somete a un proceso de adoctrinamiento que puede durar varios meses, en el cual se les obliga a renunciar al islam y a recitar propaganda del Partido Comunista. Los internos son obligados a comer puerco, beber alcohol y criticar las creencias islámicas; de no hacerlo, son torturados, e incluso existen reportes de muertes.

Según una comisión del gobierno estadounidense, el sistema de adoctrinamiento en campos en la región de Sinkiang debe considerarse "la mayor encarcelación de una minoría en el mundo actualmente". Las autoridades chinas niegan la existencia de dichos campos, y señalan que se trata de "escuelas de vocación para criminales". Sin embargo, The Atlantic y otros medios han dado a conocer audios del Partido Comunista que describen los procesos de adoctrinamiento y se refieren a la ideología islámica como una enfermedad o un virus que puede ser contagioso.

Los miembros del público que han sido elegidos para la reeducación han sido infectados por una enfermedad ideológica. Han sido infectados con extremismo religioso e ideología de violencia terrorista, por ello deben ser tratados en hospitales como pacientes.     

Según James Milward, profesor de historia china en la Universidad de Georgetown, "la creencia religiosa es vista como una patología". Se le compara, incluso, con un tumor maligno que debe cercenarse. China ha estado combatiendo brotes terroristas realizados por uigures radicales desde el año 2009; al parecer, al principio el gobierno empezó a investigar a aquellos que tenían rasgos que se consideraban sospechosos -como tener una barba- y actualmente parece que se está atacando al grueso de esta etnia sin diferenciar demasiado entre sus miembros.

Como si tomara del lenguaje de Richard Dawkins, el líder de los nuevos ateos, quien ha dicho que la "religión es un virus", el Partido Comunista habla de un riesgo de contagio "que podría causar serios daños al público. Es por ello que deben ser admitidos de inmediato a un hospital de reeducación para tratarlos y eliminar el virus de su cerebro y restaurar su salud mental".

Existen reportes de serios daños psicológicos por haber sido internado en estos campos. Una comisión estadounidense ha redactado un documento en donde exige que haya sanciones a China por estas violaciones a los derechos humanos.

No hay duda de que el caso es alarmante, pues ya hemos visto a dónde puede llevar esta veta de intolerancia fundamentalista secular, justamente también en China, donde ocurrió el mayor exterminio jamás documentado (mucho mayor que el de la Alemania nazi).