*

X

Fotógrafa pasa 1 año viviendo en la Antártida y captura estas increíbles imágenes

Arte

Por: pijamasurf - 11/22/2018

Meteoróloga experimenta con la astrofotografía y logra extraordinarias imágenes, gracias en buena medida a los espectaculares paisajes de la Antártida

Hay lugares que son privilegiados para observar el cielo en paisajes increíbles, y uno de ellos es la Antártida. La meteoróloga y astrofotógrafa Jorgelina Álvarez pasó 1 año en los gélidos paisajes de la Antártida, luego de que se apuntara para una convocatoria que le permitió pasar 1 año tomando fotos.

En realidad Jorgelina es una fotógrafa amateur, pero en este año se puede decir que se graduó con imágenes impresionantes, las cuales han sido publicadas en diarios argentinos de circulación masiva como La Nación e Infobae. Jorgelina utilizó una Sony a7S con un lente gran angular y un tripié para hacer time-lapses de estos fabulosos barridos astrales.

Durante su estancia en la Antártida, Jorgelina pasó noches de hasta 40 grados bajo cero, pero valió la pena, pues también hubo noches de enorme claridad en donde pudo percibir innumerables cuerpos celestes, "planetas visibles, mares congelados, centros galácticos".

 

 

 

 

Fotos: Linita Astro

Te podría interesar:

Este mapa recrea el viaje de 10 años que Ulises realizó en la ‘Odisea’

Arte

Por: pijamasurf - 11/22/2018

Un excelente recurso para acompañar la lectura de la 'Odisea'

De todas las obras de tiempos remotos que han sobrevivido, la Odisea es probablemente una de las más entrañables. La Ilíada, su hermana, con la que casi siempre se presenta, también es una obra admirable, pero la verdad es que ambas tienen talantes muy distintos. La Ilíada celebra la valentía, canta la tristeza, señala la locura: en general, es mucho más grave. 

La Odisea, por otro lado, es más bien ligera. Recordemos que su protagonista, Ulises (u Odiseo, según la forma más cercana al griego antiguo), recibió los epítetos de “el astuto” y “el de las muchas vías”), y que la inteligencia fue el don que recibía continuamente de Atenea, por quien era protegido. El ingenio, por otro lado, como en el caso de Hermes, se caracteriza por la volatilidad, y de ahí la ligereza: el ingenio sabe siempre encontrar la salida, como Odiseo en la cueva de Polifemo.

La Odisea es así uno de los primeros relatos de aventuras de Occidente, aunque no exento de enseñanzas. Como le gustaba señalar a Borges, Ulises y Simbad son personajes análogos, que van de isla en isla y de aventura en aventura impulsados por una motivación secreta y acaso incomprensible. En el caso de Ulises no es posible dejar de señalar la añoranza por Ítaca, la isla que dejó durante 10 años para participar en la guerra de Troya. El mapa que se encuentra en este enlace es una excelente compilación de los lugares que Ulises visitó en ese recorrido.

Un viaje largo, como escribió Cavafis, “lleno de aventuras, lleno de experiencias”.