*

X

Trópico: la frescura y el placer de un festival en la costa

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/20/2018

El Festival Trópico, en su sexta edición, ofrece esa deliciosa combinación de la playa y el Sol con buenos beats

El Festival Trópico celebra su sexta edición del 7 al 9 de diciembre de 2018, un fin de semana de playa, sol y beats antes de entrar a lo más duro del invierno. Trópico se celebra en Acapulco, en las Granjas del Marqués, en el Hotel Mundo Imperial y es parte de un esfuerzo por rescatar las antiguas glorias de Acapulco. En sus 6 años se ha consolidado como uno de los festivales más divertidos, frescos y con mejores lineups para bailar.

En su ya no tan corta historia Trópico ha traído a las playas de Guerrero actos estelares como Nicolas Jaar, David Byrne, Blonde Redhead, Hot Chip, Quantic, Devendra Banhart, Lindstrom, Todd Terje, Cut Copy, Vitalic, Dixon y varios más.

Este año el lineup está encabezado por un clásico de la música electrónica, incluso uno de los padres del género, el italiano Giorgio Moroder; le siguen como teloneros The Black Maddona, Julian Marley (el hijo de Bob), De la Soul y otros artistas con propuestas inteligentes y bailadoras como Shintaro Sakamoto, Nicola Cruz (el francoecuatoriano con sus ritmos tropicosmopólitas), Prins Thomas (y sus sonidos baleares), Stavroz, The Uprising, Cuco y Rodric, uno de los artistas mexicanos emergentes que más prometen, habiendo firmado con la disquera alemana Kattermukke.

Trópico es producido por Archipiélago, 8106 y Grupo Pegaso, empresas que se especializan en hacer eventos y particularmente con una larga carrera manejando clubes y haciendo fiestas. El festival busca ser toda una “experiencia” de 3 días que incluye diseño, moda, proyectos artesanales, albercas, discotecas, cócteles, comida en la costa y por supuesto mar, brisa, sol y trajes de baño. Así que la diversión es algo que no está en duda.

Pocas cosas son más estimulantes para la juventud que una fiesta en la playa con amigos, sol, buena música y el disfrute sensorial de los atardeceres y amaneceres. Una posibilidad de comunión que Trópico ofrece como casi ningún otro evento en México.

En este enlace puedes adquirir tus boletos. Y para hacerlo, las tarjetas American Express te ofrecen la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades; aprovecha esta oportunidad y disfruta del mar. No vivas esta experiencia sin tu tarjeta American Express.

Te podría interesar:

Si has pasado tu vida entre libros, podrías trabajar en este rincón del paraíso

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/20/2018

Un empleo irrepetible y un tanto atípico para el campo de las humanidades

Para nadie es un secreto que las profesiones relacionadas con el estudio, la investigación y la erudición en el campo de las humanidades no suelen recibir los mejores salarios. Ya Descartes, al inicio de su Discurso del método, ofrece un testimonio breve (y aún válido) respecto de todas las enseñanzas que se impartían en las universidades de su época, listando sus beneficios: mientras que de la medicina, la jurisprudencia y “demás ciencias” dice claramente que enriquecen a quienes las cultivan, de otras disciplinas como la poesía o la filosofía sólo señala sus recompensas espirituales, por decirlo así.

Y si bien esto puede someterse a debate, no menos cierto es que el salario que se obtiene por un trabajo tiene también un componente simbólico que el ser humano codifica como retribución y como reconocimiento. Quien logra intercambiar un salario adecuado por una tarea que le gusta hacer, consigue también un cierto tipo de realización personal. 

Hablamos de esto para reseñar una oferta de trabajo un tanto atípica para el mundo de las humanidades. ¿Quién podría pensar que una persona que ha hecho de los libros su trabajo podría trabajar en un hotel en uno de los lugares más paradisíacos de la Tierra?

La vacante se encuentra en las islas Maldivas, en el sureste asiático, concretamente en el hotel de lujo Soneva Fushi, en donde se busca a una persona con amplios conocimientos en literatura y libros en general que sea capaz de inspirar en otros el placer por la lectura y la escritura. 

Grosso modo, el trabajo consiste en organizar talleres literarios para los huéspedes del hotel y sesiones de cuentacuentos para los niños, además de alimentar un blog con entradas sobre “las experiencias de un librero en una isla desierta”.

La oferta de trabajo saltó a los medios gracias a Philip Blackwell, heredero de una familia de editores de excelente reputación en el Reino Unido, quien al respecto señaló que si bien el salario es un tanto irrisorio, otros beneficios de este trabajo son a todas luces incomparables.

Después de todo, parece ser que las oportunidades existen, pero a veces es necesario ir a otro rincón del mundo a buscarlas.

 

También en Pijama Surf: Este trabajo consiste en beber gin-tonic y viajar por el mundo durante 80 días

 

Imágenes: Soneva/Instagram