*

X

Hombre ruso acuchilla a su colega en la Antártida, harto de que le revelara los finales de los libros

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/01/2018

De cuando la lectura lo es todo

En lo que parece el tema de una novela de terror pero que podría ser también una comedia negra, un hombre acuchilló a su colega en la Antártida, según los medios británicos y rusos, porque estaba harto de que le contara los finales de los libros. Tal vez Sergey Savitsky, un ingeniero de 55 años, tenía pretensiones literarias, o acaso en los desiertos de hielo donde vivía la lectura era realmente una cuestión "de vida o muerte".

Savitsky le dio un cuchillazo a Oleg Beloguzov, de 52 años, quien ha sido trasladado en estado de emergencia a un hospital en Chile -que no está tan lejos dando la vuelta- donde actualmente está siendo atendido. Las autoridades acusaron a Savitsky de intento de asesinato y está bajo arresto, esperando a ser transportado a San Petersburgo.

De acuerdo con diversos reportes, los hombres pasaron 6 horas al día juntos durante 6 meses y eran ávidos lectores, si bien, al parecer Beloguzov leía más rápido, lo cual no redundó en su beneficio. Aparentemente, también estuvo involucrado el vodka. Debemos lamentar que no se ha dado a conocer cuáles son los textos que leían.

Un caso similar es reportado por la revista Quartz. Un hombre en Rusia acuchilló a otro hombre por una disputa literaria clásica: la superioridad de la poesía frente a la prosa. El individuo que favorecía la poesía al parecer era altamente emocional, y después de beber mucho vodka, acuchilló al más prosaico.

Te podría interesar:

El día que Jim Morrison y el hijo del presidente Díaz Ordaz fumaron marihuana en Los Pinos

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/01/2018

La mítica visita de The Doors a México dejó legendarias historias

En 1969, The Doors se presentó cuatro veces en un club en la colonia del Valle conocido como el Forum. A menos de 1 año de la mascare de Tlatelolco, el gobierno de México tenía prohibidas las congregaciones masivas de jóvenes, por lo cual esta fue la única manera de traer a la emblemática banda de rock, la cual originalmente se iba a presentar en la Plaza México.

La visita de Jim Morrison a México está llena de leyendas, en parte porque ocurrió en un clima enrarecido y porque sus presentaciones estuvieron limitadas a la clase alta de la Ciudad de México. El lugar donde se presentaron en esa época exigía corbata para entrar y el cover para los conciertos era impagable para la mayoría de las personas. Abundan las leyendas de personas que dicen haber pasado el tiempo con el Rey Lagarto, disfrutado de su magnética compañía y en algunos casos haber brindado y fumado porros con el cantante famoso por su veta dionisíaca.

La más famosa anécdota que se tiene es aquella que dio a conocer Manuel Ávila Camacho López, hijo del gobernador de Puebla, Maximino, y sobrino del presidente Manuel,  quien fuera un escritor menor, y sobre todo un socialité (esta misma anécdota luego fue relatada por Fernando Rivera Calderón). Según Manuel, él conoció a Jim Morrison en California antes de que fuera famoso y en algún momento éste incluso lo visitó en Acapulco, donde tenía una casa y realizaba legendarias fiestas. De acuerdo con Ávila Camacho, cuando The Doors vino a México él le presentó a Jim Morrison, en una de sus fiestas en Acapulco, a Alfredo Díaz Ordaz, hijo menor del entonces presidente y quien era fanático del rock.

Según la historia, cuando la banda vino a México para sus conciertos -lo cual fue toda una hazaña de gestión- se organizó una fiesta en Los Pinos donde "Alfredito" y Morrison fumaron marihuana y se divirtieron hasta que el presidente Gustavo Díaz Ordaz bajó a terminar la fiesta y corrió a todos los "hippies". Se sabe también que Alfredo fue uno de los que llevó a The Doors a Teotihuacán, a La Lagunilla y a demás sitios turísticos. En ese entonces, pocas cosas podían tener más caché que enfiestarse con Jim Morrison.

40 años después The Doors, sin Morrison, finalmente se presentó en la Plaza México.

 

Aquí puedes leer más sobre la visita de The Doors a México