*

X

Estas celebridades están poniendo de moda los 'faciales de pene' de bebés coreanos

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/26/2018

Lo último y lo más exclusivo en la búsqueda de burlar el paso (inevitable) del tiempo y la muerte

Una moda bastante llamativa entre las celebridades, en su perenne búsqueda de burlar la guadaña de Cronos, ha generado cierta polémica y fascinación. The Guardian, por ejemplo, se pregunta si "los faciales de prepucio marcan el fin del mundo". Las suaves capas protectoras del glande de bebés coreanos son aplicadas al rostro de mujeres multimillonarias, las cuales deben pagar unos 700 dólares por un solo tratamiento, además de que hay una lista de espera de 2 años.

La actriz británica Kate Beckinsale, de 45 años, es la última en desvivirse en elogios para esta terapia cosmética, a la cual atribuye su increíble complexión. En su cuenta de Instagram, Beckinsale bromeó con que en su primera vez fueron gentiles con ella y la terapia fue "lite en pene". Sin embargo, en un post que tiene más de 100 mil likes, muchos usuarios señalaron que su uso cosmético de prepucios era repugnante y que era el colmo de la obsesión con la juventud.

Otras celebridades, como Sandra Bullock y Cate Blanchett, también han hablado de los beneficios de su terapia peniana. 

El llamado "facial de pene" funciona usando un suero hecho de células madre cultivadas a partir de los prepucios de bebés coreanos. Se cree que estas células activan células responsables del envejecimiento y ayudan a aumentar la producción de colágeno, lo cual hace que se desvanezcan las arrugas y líneas de la cara.

El suero es aplicado con unas microagujas que deben inyectarse en la cara cientos y hasta miles de veces. Dicen que el procedimiento es doloroso. Pero nada se compara con sentirse joven y bella. O, como dice en broma The Guardian: "Sólo eres tan vieja como el prepucio cultivado de bebés que te frotas en la cara buscando postergar los signos de tu inevitable muerte".

Te podría interesar:

Niño de 11 años ya acabó la universidad, ahora intenta probar que Dios existe y Stephen Hawking está equivocado

Sociedad

Por: Pijamasurf - 11/26/2018

William Maillis es una mente brillante, cuyo interés es mostrarle al mundo que la existencia de Dios es una necesidad lógica

William Maillis es uno de esos niños genios que podrían entrar en la clasificación de savant. Tiene una memoria casi fotográfica y una capacidad innata para el lenguaje y los números. A los 4 años ya hablaba griego y a esa misma edad empezó a estudiar álgebra. En sus clases no toma notas, simplemente pone atención y absorbe la información. Actualmente tiene 11 años y se acaba de graduar de la Universidad de Florida del Sur San Petersburgo, en Florida. Ahora quiere hacer una carrera como astrofísico.

Sin embargo, el interés de William en la física es sólo para ir más allá de la física. Como Aristóteles, que escribió un libro sobre lo que consideraba que era lo más importante, las causas primeras, y que a la postre conocemos como la Metafísica.

Según una entrevista en la revista People, Maillis dice que quiere "probar que Dios existe" y que las teorías de otros famosos físicos, como Stephen Hawking, no son suficientemente comprensivas. Maillis parece estar invocando a Aristóteles en sus intenciones, pues según parece, lo que quiere "es probar a todos que Dios existe, ya que sólo una fuerza externa puede darle vida al cosmos". Lo cual sugiere el motor inmóvil de Aristóteles, es decir, Dios. Según Maillis, es más un salto de fe decir que el universo se creó a sí mismo, que decir que el universo fue creado por algo o alguien (Dios). Según su padre, todos los días William dedica un tiempo a desarrollar su propia teoría del cosmos. Su padre, quien es un pastor ortodoxo griego, dice que deja que William decida qué tipo de clases quiere tomar de acuerdo con lo que le interesa, y que siente que su deber sólo es dejar que su inteligencia se exprese y se desarrolle.

Evidentemente, esto puede ser simplemente el entusiasmo superlativo de un joven inteligente que piensa que el mundo es suyo, pero uno nunca sabe, y quizás Maillis sea una de esas mentes destinadas a algo realmente grande.

En este video, en el minuto 11, William explica por qué es necesario postular un Dios creador para explicar la existencia del universo y responde a la idea de Stephen Hawking de que no tiene que haber una causa, debido a la gravedad: