*

X

Hombre ruso acuchilla a su colega en la Antártida, harto de que le revelara los finales de los libros

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/01/2018

De cuando la lectura lo es todo

En lo que parece el tema de una novela de terror pero que podría ser también una comedia negra, un hombre acuchilló a su colega en la Antártida, según los medios británicos y rusos, porque estaba harto de que le contara los finales de los libros. Tal vez Sergey Savitsky, un ingeniero de 55 años, tenía pretensiones literarias, o acaso en los desiertos de hielo donde vivía la lectura era realmente una cuestión "de vida o muerte".

Savitsky le dio un cuchillazo a Oleg Beloguzov, de 52 años, quien ha sido trasladado en estado de emergencia a un hospital en Chile -que no está tan lejos dando la vuelta- donde actualmente está siendo atendido. Las autoridades acusaron a Savitsky de intento de asesinato y está bajo arresto, esperando a ser transportado a San Petersburgo.

De acuerdo con diversos reportes, los hombres pasaron 6 horas al día juntos durante 6 meses y eran ávidos lectores, si bien, al parecer Beloguzov leía más rápido, lo cual no redundó en su beneficio. Aparentemente, también estuvo involucrado el vodka. Debemos lamentar que no se ha dado a conocer cuáles son los textos que leían.

Un caso similar es reportado por la revista Quartz. Un hombre en Rusia acuchilló a otro hombre por una disputa literaria clásica: la superioridad de la poesía frente a la prosa. El individuo que favorecía la poesía al parecer era altamente emocional, y después de beber mucho vodka, acuchilló al más prosaico.

Te podría interesar:

Tiroteo en sinagoga de Pittsburgh lanza la alarma del antisemitismo en Estados Unidos

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/01/2018

Un nuevo tiroteo ocurre en Estados Unidos, esta vez en contra de la comunidad judía

La tarde de este sábado 27 de octubre tuvo lugar un nuevo tiroteo en Estados Unidos, concretamente en Pittsburgh, Pensilvania, en contra de una comunidad judía congregada en la sinagoga El Árbol de la Vida.

El responsable de la agresión fue Robert Bowers, un hombre de 46 años con un perfil marcadamente antisemita. Bowers acudió al templo situado en el vecindario de Squirrel Hill, en el día en que se celebra la principal ceremonia de la semana según los preceptos de la religión judía. De acuerdo con los reportes, Bowers llevaba consigo varias armas de fuego, entre las cuales se contaba un rifle de asalto.

Hasta el momento son 11 las personas que murieron en el ataque de Bowers y 11 las que resultaron heridas (incluidos tres policías).

Entre otras circunstancias, el tiroteo ocurre en un momento en que la sociedad estadounidense se prepara para las llamadas elecciones intermedias, con las cuales se renovará la Cámara de Representantes del Congreso. Según algunos analistas, este proceso político ha servido a distintas organizaciones de extrema derecha para consolidar su posición ideológica en contra de la comunidad judía.

Sin embargo, como señala Alexandra Schwartz en The New Yorker, lo cierto es que el fantasma del antisemitismo nunca se ha ido del todo. En Europa, en Estados Unidos, en los países de Oriente: las latitudes cambian, pero por todos lados el ser humano hace gala de ser incapaz de convivir en paz con sus semejantes.

 

También en Pijama Surf: Las 14 características del fascismo según Umberto Eco

 

Imagen de portada: Gene J. Puskar/AP